Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 6 6 2005 Internacional 31 La Iglesia busca un milagro en Bolivia entre el Estado y los movimientos sociales Elecciones anticipadas, la solución más viable CARMEN DE CARLOS ENVIADA ESPECIAL LA PAZ. Mientras la capital permanece cercada y por vez primera con escasez de combustible y alimentos, la Iglesia intentaba desde Santa Cruz que se produjera un milagro en Bolivia. Para lograr una salida acordada a una crisis que parece no tener fin, el cardenal Julio Terrazas mantenía ayer intermitentes entrevistas con el presidente Carlos Mesa; con los titulares del Senado, Hormando Vaca Díez; de la Cámara de Diputados, Mario Cossío; y de la Corte Suprema de Justicia, Eduardo Rodríguez. La alternativa de elecciones anticipadas parece ganar fuerza y adeptos en las últimas horas. No obstante, las partes afectadas evitaban pronunciarse hasta terminar una ronda de negociación que promete ser dura. Para hoy está previsto el turno del líder indígena Evo Morales. El ministro de la Presidencia y testigo de las audiencias, Galindo, anticipó que las reuniones continuarán a lo largo del día (ayer) y en las próximas horas. Por lo tanto, no tenemos conclusiones En el mismo sentido se pronunciaron Vaca Díez y Mario Cossío, ambos enfrentados al Gobierno y con nula voluntad de apoyo al Ejecutivo hasta la fecha. Desde Santa Cruz, sede este fin de semana de los tres poderes del Estado, aseguraron: Las decisiones a tomar serán pensando en la unidad del país correr los más de 20 kilómetros. A golpe de pedal y a casi cuatro mil metros de altura, las conducen jóvenes estudiantes con una asombrosa preparación física capaz de sortear las barricadas de escombros, troncos, piedras o protectores metálicos de la autopista. Los bolivianos recorren a pie las rutas alternativas de entrada a El Alto EFE Situación catastrófica Ajeno a esas palabras, otro poder, el de la realidad que se construye en La Paz y en El Alto, imponía su ley. Los piquetes, que responden a distintas corrientes, mantenían aislada la capital, una ciudad asediada por varios grupos desde hace semanas. Los taxistas denuncian la escasez de gasolina y la población hace acopio de víveres ante el temor de que la semana que comienza se convierta en una nueva batalla campal que deje las calles desiertas. Pan, pollo y carne de res habían desaparecido de buena parte de los comercios. Chárquie (carne secada a la sal) quinoa y chuño (patatas deshidratadas) eran los alimentos que más se repetían entre la población, que preparaba su propia despensa de guerra. En el Alto, localidad desde donde parten los cuatro accesos que comunican la capital con el resto del país, la zona estaba tomada por grupos vecinales que impedían la circulación de vehículos, incluso de las bicicletas en las que íbamos de paquete los enviados especiales de los diarios El Universal de México, Clarín de Argentina y ABC. Interceptados en varias ocasiones por los representantes en comisión encargados de cerrar el paso y evitar el acceso, la bicicleta se ha convertido en el único medio de locomoción para re-