Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MARTES 7 6 2005 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR EL ÚLTIMO QUE APAGUE LA LUZ ERTRAND Russell escribió que uno de los problemas más difíciles en toda controversia es distinguir las discusiones sobre las palabras de las discusiones sobre los hechos Los políticos de antes discutían sobre realidades, los de ahora sobre opiniones. No entienden que donde esté un hecho que se quiten veinticuatro teorías. Para el Reino Unido, Europa es un cheque, no LUIS IGNACIO una moneda PARADA común ni un sistema métrico. En Europa todos tenemos una idea aproximada de lo que es un metro. Aunque no sepamos muy bien qué es, porque empezó siendo la diezmillonésima parte del meridiano terrestre; luego fue la longitud comprendida entre dos marcas hechas en una barra de platino que se conserva en Londres a una temperatura de 18 grados centígrados, más tarde se definió como 1.650.763,73 veces la longitud de onda de una determinada radiación del átomo de kriptón 86, y desde 1983 se define como la distancia recorrida por la luz en el vacío en uno partido por 299.792.458 segundos. ¿Y para qué valen tantas precisiones en el Continente si en las Islas siguen midiendo la longitud en pies, yardas y millas? El Gobierno británico anunció ayer que ha decidido posponer el referéndum sobre la Constitución europea, que estaba previsto para 2006, hasta que no se aclaren las consecuencias del rechazo francés y holandés. No ha fijado una fecha para una segunda lectura parlamentaria del proyecto de ley que permitiría la celebración de la consulta, pero se reserva el derecho a hacerlo si las circunstancias cambian. Después de las elecciones, se supone. Así que otra vez a discutir sobre las palabras y no sobre los hechos. En el referéndum, los políticos por un lado, los pueblos por otro. Tenía razón Remy de Gourmont al decir que la política depende de los políticos más o menos como la climatología depende de los astrónomos Antes de que apaguen la luz va a haber que darles una nueva vara de medir para que sepan la distancia que hay entre el cero y el infinito. Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a las mismas. B Crónica de una profesora quemada Es triste contemplar cómo en todas las profesiones se valora la experiencia y la madurez adquirida a través de los años, y en la enseñanza, por culpa de una ley llamada Logse, estamos viendo día a día cómo baja de una forma alarmante el nivel de conocimiento y la madurez de las generaciones a las que enseñamos. Vemos cómo se va deteriorando la convivencia en los centros de Secundaria (violencia, falta de respeto a los profesores y a los buenos alumnos, abandono de los registros estéticos) Cómo muchos enseñantes nos sentimos fracasados e impotentes ante unos resultados que no responden a nuestro esfuerzo y experiencia; ante una Administración que no nos respalda; y ante unos padres que, lejos de colaborar, nos consideran como enemigos, sin comprender el daño futuro que les causan a sus hijos. Como profesionales que estamos en la cumbre de nuestro oficio nos vemos obligados a jubilarnos a los 60 años por estar totalmente quemados o incluso antes, porque esta profesión y los argumentos anteriormente expuestos nos han hecho caer en una depresión que está minando nuestras vidas. ¿Cuándo los políticos de este país van a valorar el fracaso de este sistema educativo? ¿cuándo van a realizar un pacto por la estabilidad de la enseñanza para que ésta deje de ser un instrumento en manos de los diferentes partidos que se alternan en el poder? Un pueblo culto no es dominado fácilmente; la Historia así lo demuestra. Flores Álvarez Márquez, profesora de Historia. Madrid. Respeto para las víctimas En primer lugar quisiera expresar mi reconocimiento por el masivo apoyo de la sociedad a las víctimas del terrorismo y a sus legítimas exigencias, materializadas en la masiva asistencia a la manifestación celebrada el pasado 4 de junio en Madrid. Personalmente, y estoy seguro de que mi posición es compartida tanto por las víctimas como por el conjunto de la sociedad, nada deseo más fervientemente que la paz para España, pero soy consciente de que no es posible construir la paz sin unos sólidos cimientos de justicia y libertad. Sin ellos, sólo se alcanzaría un espejismo, condenado a desaparecer a corto plazo. En segundo lugar, quisiera poner de manifiesto mi disconformidad con el proceso iniciado por el Gobierno como procedimiento para alcanzar la tan deseada paz; es como si, a la vista de la actual situación, en relación con la violencia llamada de género, el Ejecutivo optara por abrir un proceso de negociación con los agresores, vaciando de contenido la recientemente aprobada ley y mostrándose favorable a concederles beneficios penitenciarios. Ni la sociedad ni las víctimas lo aceptarían, con toda razón, y, sin embargo, esto es lo que está pasando en el campo de la lucha contra el terrorismo. Finalmente, y parafraseando al presidente del Gobierno, le pediría que mirara a los ojos a las víctimas del terrorismo, a los agentes de las Fuerzas de Seguridad del Estado, que durante años han arriesgado sus vidas, y las de sus familias, a los desplazados del País Vasco por razones de seguridad, que han tenido que abandonar sus hogares y, a veces, sus familias, y a cuantos de manera directa e indirecta han sufrido las consecuencias del terrorismo, y les diga, si es capaz, que su sacrificio ha sido inútil. Las víctimas del terrorismo merecen justicia, y no simplemente un sitio en la memoria individual y colectiva, en la que, por descontado, siempre tendrán un destacado lugar. Martín Gómez Sáenz. Madrid. sobre ello- -también habrá socialistas. Porque hay muchos socialistas que aman a la familia y que consideran dañino tanto para esa institución como para la credibilidad de su partido la política sectaria que en esas materias está siguiendo su Gobierno. Luis Riesgo Ménguez. Madrid. Colegios, ¿para quién? El motivo de mi carta es dejar constancia del perjuicio que ha sufrido mi familia con la desastrosa elaboración de las listas de admitidos en colegios concertados. Dicha elaboración ha sido un auténtico desastre, y de hecho sigue quedando constancia de ello al aparecer en la página web de la Comunidad de Madrid dos versiones distintas del calendario del proceso de admisión. El pasado 25 de mayo salieron las primeras listas, estando mi hijo admitido en el centro que a nosotros nos parecía el más adecuado para él y fijándose posteriormente un periodo de reclamaciones. Nuestra sorpresa ha sido al comprobar que ese periodo ha servido también para que la Agencia Tributaria rectificase los errores que había cometido y quitase puntos a familias a las que le habían sido otorgados. ¿No es de suponer que esa información debería de estar perfectamente contrastada antes de la publicación de las listas? Conviene aclarar que este trámite no estaba contemplado en el primer calendario, y ha sido añadido posteriormente. Mi hijo estaba admitido, y por injusticias de la vida, ahora no lo está. Finalmente, queremos dejar constancia de nuestro desacuerdo en la reserva de plazas por parte de la Comunidad de Madrid para hijos de inmigrantes que puedan llegar durante el curso. Si finalmente no llegan, esas plazas quedarán vacantes durante todo el año. ¿Hay derecho a esto? Me parece muy bien que se quiera integrar a los mismos, pero creo que es comprensible nuestra indignación al comprobar que tienen más derecho a escolarizarse los que están por venir que nuestro hijo. Coro González Madrid. por homosexuales, de la imagen femenina o masculina que precisan! ¡Basta ya de leyes como la del divorcio exprés que hace más fácil las rupturas matrimoniales, fomentando con ello la delincuencia! ¿Se ha detenido usted a pensar que de cada 20 delincuentes juveniles 19 provienen de parejas destruidas por el divorcio o la separación? ¡Basta ya a las trabas a la enseñanza de Religión! ¿Ne- cesitamos recordarle que tiene usted la obligación de cumplir y hacer cumplir la Constitución, cuyo artículo 27 dice: Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones Todo eso, señor Zapatero, le diremos a usted el 18 de junio ciudadanos de toda España. Entre los cuales- -piense ¡Basta ya, señor Zapatero! ¡Basta ya, señor Zapatero, de leyes como la que pretende equiparar la unión, contra natura, de un hombre con otro hombre o de una mujer con otra mujer, al matrimonio de un hombre y una mujer! ¡Basta ya de leyes como la que permite la adopción de niños por parte de parejas homosexuales, privando a los pequeños, si son adoptados