Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 7 6 2005 Internacional 31 Bush habla de libertad y prosperidad en una cumbre de la OEA bloqueada Frente de rechazo a la iniciativa estadounidense de vigilar a Venezuela la libertad en Cuba no respondió a las invectivas que el domingo lanzó el presidente venezolano, Hugo Chávez, contra Estados Unidos ALFONSO ARMADA. CORRESPONSAL NUEVA YORK. La retórica no consiguió disipar los nubarrones políticos que se vuelven a cernir sobre Washington y su égida en la Organización de Estados Americanos (OEA) Tras haber visto el mes pasado cómo la organización eludía su tutela y elegía como secretario general a un candidato que no era el designado por Estados Unidos (el chileno José Miguel Insulza) la 35 asamblea general que hoy concluye en Fort Lauderdale (Florida) va camino de darle un nuevo desplante al país anfitrión después de que la iniciativa lanzada por la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, de crear un sistema de escrutinio de las democracias se encontrara con un sólido frente de rechazo a lo que se interpretaba como advertencia de Washington a Caracas. El presidente George W. Bush se dirigió ayer a los delegados y prefirió hablar de libertad y prosperidad y aunque sí se refirió a Cuba- un día, la corriente de libertad llegará también a las costas de Cuba no respondió a las invectivas que el domingo lanzó el presidente venezolano, Hugo Chávez, contra Estados Unidos. b Aunque Bush sí se refirió a Libertad y prosperidad Bush hizo hincapié en que su país comparte con América Latina el compromiso de construir un continente en libertad y prosperidad e insistió en los lazos que unen a Estados Unidos con el resto del continente, a su destino común para enseguida proponer el reforzamiento de los lazos comerciales y la ampliación del libre comercio como claves para cimentar la democracia. Después de referirse al Área de Libre Comercio de las Américas y a los acuerdos bilaterales que su país ha establecido con países como Chile, Bush citó el tratado firmado con Centroamérica y la República Dominicana (CAFTA) del que aseguró que más que un acuerdo comercial, es una muestra del compromiso de Estados Unidos con la democracia y aprovechó para lanzar un envite a su propio Congreso, donde a pesar de que su partido, el Republicano, tiene la mayoría, no tiene los votos asegurados. El presidente estadounidense dijo que el tratado representa una oportunidad histórica para llevar prosperidad a países que no la conocen Pero además de los obstáculos parlamentarios y económicos, el campo político aparece poblado de minas para los intereses estadounidenses. Chávez se despachó a gusto en su alocución domi- George Bush y José Miguel Insulza se saludan en la cumbre de la OEA REUTERS Insulza trata de salvar los muebles A. ARMADA NUEVA YORK. Una fuerza de más de 2.000 agentes ha sido movilizada para proteger por tierra, mar y aire la trigésimo quinta asamblea general de la Organización de Estados Americanos (OEA) que se celebra desde el domingo por la noche en Fort Lauderdale, al norte de Miami. Una barrera de tres metros de alto y varios kilómetros de longitud ha sido levantada para blindar a los delegados de los 34 países que hoy forman parte de la OEA. La primera asamblea que se celebra en suelo estadounidense en los últimos 25 años representa una prueba de fuego para su secretario general, el chileno José Miguel Insulza, que trataba ayer de hacer encajar su promesa de trabajar para que la democracia echara raíces en el Continente con las interpretaciones encontradas sobre su cultivo. nical a los venezolanos y se burló de la propuesta que Washington quería ver aprobada en la cumbre de Florida: Si hubiera que monitorear algún gobierno de la OEA sería el de Estados Unidos, que apoya terroristas, invade pueblos, que pretende instalar una dictadura global, viola derechos humanos como ningún otro; un gobierno falsamente democrático De las palabras a los hechos La secretaria norteamericana de Estado pretende que los países de América que incumplan los principios democráticos respondan ante la OEA. Rice exhortó a sus colegas americanos a pasar de las palabras a los hechos y mencionó las dificultades que atraviesan países como Haití, Bolivia y Ecuador, con raíces democráticas frágiles, pero negó que Estados Unidos pretenda imponer sus puntos de vista en otros países, en una alusión a Venezuela. Los embajadores de diez influyentes miembros de la organización, entre ellos Argentina, Chile, México, Venezuela, Brasil, Perú y Uruguay se reunieron el sábado por la noche y dejaron claro que no estaban por la labor de apoyar el plan de Rice en los términos en que había sido planteado.