Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 MARTES 7 6 2005 ABC Toros EL CID Matador de toros Voy a por todas en la Beneficencia, un punto insigne para los triunfadores de San Isidro -César Rincón y El Cid, triunfadores ex aequo de San Isidro. ¿Cómo lleva lo de compartir podio? -Es un lujo. Me he llevado una gran alegría, porque sé que César Rincón lo ha pasado mal. Todavía tiene mucho que decir en el toro. Yo le admiro como figura y como persona. -Mañana tiene una nueva ocasión para confirmar su ascenso a la división de honor de las figuras. -Mi intención es subir peldaños tarde tras tarde. -En la Beneficencia compartirá cartel con dos toreros ausentes de la feria: Miguel Abellán y Antón Cortés. ¿Se ha arrepentido de apuntarse a esta corrida? -Nunca. Es más, si hubiese querido, me habría quitado sin problema. El sábado un toro me pegó una voltereta en Sanlúcar y podía haber presentado un parte facultativo, pero no es mi estilo. He dado mi palabra y, como hombre que soy, la cumplo. Tal vez haya determinaciones que me puedan hacer daño, o no, como torero. Algunos dicen que soy tonto por torearla, que no me hace falta después de este triunfo, pero yo creo que la Beneficencia da mucha categoría. La ansían muchos matadores y la han toreado todas las figuras. No creo que sea de tontos volver a Madrid después de una Puerta Grande; para mí es lo más natural y bonito del mundo. ¿Hubiese preferido rivalizar con algún nombre destacado del ciclo? -Siempre ha sido un punto insigne para los triunfadores de San Isidro. Pero la terna me gusta: Miguel Abellán tiene mucho cartel en Madrid y Antón Cortés también es buen torero. Se merecen estar allí. Si han creído oportuno meterlos, lo que hay que hacer es dar un gran espectáculo, que la gente se divierta y la plaza se llene. De cualquier forma, aquí el mejor torero y el principal rival es uno mismo. Si yo no creyese que valgo, mi toreo no llegaría arriba y no conectaría la gente conmigo, que es lo peor que podría ocurrirme: pasar inadvertido. ¿Qué meta se marca en esta cita? -La de otra Puerta Grande. Ojalá los toros de Samuel Flores ayuden, porque si no embisten, no puedo hacer milagros. Yo voy con toda la fe y las ganas del mundo y con la moral por las nubes para que sea una gran tarde. ¿Qué rescata de San Isidro? -Sólo recuerdos bonitos. He echado una feria muy buena. Ha sido un marco clave para demostrar que lo de Sevilla no fue casualidad, sino que atravieso un momento de gran proyección en mi carrera. He dado un paso hacia delante. La Puerta Grande se me había resistido muchas veces por culpa de la espada, y por fin llegó. He dado una di- Autor del mejor toreo de la feria, vuelve mañana a Madrid para actuar en la corrida más importante del calendario taurino, presidida por Su Majestad el Rey TEXTO: ROSARIO PÉREZ FOTO: ÁNGEL DE ANTONIO mensión más profunda que la de otros años. ¿Ha sido la feria tal y como la había soñado? -La verdad es que la había soñado con dos Puertas Grandes en lugar de una. Tenía unas vibraciones muy buenas. Al final, sólo la abrí la tarde de los victorinos, pero estoy satisfecho. -La fórmula Victorino- Cid nunca falla. -Veo rápido estos toros. Tuve suerte de que uno me ayudó. Con el otro demostré mi conocimiento de esta ganadería. Los perros se los llevaron Encabo y Bolívar. -La faena que pinchó al toro de Alcurrucén se ha calificado de histórica. -Quizá ha sido la mejor y la más emotiva de mi vida. Lo cuajé muy bien de principio a fin. Fue compacta, sin lapsus. La gente estaba enganchada, me empujaba hacia la Puerta Grande. ¿Qué sintió al ver al público tan volcado con usted? -Fue precioso, sobre todo por el escenario, Las Ventas, donde existe una afición exigente. Esos oles de Madrid, esos oles rotos, no los he escuchado en ningún sitio, ni siquiera en Sevilla. ¿Con qué plaza tiene más química? -Madrid me ha descubierto taurinamente, aunque Sevilla es mi ciudad. En la Maestranza cuesta más trabajo entrar, no sé si porque quieren un to- reo distinto. Pero tengo buen feeling con los públicos de todas las plazas. -De momento, se ha proclamado triunfador de las dos ferias más importantes de lo que va de temporada, la de Abril y San Isidro. ¿Va a dejar algo para los demás? -Cada uno hace lo que puede. Este año me ha salido bien, pero a lo mejor al que viene no embisten los toros o yo no me siento de la misma manera. No somos máquinas. ¿El toreo sale de la cabeza o del corazón? -Siempre del corazón. La cabeza está para marcar las pautas. Lo que se hace fluye. Si fuese pensado, sería superficial y no llegaría arriba. No tendría esa gracia. Luego, manda la colocación. Y después, el dicho de toda la vida: parar, templar y mandar. Y cuando el toro se vuelva, que vea muleta. Ése es el toreo. Claro que hay muchas formas de presentar la muleta... ¿Su mayor virtud? -Hago las cosas muy de verdad y conecto rápido con los tendidos. Por eso vibran y viven con intensidad mis faenas, faenas que se quedan en la retina. ¿El límite? -Límite no hay. Si te pones límite, eres un torero acabado. Hay que pensar en avanzar y no marcarse un tope. Si dijese aquí me quedo y no doy más de sí, sería mejor colgar los bártulos y despedirse: Señores, hasta luego, que yo me voy Aspiro a mucho más. ¿Y la espada? -Todo el mundo pincha, lo que pasa es que a mí se me recalca más. -Eso puede interpretarse como una buena señal... -Será que la faena ha calado. Y a la gente le da luego coraje que pinche, como a mí, claro. ¿Algún temor ante el compromiso de mañana? -Estoy tranquilito. No me quita el sueño. La tomo como una corrida importante, pero tampoco me voy a jugar ahora mi carrera en la Beneficencia. Eso sí, saldré arreando. Voy a por todas. ¿No habla entonces con el miedo, como Belmonte? -No. Yo habló con la soledad, como todas las personas en determinados momentos de su vida. -Los profesionales ya le han proclamado figura. -No echo ni cuentas. Esa palabra infunde bastante respeto. Es más que un triunfo o dos triunfos. Conlleva muchas cosas. Prefiero que me llamen por mi nombre. Con el poso y el tiempo, ya llegará lo de figura o maestro. -No ha perdido su humildad. -No me gusta creerme nada. Maestros son los que enseñan. Yo aún sigo aprendiendo.