Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 MARTES 7 6 2005 ABC Economía CEOE cree que publicar las balanzas fiscales llevará a la desunión y a romper el mercado El Instituto de Estudios Económicos alerta sobre una reforma de la financiación como la que se debate b La presión fiscal creció casi medio punto el año pasado hasta el 34,45 y fueron las Autonomías quienes más incrementaron sus ingresos por impuestos Y. GÓMEZ MADRID. La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) rechaza tajantemente la publicación de balanzas fiscales que piden algunos gobiernos autonómicos, como el catalán, porque considera que puede conducir a la desunión política, la ruptura del mercado y la insolidaridad. Estamos siempre a favor de todo lo que suponga la puesta en común de los recursos en España. Por lo tanto, consideramos inconveniente fabricar balanzas fiscales, comerciales, históricas, etcétera, que a su manifiesta inexactitud unen un confesado o tácito propósito de desunión política, ruptura del mercado e insolidaridad social precisa el último boletín de la entidad, correspondiente al mes de junio. Estas afirmaciones de la organización que dirige José María Cuevas se enmarcan en el análisis del debate territorial que se está viviendo en España y que la CEOE dice contemplar con preocupación ya que, a su juicio, podría desembocar en tensiones interregionales, en manifestaciones crecientes de insolidaridad entre Autonomías, en incomprensión mutua y, llegado el caso, en episodios de discriminación que puedan sufrir empresas y trabajadores, o productos y servicios, por su localización geográfica Ante esta situación, la junta directiva de la patronal fijó el pasado 11 de mayo una serie de criterios que servirán de guía de actuación para las organizaciones empresariales en la defensa de la unidad de mercado y de la cohesión social. Estos criterios, que ahora recoge el citado boletín de la organización, pasan porque en la culminación del traspaso de las transferencias se mantenga la estabilidad constitucional por un periodo dilatado de tiempo y para un desarrollo total del actual modelo. Además, se asegura que cualquier modificación debe pasar por un fortalecimiento de la unidad de la Nación, un mayor crecimiento de nuestra riqueza y una creciente solidaridad entre las Comunidades autónomas. Asimismo, se opina que cualquier modificación debe realizarse con el mismo consenso político y social que se obtuvo para aprobar la Constitución de 1998. La patronal pide al Gobierno de la Nación y las autonómicos y locales que garanticen la libertad y unidad Evolución de la presión fiscal (Ingresos fiscales en del PIB) TOTAL 16 14 12 10 8 15,86 Estado Seguridad Social 11,45 15,51 34,5 34,4 34,45 12,47 11,62 11,91 11,69 34,3 11,65 34,2 11,59 11,67 34,1 34,0 34,02 33,91 33,92 6,91 6,25 Corporaciones Locales 3,09 2,61 2000 7,46 33,9 6 4 2 Comunidades Autónomas 2,86 2003 3,00 2004 33,8 33,7 2,99 2,51 2001 2,94 2002 33,6 33,5 33,52 00 01 02 03 04 Infografía ABC de mercado y la cohesión social, para empresas y trabajadores españoles, y en coherencia con la apuesta internacional que hemos realizado a favor de la unidad de mercado en Europa La quinta y última recomendación pasa por la petición de prudencia y realismo en la distribución de funciones y competencias entre el Gobierno central y los autonómicos y locales. A la reforma del sistema de financiación autonómica se refirió también ayer el director del Servicio de Estudios del Instituto de Estudios Económicos (IEE) Gregorio Izquierdo, quien aseguró que el modelo vigente es bas- tante bueno y se mostró convencido de que una reforma como la que se está debatiendo en la actualidad sería un paso atrás y frenaría el crecimiento económico. Izquierdo explicó que lo que en el fondo se plantea ahora es volver al modelo de financiación los años ochenta y no- El Estado disminuyó su presión fiscal en 2004 por el traspaso de recursos a Autonomías y a Ayuntamientos El BCE no descarta una rebaja de tipos en la Eurozona ABC FRÁNCFORT. El economista jefe del Banco Central Europeo (BCE) Otmar Issing, no ha descartado una bajada de los tipos de interés en la Eurozona, pese a los menores riesgos de inflación que en los últimos meses del año pasado, informa Efe. En declaraciones recogidas ayer por el periódico Handelsblatt Issing recuerda, sin embargo, que las perspectivas de crecimiento son peores ahora. El comentario del economista alemán contrasta con la postura expresada en meses pasados por el presidente del BCE, Jean- Claude Trichet, quien había excluido un nuevo recorte de las tasas en el futuro, por ser su nivel actual históricamente bajo. La renqueante economía en algunos países del área euro, ante todo de Italia y Portugal, que se hallan en una recesión técnica, puede haber obligado a recapacitar a los artífices de la política monetaria europea, indican los observadores de esta entidad. En una intervención el viernes pasado en la séptima conferencia de observadores del BCE, Issing dijo que la amplia liquidez en la Eurozona indica que desde la óptica monetaria, existe un factor a medio plazo contra un nuevo recorte de los tipos de interés en estos momentos venta, en el que las Comunidades autónomas gastaban sin corresponsabilidad fiscal, de manera que en cada revisión del modelo se ajustaba mediante transferencias el desequilibrio generado, aumentando el gasto y el déficit público. El responsable del IEE manifestó que este aumento del gasto y del déficit público frenó el crecimiento económico en el pasado y volverá a hacerlo si se repiten esos planteamientos y se aprueba una reforma del modelo de financiación autonómica en ese sentido. Precisamente ayer la Intervención General del Estado (IGAE) hacía público su avance sobre la actuación presupuestaria del Estado en 2004, que pone de manifiesto un incremento de casi medio punto de la presión fiscal que soportamos los ciudadanos, medida esta como el conjunto de ingresos fiscales en porcentaje del PIB, al pasar del 34,02 de 2003 al 34,45 de 2004. Según estas cifras han sido las Comunidades autónomas las que más se han beneficiado del aumento de los ingresos por impuestos, ya que la presión fiscal autonómica ha pasado del 6,91 al 7,46 es decir ha subido en más de medio punto, mientras que la del Estado ha caído del 11,91 al 11,65 También los Ayuntamientos se han beneficiado de este incremento gracias al nuevo sistema de financiación local, que entró en vigor en enero de 2004, y que les ha proporcionado un aumento de la presión fiscal local de 0,14 puntos porcentuales. El aumento general de la presión fiscal tiene su explicación en que el año pasado la recaudación de impuestos creció un 8,6 por encima del PIB nominal, que aumentó un 7,2 teniendo en cuenta ya la nueva metodología.