Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 LUNES 6 6 2005 ABC Madrid Por fin la capital de España tuvo la oportunidad de esbozar una gran sonrisa y enarbolar una bandera de sueños y de esperanzas. A un mes de la decisión del COI, más de un millón de personas se pusieron ayer una medalla de apoyo a nuestra candidatura Madrid se lo pasó olímpicamente TEXTO: MANUEL DE LA FUENTE El madrileño que ayer se quedó en casa que levante la mano. La Feria del Libro, abarrotada hasta la última página. El Retiro, repleto de ciudadanos a la sombra de los castaños en flor. Y el otro millón y pico entre la Cibeles y la Glorieta de Emilio Castelar, poniéndole al sofocante y tórrido domingo manchego toda la Pasión por Madrid posible, y gritándole a los cuatro vientos (ayer, de cuatro nada, el único era el simún) que la milenaria Villa y Corte quiere los Juegos del futuro, los de 2012. Vaya que si los quiere. Las mismas calles que ayer se vestían de fiesta se han vestido de luto y de tristeza demasiado a menudo en los últimos tiempos de la ciudad. Los madrileños tienen ganas de soñar, tienen ganas de festejar, tienen ganas de salir a la calle y confraternizar, reír, cantar, vivir a rienda suelta. Los madrileños tienen una necesidad urgente de sonreír y de sentirse pasajeros de un vuelo que lleve a alguna parte, a ser posible a la felicidad. Y la posible celebración de los Juegos Olímpicos se ha convertido en un banderín de enganche para el optimismo. Madrid necesita un alegrón, un subidón, y en ésas estamos, y en ésas estuvimos a lo largo de todo el día de ayer. Poco después del mediodía, en las Escuelas Aguirre de la calle de Alcalá, un puñado de operarios preparaba los fuegos artificiales que iluminaron de estrellas olímpicas el final de la noche. Aquí, que quede claro, de fuegos fatuos nada de nada. En la Puerta de Alcalá, mirala, mírala, los técnicos ultimaban el escenario al que como fin de fiesta se subiría la cantante Shakira con su nuevo disco Fijación oral bajo el corpiño. Que corpiño fue, aunque lo fuera de camuflaje. Nadal y guardar la ropa Ciclistas de las más extrañas y variopintas peñas de la región, muchos foráneos, algún chulapo, centenares y centenares de ecuatorianos y colombianos, madrileños de a pie, de a bicicleta, de a chancla y de a caballito sobre los padres, que ayer se ganaron bien de veras su jornal. Globos promocionales, sombreros promocionales, pulseras promocionales, camisetas promocionales, viseras promocionales, cuerpazos serranos (y promocionales) la ciudad hecha carne, carne desbordada, carne encamisetada, carne a raudales, carne para arriba, carne para abajo, por el Paseo de Recoletos y por el de la Castellana. El poeta invitaba a lanzarnos a la calle que ya es horar de pasearnos ca cuerpo y eso se hizo. Bastantes guiris entre el paisanaje también, como siem- Impresionante vista aérea de la bandera más grande del mundo, que cubrió el paseo de La Castellana POOL