Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 6 6 2005 Internacional 29 LOS RETOS DE LA UNIÓN PENETRACIÓN ISLAMISTA A la espera de las negociaciones de adhesión con Turquía, la UE descubre otro flanco débil en su periferia Los Balcanes, objetivo del islamismo militante POR SIMÓN TECCO. CORRESPONSAL LIUBLIANA. El Ministerio de Finanzas de Albania ordenó la semana pasada la intervención de las cuentas bancarias de cuatro fundaciones islámicas con sede en Tirana, incluidas todas ellas en la lista de presuntas organizaciones terroristas. Dos de las fundaciones habían ya interrumpido sus actividades, mientras que Revival of Islamic Heritage Society y Taibah International aún trabajan en Albania y en otros países de los Balcanes. Oficialmente, estas instituciones se dedican a financiar la construcción de mezquitas y escuelas religiosas, pero también, según la prensa de Tirana, cubren los sueldos de imanes y otros religiosos musulmanes. En realidad, se ha constatado que su tarea es el adoctrinamiento religioso, el apoyo a redes instaladas en la Unión y no pocas veces el lavado de dinero de Al Qaida. Informaciones como estas se repiten frecuentemente en los Balcanes, señal de la existencia de una gran actividad preventiva de los servicios de seguridad de los Estados de la región, y especialmente de los países occidentales. Pero también indica que la población musulmana de los Balcanes, occidentalizada y laica, es el blanco de organizaciones humanitarias islámicas de Arabia Saudí, Irán y Pakistán. Su fin es islamizar la región y para ello cuentan en su favor con el sentimiento de agresión derivado de las matanzas serbias de musulmanes en Bosnia. chos Humanos exigen su libertad. Hasta la fecha, en ningún atentado se ha demostrado la participación de terroristas procedentes de las comunidades musulmanes de los Balcanes. Musulmanas bosnias protestaron ayer ante la Embajada de EE. UU. en Sarajevo EPA La Europa musulmana En los últimos diez años, los expertos han registrado cambios importantes en la comunidad musulmana balcánica, causados por las actividades religiosas de algunas ONG islámicas que tratan de introducir las corrientes wahabí y salafí que profesan los grupos terroristas de Oriente Próximo. También existen grupos radicales turcos e iraníes que captan adeptos entre la juventud. Todo ello mientras la UE espera el desarrollo de los acontecimientos con la apertura de negociaciones para la adhesión de Turquía. A finales de los noventa, muchos sospechosos de actividades terroristas en la región fueron arrestados por la policía secreta albanesa o por otras policías, muchas veces por encargo de la CIA, mientras que en Bosnia fueron expulsados del país. Los pocos muyaidines que han permanecido en la zona tras la guerra de Bosnia entraron en conflicto con la población local, que rechazó el islamismo militante. Después del 11- S, Washington exigió a Bosnia el arresto y extradición de seis argelinos sospechosos de implicación en los atentados, quienes aún se hallan detenidos en Guantánamo, mientras los comités bosnios de Dere-