Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 6 6 2005 Nacional 19 Confirman la pena a dos policías por detener ilegalmente y pegar a un argelino b El Tribunal Supremo señala que La mujer que ahogó a sus pequeños sufría altibajos emocionales según su marido J. G. BARCELONA. El marido de la mujer de Barcelona que el pasado sábado ahogó a sus dos hijos de 2 años y 8 meses en la bañera de su casa declaró ayer a la policía que su esposa tenía altibajos emocionales pero que desconoce si tiene una depresión. Fuentes policiales informaron ayer de que el marido de la presunta infanticida, Felipe L. no aportó información de relevancia sobre los motivos que llevaron a Maria Rosa M. A. de 35 años, a los agentes actuaron de manera injustificada y de espaldas a la legalidad La sentencia les absuelve de las lesiones por prescripción N. COLLI MADRID. El Tribunal Supremo ha confirmado la condena impuesta por la Audiencia Provincial de Alicante a dos agentes de la Policía Local de esa ciudad que detuvieron a un ciudadano argelino, lo condujeron a un descampado y le propinaron una paliza. La Sala Segunda, en una sentencia de la que ha sido ponente el magistrado Andrés Martínez Arrieta, mantiene para ambos la pena de tres años de prisión y 8 de inhabilitación absoluta por un delito de detención ilegal, aunque les absuelve de la falta de lesiones por considerar que estaba prescrita. El Tribunal recuerda que los supuestos en los que se puede privar a una persona de su libertad deambulatoria están previstos en la ley y ninguno de ellos, como es obvio faculta a la policía a detener a una persona, llevarla a un lugar apartado y menos aún, proceder a propinarle una paliza Por ello, añade, se trata de una privación de libertad injustificada y acordada a espaldas de la legalidad dispuesta, precisamente, para la acomodación y control de la actuación de los funcionarios públicos ahogar por la mañana a sus dos hijos, de dos años y de ocho meses, en la bañera de su casa y a tirarse posteriormente desde la azotea del edificio en el que vivían. En opinión del marido, la mujer podría haberse sentido agobiada por tener que asumir el cuidado de sus dos niños, las tareas de la casa y su trabajo como costurera en una empresa textil donde él trabaja como encargado. El marido explicó que el pasado sábado, día de los hechos, sufrió un fuerte im- pacto emocional al conocer la noticia de la muerte de sus dos hijos tras ser localizado en Girona, adonde había ido a realizar unas gestiones. La Policía prosigue la investigación del caso y tomará declaración a varios miembros de la familia de la presunta infanticida, María Rosa M. A. quien que sigue ingresada en el hospital de la Vall d Hebron de Barcelona. Sufre un traumatismo craneoencefálico y varias fracturas, aunque en principio su vida no corre peligro. Risas y mofas En este caso, además, los agentes se negaron a levantar informe de la detención pese a ser requeridos para ello por un compañero, y uno de ellos se jactó de su actuación con frases de inequívoco significado que evidenciaban lo ocurrido. Así, entre risas, aseguró que H. B. ya no molestaría más y se mofó de la cara que éste ponía cuando le dábamos en los cojones. ¡Te mueres de risa! Los hechos tuvieron lugar en diciembre de 1996. Debido a su estado de embriaguez, el ciudadano argelino H. B. fue desalojado de la estación de autobuses de Alicante tras haber provocado un altercado en el bar. Horas después, volvió al mismo lugar, por lo que el funcionario de la Policía Local que estaba de servicio reclamó la presencia de una patrulla para evitar otro incidente. Los agentes de refuerzo sacaron a H. B. del lugar y lo llevaron a un descampado, donde, según el relato de hechos de la sentencia, le propinaron diversas patadas y golpes, abandonándolo a su suerte Días después, H. B. regresó otra vez a la estación de autobuses y allí encontró de servicio al mismo agente que había solicitado la ayuda de una patrulla la tarde de la detención. El ciudadano argelino le relató lo que sus compañeros hicieron con él.