Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 7 6 2005 Nacional JUICIO POR LA DETENCIÓN DE DOS MILITANTES DEL PP 13 LAS FRASES DE BONO Noté que me tiraban fuertemente del chaquetón y me dieron un puñetazo en la espalda. Recibí varios manotazos, algún puntapié y un golpe con un objeto resistente que no pude identificar En ese momento los que insultaban eran muchos más que al principio. Cuando gritaban ¡Asesino! mi hijo me dijo papá, ahora es cuando no me voy No es posible que de sus declaraciones como testigos (se refiere a los policías que acudieron a protegerle) se pueda obtener luz para esclarecer lo que no vieron Los agentes que investigaron el caso no vieron la supuesta agresión tos. Fue el momento de mayor violencia. Nos protegían los escoltas de Rosa Díez y los míos. Trataron de establecer una cápsula de seguridad y apartar a los más exaltados y violentos que siguieron gritando y haciendo gestos agresivos Bono destaca el buen trabajo de los escoltas antes de relatar la agresión, que culmina de esta forma: En ese momento los que insultaban eran muchos más que al principio. Cuando gritaban ¡Asesino! mi hijo me dijo papá, ahora es cuando no me voy El ministro de Defensa, José Bono, durante su visita de ayer a Berlín AP Bono relató al juez que le pegaron en la manifestación, pero ningún policía lo vio Asegura que los agentes uniformados llegaron después del ataque b El Partido Popular denuncia prác- ticas dilatorias de la Abogacía del Estado para evitar el archivo de las diligencias judiciales abiertas por los sucesos C. M. P. M. MADRID. El 1 de marzo, un mes y nueve días después de la manifestación convocada por la AVT en memoria de los asesinados por ETA, el ministro de Defensa, José Bono, ratificaba mediante un escrito enviado al Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid que había sido víctima de una agresión en ese acto. Pero ningún policía ha podido confirmar aún que existió el ataque. El ministro, sin embargo, no deja en su informe margen para la duda y afirma que noté que me tiraban fuertemente del chaquetón y me dieron un puñetazo en la espalda. Recibí varios manotazos, algún puntapié y un golpe con un objeto resistente que no pude identificar En cualquier caso, no presenta un parte de lesiones, aunque afirma que el policía de mi escolta con carnet profesional había recibido algunas lesiones con un objeto contundente en la mano y brazo al parar un intento de agresión hacia mi persona. Al acabar su turno de servicio y viendo que la inflamación de la mano no remitía, fue al hospital En el parte médico se dice traumatismo directo por objeto contundente Y en este caso sí aporta el documento médico. Bono, en su escrito enviado al juez, al que ha tenido acceso ABC, explica en primer lugar la razón que le llevó a acudir a la manifestación: El sábado 22 de enero por la mañana le dije a mi hijo que pensaba acudir porque gran parte de las víctimas de ETA- -policías y guardias civiles- -habían muerto en labor de vigilancia y escolta y él recibía este servicio desde hace muchos años. Su hijo- -añade- -decidió acompañarle: Fuimos con su coche y lo aparcamos en la calle Ruiz de Alarcón. A las 16,55 estábamos en la plaza de Cibeles. Me saludaron correctamente algunos manifestantes Tras precisar que fue al encuentro de Rosa Díez en el Círculo de Bellas Artes y que hizo unas emotivas declaraciones en memoria de las víctimas y contra el terrorismo- -que además re- produce en el documento- el titular de Defensa comienza a relatar los primeros incidentes, que se resumen en insultos a Zapatero, Peces- Barba y Pilar Manjón. Y añade: Al principio me pareció que se trataba de exaltados aislados, pero cada vez eran más los que se acercaban gritándome: ¡Cobarde, devuelve las tropas a Irak! ¡Defensor de maricones! ¡Apóstata! ¡No te queremos en la Iglesia! ¡Fuera, fuera! Algunos manifestantes les recriminaron su actitud e iniciaban, sin éxito, gritos de ¡ETA, no! A continuación cruzó la calle de Alcalá hasta llegar a la acera de los impares porque alguien nos dijo que allí había más calma José Bono afirma que sin embargo, se incrementaron los insul- Carta de un manifestante El ministro señala en dos ocasiones que los policías uniformados llegaron cuando las agresiones ya se habían producido y amainado los insultos, por lo que no es posible que de sus declaraciones como testigos se pueda obtener luz para esclarecer lo que no vieron Y adjunta una carta de un asistente a la marcha que afirma haber visto la agresión. Ningún policía de los que han declarado hasta ahora ha confirmado que se produjera el ataque, por lo que de momento sólo existe el testimonio de la víctima y la carta de un manifestante para pensar que realmente se produjo. Sin embargo, del análisis de las imágenes tampoco se concluye que hubiese esa agresión, tal como ha declarado, entre otros, el primer instructor del caso, destinado entonces en la Brigada de Información de Madrid, si bien su comisario jefe le advirtió: Si el ministro dice que le han pegado, le han pegado, y eso no se cuestiona Fuentes del PP, mientras, denuncian prácticas dilatorias de la Abogacía del Estado para evitar que se archive la causa contra sus dos militantes: Hay algo evidente: si el juez cree a Bono, y ya es mucho creer a la vista de lo declarado por los policías, pues vale. Pero al no haber pruebas de cargo contra nadie tendrá que archivar las diligencias por alta de autor conocido. El ministro, por lo que se sabe hasta ahora, ha mentido añaden las fuentes.