Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional MIÉRCOLES 8 6 2005 ABC La Audiencia pide interrogar a tres militares norteamericanos por la muerte de Couso EE. UU. responde: Llegará un día muy frío en el infierno antes de que eso ocurra un tanque estadounidense disparó contra un hotel de la capital iraquí. En el ataque murieron el cámara de Telecinco y un periodista de Reuters N. VILLANUEVA MADRID. Dos años después de la muerte del cámara de Telecinco José Couso en el hotel en el que se alojaba la prensa extranjera durante la guerra de Irak, la Audiencia Nacional ha reactivado la investigación del caso a instancias de la acusación que ejerce Reporteros Sin Fronteras. Así, fuentes jurídicas señalaron que el magistrado Santiago Pedraz cursará una comisión rogatoria a Estados Unidos para interrogar como imputados a los tres militares norteamericanos responsables del carro de combate desde el que los estadounidenses dispararon contra el hotel Palestina el 8 de abril de 2003. En este ataque también murió el periodista de Reuters Taras Protsuyk. El titular del Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional tendrá que decidir ahora si les b El 8 de abril de 2003 Dos años sin respuesta cita a declarar en esta sede o si se traslada él mismo a Estados Unidos para practicar esta diligencia, que supone el primer paso adelante desde que en octubre de 2003 el juez Guillermo Ruiz Polanco admitiera a trámite la querella presentada por la familia de José Couso e interrogara poco después como testigos a tres periodistas españoles, entre ellos a su compañero de Telecinco Jon Sistiaga. Una colaboración necesaria Sin embargo, el interés de la Justicia española por investigar la muerte del cámara de televisión podría caer en saco roto si las autoridades norteamericanas se niegan a colaborar, algo que parece probable a juzgar por la reacción de Estados Unidos ante la decisión de Pedraz. En este sentido, una fuente del Departamento de Estado norteamericano sin identificar citada por Reuters afirmó ayer que llegará un día muy, muy frío en el infierno antes de que eso ocurra Un informe del Pentágono concluyó en su día que sus tropas no cometieron falta o negligencia No obstante, y antes de pronunciarse por los cauces adecuados, la Justi- cia estadounidense tendrá que estudiar la solicitud de la Audiencia Nacional, que recibirá a través de la Embajada española en Washington. Los tres militares a los que el magistrado Santiago Pedraz imputa un delito contra la comunidad internacional son el sargento Thomas Gibson (quien disparó contra el hotel) el capitán Philip Wolford (su superior) y el teniente coronel Philip de Camp (que ordenó el ataque contra el inmueble en el que se alojaban unos 200 periodistas extranjeros) Sin perjuicio de que puedan ser condenados por asesinato, el Código Penal castiga con la pena de prisión de 10 a 15 años a los que con ocasión de un conflicto armado realice u ordene realizar ataques indiscriminados o excesivos contra la población civil Un mes después de la muerte de Couso, Gibson aseguró en declaraciones a Telecinco que cuando advirtió la presencia de alguien que observaba el tanque con unos prismáticos desde uno de los balcones del hotel, se puso en contacto con sus superiores. Diez minutos después me llamaron y me ordenaron que disparara sobre él y eso hice añadió el soldado. José Couso El 17 de octubre de 2003 el juez de la Audiencia Nacional Guillermo Ruiz Polanco admitía a trámite la querella presentada por la familia de José Couso contra tres miembros de la Tercera División de Infantería del Ejército de Estados Unidos. Las primeras diligencias que se practicaron fue tomar declaración como testigos a tres periodistas españoles. Couso murió el 8 de abril de 2003 como consecuencia de las heridas que sufrió por el impacto de un proyectil contra el hotel Palestina, en el que se alojaban los periodistas extranjeros que cubrían la guerra de Irak. En el escrito, la familia del cámara de Telecinco tipificaba su muerte como crimen de guerra y asesinato y lo hacía conforme al Estatuto de Roma y la Convención de Ginebra.