Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 6 6 2005 Deportes MOTOCICLISMO GRAN PREMIO DE ITALIA 93 Rossi se doctora en casa en un día histórico para el motociclismo italiano Cuatro pilotos locales coparon la carrera de MotoGP mientras Gibernau rodaba por el suelo T. G. -M. La afición italiana vibró en una jornada histórica e inolvidable. Cuatro compatriotas coparon las primeras posiciones en la categoría absoluta, punto final a una carrera excelente en la que Rossi volvió a enseñar su doctorado, Max Biaggi demostró que ha encontrado el camino, Loris Capirossi dejó claro su poso de calidad y Marco Melandri corroboró que es el futuro. Los seguidores de los cuatro pilotos, que dominaban zonas diferentes de las gradas, disfrutaron de una batalla excepcional en la que Valentino tuvo que sacar sus mejores dotes para imponerse a su eterno rival, Max, que dio guerra al número uno en una evolución de rendimiento que desveló una adaptación de la Honda oficial a su estilo de pilotaje. Rossi sudó para triunfar en casa. Partía desde el primer lugar de la parrilla, salió mal y en la primera curva se encontró en la cuarta plaza. No lo dudó. Puso la Yamaha a marcar vueltas rápidas y recuperó el liderato, pero no pudo fugarse. Max, Marco y Gibernau se situaron a su estela. Ni se inmutó. Insistió en mover el árbol para que cayeran las nueces y en el sexto giro descolgó unos metros a Biaggi y Sete. El español notó que no podía copiar el ritmo de su máximo enemi- go. Sintió problemas en el tren delantero de su Honda- no los tuve en los entrenamientos -y forzó a tope. Sabía que sólo le servía vencer y arriesgó para recuperar el tiempo perdido. El resultado fue que se cayó en el sexto recorrido. Carlos Checa, el primer extranjero Muchos descartan ya al español, pero Rossi asume que es su únio enemigo real. Por ello, su equipo le comunicó el K. O. de su oponente, con el objetivo de que pilotara más tranquilo. Su serenidad será innata, porque nunca la traslada a su manera de conducir. Continuó rodando al límite, porque Melandri y Biaggi osaron relevarse en los ataques al rey de este deporte. En ambos casos les devolvió el golpe. Primero descartó a Marco. Posteriormente surgió el acoso de Max, con quien mantuvo una pelea que pudo terminar con ambos por lo suelos. La clase que les define impidió el accidente, hasta que Valentino puso pies en polvorosa, camino de su victoria número setenta y dos. Capirossi, al final, robó a Melandri el tercer podio y Carlos Checa, quinto, fue el primer extranjero en la meta, después de realizar otra magnífica progresión. El que no progresa es el número cuarenta y seis. Nació adelantado. Pedrosa y Lorenzo se felicitan mientras De Angelis, delante, celebra su podio AFP