Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión LUNES 6 6 2005 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a las mismas. LA BANDERA MÁS GRANDE DEL MUNDO I hay que hacer caso de las estadísticas, la bandera más larga del mundo no es la que ayer se desplegó en el Paseo de la Castellana de Madrid, entre la plaza de la Lealtad y la de Gregorio Marañón. Pretendía apoyar la candidatura olímpica de la capital como sede los Juegos Olímpicos de 2012. Por mucho que los organizadores aseguren que entrará en el Libro Guinness de los Récords, LUIS IGNACIO con dos kilóPARADA metros y medio de largo es sólo la segunda del mundo en longitud. El 20 de junio de 2001 se tendió en la ciudad de Rosario una bandera argentina que medía tres kilómetros y medio de largo. Hecha con recortes aportados por miles de alumnos y profesores de la provincia de Santa Fe sirvió para conmemorar precisamente el Día de la Bandera, acto que fue presidido por el gobernador de la provincia, Carlos Alberto Reutemann. El 26 de abril de 2003 una bandera rojiblanca que medía un kilómetro y medio de largo, 8,5 metros de ancho y pesaba unos 3.000 kilos fue portada por unos 30.000 seguidores del Atlético de Madrid. Fue desplegada entre la Plaza de Neptuno y el Estadio Vicente Calderón para celebrar el centenario del club. Dijeron que era la más grande del mundo. Lo mismo aseguró la Associació Pro- Senyera Més Gran del Món que, con la aprobación de la Junta directiva del Barcelona F. C. pretendió cubrir por completo el Camp Nou azulgrana, que tiene un ancho de 93,5 metros. La bandera española de la Plaza de Colón, en Madrid, mide 300 metros cuadrados y está situada sobre un mástil de 50 metros de altura. Pero como la tela pesa 130 gramos por metro cuadrado sólo puede ondear 21 días al año que es cuando, según el Instituto Nacional de Meteorología, la fuerza del viento supera los 20 kilómetros por hora necesarios para que flamee. No deberíamos convertir las banderas en armas arrojadizas para el lucimiento político. Con el tamaño de las banderas hay que tener mucho cuidado. La bandera más grande del mundo es la que cada uno lleva en su corazón. S La victoria política de ETA Hace un año los españoles votamos un nuevo Gobierno, muy en parte porque el anterior desoyó nuestras peticiones, entre ellas, la de no mandar tropas españolas a Irak y participar en una guerra que ya ha costado muchas vidas. El país entero salió a al calle para manifestar su desacuerdo, el Gobierno pasó olímpicamente, y lo pagó caro. Ahora los españoles nos manifestamos para pedirle al Gobierno que no dialogue con ETA, que no rompa el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo. Pero ya de antemano ha dicho que la manifestación, la opinión de pueblo español, no será tenida en cuenta. Es lo mismo que le criticó la oposición, el actual Gobierno, al Gobierno de Aznar. A eso le llamo yo decir una cosa y hacer otra. Es ser incoherente, es actuar a espaldas de todos los españoles. ETA se está saliendo con la suya gracias al nuevo talante de nuestro Gobierno. Me siento engañada. Montserrat Ochoa de Olza Amat. Barcelona. ¿Manipulación? Lo más soprendente de la postura del Gobierno ante la manifestación del sábado es el descaro al calificar lo que es una muestra del sentir de una importante parte de la sociedad como una manipulación del Partido Popular. No es el fin en esta carta analizar a fondo tan simple- -que, creo, no ruin- -planteamiento. Yo para hablar de manipulación antes necesito hacer alguna pregunta; siento la necesidad de buscar hitos o referencias a un concepto tan fácil de exponer como difícil de justificar, y como ejercicio propongo calificar si lo son o no alguno de estos hechos: ¿Es manipulación que los razonables argumentos políticos, sociales y económicos de la campaña electoral de un partido político se apoyen en juegos de showmans y funambulistas, incapaces hasta de mantener la audiencia en programas de televisión puestos en bandeja como premio por su actuación? ¿Es manipulación entrar en la vida política envueltos en cortinas de humos de colores al servicio más reivindicativo que social de colectivos un tanto exóticos, no por sus principios, si no más bien por el descaro en su exposición? ¿Es manipulación hacer creer que lo progresista es el olvido de la solidaridad interregional acoplándose a maniobras egoístas sea por suma de egoísmos o suma de egoísmo más simpleza? José R. Giral Mangas. Madrid. a vivir con dolor constante o transformar la realidad del hospital en la tuya propia. Pasamos muchos días en la planta de Cuidados Paliativos, nada allí, creemos, pudo suponer un abuso en la práctica médica, nada excepto el exceso de apoyo de cada uno de los enfermeros y sus familiares. Por ello, gracias. Beatriz Pasarín Díaz. Madrid. Retransmisión del 4- J Queremos saber el motivo por el cual no emitieron en directo en Televisión Española, la pública, lo que estaba pasando en Madrid. ¿Por qué ponían en sus escasas conexiones nada más que planos cortos de la manifestación? ¿Sería por motivos políticos? ¡Qué pena no haber podido estar en Madrid y participar personalmente en ella! Constantino Pérez. Sevilla. Error de partido do inmediatamente pragmático de la educación. María José Abad. Madrid. sados por el deseo de mi hermana Rosario Pasarín. Ella supo muy bien lo que era la dignidad y, gracias a los equipos médicos que trataron su cáncer, no la perdió. Ella lo agradeció cada día y ahora en su nombre, sus hermanos queremos dar gracias a todos ellos. Hablar de dignidad no es fácil, calificar qué es justo y qué no lo es, todavía menos. Pero nosotros sabemos que Charo recibió las mejores atenciones y se fue tranquila, algo que, visto desde la distancia, merece la pena. Quizás algunos piensen que morir dulcemente no es digno, nosotros creemos que lo que no es digno es verte obligado Juan Manuel de Prada, con su artículo Un país de lacayos publicado el 4 de junio, recoge estupendamente el grave error del PP por no haber propuesto el no al Tratado constitucional, hoy en día en la cuneta por obra y gracia de franceses y holandeses... Y no será por falta de información en el seno de ese partido, pues su anterior líder ya se había opuesto al texto del citado Tratado. ¿Cómo se puede pedir el sí a la ciudadanía cuando un año antes ese mismo partido no estaba de acuerdo con el contenido del Tratado? No es cuestión de boca grande o pequeña, es cuestión de coherencia, y a los actuales líderes del PP les ha faltado. Qué duda cabe que para los que votamos no a ese Tratado, el PP nos defraudó. Pero es que además ha sido un error de estrategia política de gran consideración, lo que debería llevar a la dirección del partido a reflexionar seriamente sobre ello. Y ahora no cabe reprochar al actual Gobierno su utopía o no haber defendido correctamente los intereses españoles, porque el PP también estuvo de acuerdo con ese Tratado. Romualdo Bermejo. Barcelona. Menos ferias y más humanidades Con la excusa del Plan Bolonia se pretende liquidar la mayoría de las carreras de Humanidades (15 de 22 actuales) Me pregunto, ¿para qué conmemorar El Quijote o inaugurar la Feria del Libro si luego se destierra la cultura de las universidades? Después de todas las protestas por parte de profesores y estudiantes, Zapatero ha dicho que los cambios que afecten a las humanidades serán para realzar su importancia Creo que sería una pérdida, que no se puede consentir, quitar toda esta rama educativa de un plumazo. La Universidad no debe regirse sólo por criterios estrictamente laborales y económicos. Muchos docentes se resisten a admitir la conversión de la universidad en pura y dura formación profesional. Comparto con ellos la idea de que debe ser un espacio de promoción de la cultura y ciencia, y es ahí donde podremos asentar nuestra sociedad del conocimiento que estaría coja si sólo observáramos el la- Óptima práctica médica En estos días se ha hablado mucho de la adecuada o no práctica médica. Cada cual se guía para juzgar según su propia experiencia. El dolor por los nuestros es igual de importante, pero en nuestro caso únicamente pretendemos con esta carta hacer hincapié en una palabra: dignidad, que quizás, después de tanto vaivenes, se está convirtiendo en manida sin serlo. Escribimos impul-