Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 LUNES 6 6 2005 ABC Deportes LOS OCHO CAMPEONES ESPAÑOLES EN ROLAND GARROS ABC ABC ABC Manuel Santana ganó sus dos títulos a Pie- Andrés Gimeno derrotó al local Patrick Proisy Sergi Bruguera trangeli, 4- 6, 6- 1, 3- 6, 6- 0, 6- 2 (61) y 6- 3, 6- 1, 4- 6, 7- 5 (64) en 1972, por 4- 6, 6- 3, 6- 1, 6- 1 ganó (6- 4, 2- 6, 6- 2, 3- 6, 6- 3) a Courier (93) y a Berasategui, 6- 3, 7- 5, 2- 6, 6- 1 (94) EPA AP REUTERS Carlos Moyá derrotó a su amigo Alex Corretja Albert Costa en 1998 por 6- 3, 7- 5, 6- 3 ganó contra pronóstico a Juan Carlos Ferrero en 2002, 6- 1, 6- 0, 4- 6, 6- 3 Juan Carlos Ferrero alzó el trofeo en 2003 al imponerse al holandés Verkerk por 6- 1, 6- 3, 6- 2 Nadal se corona en una final de lujo Mariano Puerta fue un durísimo rival que estuvo a punto de llevar el partido al quinto set DOMINGO PÉREZ, ENVIADO ESPECIAL PARÍS. Rafael Nadal penetró ayer en la historia de Roland Garros, y en consecuencia del tenis, al firmar una de las finales más bonitas de la historia. No fue mérito exclusivo suyo, porque su rival, Mariano Puerta, derrochó clase y corazón para intentar frenar el huracán mallorquín. Protagonizaron un durísimo encuentro que se prolongó durante cuatro mangas y tres horas y 24 minutos y que no entró en el quinto set de auténtico milagro. ¡Qué derroche de energías! ¡Qué colección de jugadas geniales! ¡Qué sucesión de golpes extraterrestres! Fue una delicia de encuentro y eso que los comienzos barruntaban un paseo militar del español. Salió Nadal, como siempre, poniendo en práctica su especialidad. Rompió en el primer juego. No hay nadie en el circuito que arranque en los partidos más concentrado y con más fuerzas que él. Con un break arriba y el choque controlado (3- 1) en el quinto juego Nadal se instaló con un 15- 40, después de que Mariano Puerta diera dos cañas seguidas. Perder de nuevo el servicio era sinónimo de desastre para el argen- tino. Supondría extraviar inevitablemente el set y muy probablemente el encuentro. Él mejor que nadie sabía que sus pocas posibilidades de triunfo pasaban por alargar el partido, llegar a un quinto y, sobre todo, apuntarse la manga inicial. Puso en marcha en ese momento una maniobra de corte bilardista Falló el 15- 40 y paró el partido. Pidió de forma inmediata la entrada del fisioterapeuta. Necesitó cuidados durante unos minutos, incluso le vendaron el muslo derecho, y consiguió su gran objetivo: enfriar a Nadal. Es la única lectura que admite el hecho, porque todo el resto del choque se lo pasó corriendo como un poseso. Así fue el partido NADAL 146 7 3 73 12 63 28 54 Puntos totales Aces Dobles faltas Puntos primer servicio Puntos segundo servicio Puntos ganados al resto Errores no forzados Golpes ganadores PUERTA 128 4 2 53 23 55 54 45 8 de 18 Break point transformados 3 de 14 Resultado: 6- 7 (6 8) 6- 3, 6- 1, 7- 5 Tiempo: 3 horas y 24 minutos Maniobra bilardista Puede no haber sido una acción muy deportiva, desde luego legal lo era, pero sí resultó muy efectiva y en el fondo hay que agradecérsela. Cambió el decorado de forma absoluta y lo que iba para marcha triunfal se convirtió en una batalla cruenta y apasionante. Regresó Puerta de su grave lesión pletórico. Salvó las bolas de ruptura (3- 2) Recuperó el break de desventaja y llevó el choque a un desempate apa- El español salvó tres bolas de set en la cuarta manga con algunos golpes mágicos y suma su primer grande, que seguro no será el último sionante y loco. Una hora y doce minutos duró este set de apertura. Puerta lo ganó, pero pagó su factura. Todos lo hacen frente a Nadal. Para robarle un punto al mallorquín hay que sufrir. Para birlarle un juego, vaciarse. Para sustraerle un set, casi morir. Y casi muerto estuvo durante las dos mangas siguientes el suramericano. No es que bajara la raqueta ni se rindiera. Estaba recuperando fuerzas para intentar lo imposible. La misma jugada le salió bien en cuartos frente a Cañas y contra Davydenko en semifinales. Las dos veces levantó un 2- 1 adverso. Y se aprestó a repetir la gesta. Quebró a lo Nadal (0- 1) nada más comenzar el cuarto, aunque perdió enseguida su ventaja (1- 1) Luego, el mallorquín tuvo que sudar para salvar tres bolas de ruptura en el sexto (3- 3) En el noveno, Puerta echó el resto (4- 5) y se dispuso a servir para ganar su segundo set y forzar el empate. Tuvo tres bolas para lograrlo, pero Rafa las salvó de manera increíble, llegando a lo imposible, devolviendo golpes maravillosos con acciones mágicas, galácticas, que le pusieron ya en la senda del triunfo. Su primer grande, pero seguro que no el último.