Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 LUNES 6 6 2005 ABC Internacional Blair se dispone a enterrar la Constitución europea aplazando el referéndum británico Straw leerá hoy en el Parlamento un comunicado en el que fijará la posición del gobierno laborista ministro del Reino Unido busca una fórmula más o menos anodina, lo más cortés posible, para cerrar página sin que se note su protagonismo MARCELO JUSTO. SERVICIO ESPECIAL LONDRES. El Gobierno británico se dispone a enterrar hoy la Constitución europea, aunque lo hará bajo la pudorosa forma de un anodino comunicado en el que expresará, de la manera más cortés posible, que en las actuales condiciones lo más aconsejable es aplazar la celebración del referéndum que el premier Tony Blair, había prometido convocar en el Reino Unido. Una portavoz de Blair anunció ayer que el ministro de Exteriores, Jack Straw, leerá hoy ante el Parlamento un comunicado sobre la Constitución europea. La portavoz no quiso desvelar el contenido del mismo, pero todos los analistas coinciden en que el Ejecutivo ha dado sobradas señales de su ansiedad por aplazar de forma indefinida una consulta que tiene perdida. El canciller Gerhard Schröder y el presidente Jacques Chirac, por su parte, intentan reactivar el eje franco- alemán presionando a Londres para que mantenga la consulta, al tiempo que prosiguen su ofensiva para acabar con el cheque del que se beneficia Gran Bretaña en los presupuestos europeos. Un doble frente que puede ser muy incómodo si no lo detienen de inmediato. b El primer Tratado: El Gobierno no puede sostener un referéndum que ya tenía todas las de perder antes del rechazo en Francia y Holanda. Pero tampoco quiere que acusen a Gran Bretaña de la muerte de la Constitución. La mayoría de los gobiernos europeos se encuentran en la misma situación. Y el resultado es el estancamiento En principio, la crisis tendría que quedar resuelta en la cumbre de Bruselas del 16 y 17 de junio. El problema es que los líderes de los grandes países de la UE se hallan muy debilitados. Chirac, Schröder y Berlusconi se encuentran en un momento político más cercano a la agonía que al optimismo. Tampoco Blair tiene una fácil supervivencia en el poder, aunque goce de mayoría absoluta en el Parlamento. La mayoría de los analistas calculan que el ministro de Economía, Gordon Brown, espera sustituirlo hacia finales de 2006. España es una excepción, pero aún no tiene peso específico para generar un cambio por sí sola. No creo que se salde el debate sobre la Constitución en la cumbre de junio. Hasta nuevo aviso, tendremos un estado de repliegue de cada país, que dará prioridad a su propia agenda doméstica por encima de las necesidades de la Unión Europea señala Wamlin. El profesor de relaciones internacionales de la London School of Econo- Tony Blair, durante una reciente comparecencia ante los medios de comunicación El Gobierno británico quiere que la Unión fije unas nuevas prioridades centradas en la modernización económica mics Michael Cox señaló a ABC que el debate de fondo es qué modelo debe seguir Europa: El modelo social de fuerte protección que querría levantar una fortaleza europea frente a la globalización, o el modelo anglosajón que propugna un mercado laboral más flexible y una economía más abierta De la reflexión a la suspensión A Blair y a su ministro de Exteriores les basta con acentuar ligeramente la línea oficial mantenida hasta ahora, que predica la bondad de darse un periodo de reflexión tras el rechazo al Tratado Constitucional en los referéndum de Francia y Holanda. La reflexión se convertiría en un aplazamiento a calendas griegas que permitieran olvidarse poco a poco de la Constitución tal y como ha sido presentada. Queda la opción de aprobar por partes las principales innovaciones del Tratado, pero también esta alternativa necesita tiempo. Aurore Wanlin, del Centro por la Reforma Europea- -próximo a los postulados del Nuevo Laborismo- subrayó a ABC la preocupación de Blair por no presentarse como el enterrador o mensajero de la defunción del nuevo Suiza proporciona un balón de oxígeno a la UE con su adhesión al Acuerdo de Schengen R. VILLAPADIERNA BERLÍN. Suiza abre sus sagradas fronteras tras una emotiva campaña, y liberará en breve a los ciudadanos de la UE del pasaporte. La celosamente independiente confederación alpina cede así por primera vez una parcela de su seguridad a manos de los socios del Acuerdo de Schengen. La crisis en el proyecto de integración europea recibe un inesperado estímulo desde un no miembro de la UE con la aprobación por el electorado suizo de su plena incorporación a la red de control e intercambio de datos de Schengen, aunque las aduanas per- manecen en pie al no pertenecer al Área Económica Europea. La presidencia luxemburguesa celebró ayer el resultado como una inyección de optimismo para la depresión europeísta y recordó que, contra los temores, el acuerdo significa más seguridad y mejor lucha contra el crimen La ola de escepticismo europeo ha sido sorteada por la costumbre de la mayoría de los suizos de votar por correo con antelación. Tal como cotiza la fama de la UE ésta ha evitado ser relacionada con el campo del sí pese a coincidir con el 20 aniversario de la iniciativa de Schengen, que junto con el euro es una de las ventajas más tangibles de la integración. El Consejo de Ministros de la UE tiene que aprobar ahora la ampliación del tratado y se espera que Suiza se incorpore en 2007. La adaptación supone un gran cambio para la confederación, una de cuyas pocas estructuras federales es la guardia de fronteras; ésta se encarga del control de transeúntes, mientras en el interior la persona está exenta de documentos y las policías locales carecen de autoridad para identificar. La ministra de Relaciones Exteriores, Micheline Calmy- Rey, dijo estar muy contenta de que los aislacionistas hayan perdido en el referéndum, en el que los suizos aprobaron por un 54,6 por ciento los acuerdos de Schengen- Dublín, que en 1995 instauraron una Europa sin fronteras. Este resultado respalda al Consejo Federal suizo en su política europea añadió.