Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional LUNES 6 6 2005 ABC Los partidos chiíes prosirios obtienen una amplia victoria en el sur del Líbano HUGO MEDINA. SERVICIO ESPECIAL JERUSALÉN. Los primeros resultados parciales en la segunda vuelta de las elecciones que se celebraron ayer en el sur del Líbano otorgaban una amplia mayoría a los partidos prosirios Amal e Hizbolá. En estas circunscripciones la participación fue de un 45 por ciento. Según la televisión libanesa LBC, que cita fuentes del Ministerio del Interior, estas dos formaciones habrían obtenido ayer un amplio respaldo. Estos dos partidos han presentado los comicios como una suerte de referéndum sobre la continuidad de las milicias de Hizbolá, el único grupo armado que existe a día de hoy en el país, en contra de la resolución 1.559 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que exige a esta organización el abandono de las armas. La jornada se desarrolló con normalidad. Unos 670.000 libaneses estaban convocados a las urnas para designar a 23 diputados, en el segundo de los cuatro domingos consecutivos en los que se celebran las elecciones generales. En la primera jornada electoral el antisirio Saad Hariri obtuvo los 19 escaños de Beirut. Una veintena de muertos en el ataque a una base militar en Mauritania Nuakchot señala a los salafistas argelinos como responsables b La zona desértica ha sido siste- máticamente señalada por EE. UU. como un nido de terroristas y un santuario para la reorganización de células de Al Qaida en África LUIS DE VEGA. CORRESPONSAL RABAT. El ataque a una base militar en Mauritania en la madrugada del sábado se saldó con la muerte de quince soldados y cinco asaltantes, según fuentes del Ejército de ese país citadas por las agencias internacionales. El incidente tuvo lugar en Lemgheity, unos 400 kilómetros al este de Zuerat. Se trata de una zona inhóspita del desierto saharaui, casi deshabitada, situada entre las fronteras de Mauritania, Mali y Argelia. Según el comunicado del Ejército, se vivieron encarnizados combates ya que los atacantes eran superiores en número y en armamento a los militares mauritanos. Los responsables del asalto, según las mismas fuentes oficiales, serían miembros del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC) de Argelia. El presidente mauritano, Ma- auiya Uld Taya, se reunió ayer con los mandos del Ejército para analizar la situación y adoptar posibles medidas. Los de este fin de semana son los más graves enfrentamientos en el desierto del Sahara desde hace meses. La zona ha sido sistemáticamente señalada por EE. UU. como un nido de terroristas y santuario para la reorganización de células de Al Qaida en África. Iniciativa Pan Sahel Washington ha puesto en marcha un plan en la zona para ganarse adeptos e intentar colaborar con los distintos países en materia de seguridad. Se trata de la iniciativa Pan Sahel lanzada en diciembre de 2002 en acuerdo con Chad, Mali, Níger y Mauritania. El presidente estadounidense, George Bush, entabló además contactos con diferentes gobiernos durante su gira africana de hace dos años. El diario The New York Times informó de los deseos del mandatario norteamericano de establecer bases militares en la zona donde el sábado se produjo el ataque contra el cuartel mauritano. Un reciente estudio presentado por International Crisis Group, una ONG con base en Bruselas, señala que los planes en materia de seguridad de los estadounidenses pueden traer como consecuencia un mayor desarrollo del radicalismo islámico en la región. Sin embargo, desde la ONG reconocen que no hay que perder de vista lo que está ocurriendo en la zona. El Sahel no constituye un claro foco de terrorismo, pero en una época en la que los países débiles constituyen blancos fáciles para los terroristas u organizaciones criminales, la sola prueba de la posible implantación de algunos de estos grupos merece una atención dijo Mike McGovern, director del proyecto. Mauritania, cuyo territorio es casi en su totalidad un desierto despoblado, vive una situación interna de cierta inestabilidad desde 2003. El Gobierno ha superado varios intentos de golpe de estado y se ha recrudecido la actividad de algunos grupos yihadistas con supuestos vínculos, según Nuakchot, con los salafistas argelinos. El GSPC sigue desarrollando su actividad pese a que las autoridades de Argel han dado varias veces por casi desmantelada esta organización.