Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Madrid DOMINGO 5 6 2005 ABC Una familia en el departamento de Madriz, a las puertas de su humilde chamizo. Tienen agua potable gracias a los proyectos de las ONG que financia la Comunidad 1,2 millones de euros dan para mucho. Sirven para hacer pozos, letrinas, granjas, rentabilizar los cultivos, alfabetizar a adultos y crear empleo. De todo ello se han beneficiado miles de personas en Nicaragua, país que acaba de visitar la consejera de Familia y Asuntos Sociales, Beatriz Elorriaga, con el importe de la ayuda a la cooperación al desarrollo del Gobierno regional Euros cargados de futuro en Nicaragua TEXTO: M. J. ÁLVAREZ, e, e. REPORTAJE GRÁFICO: COMUNIDAD MANAGUA (NICARAGUA) Desnutrición; mortalidad infantil; agua contaminada; enfermedades por falta de salubridad; desempleo; miseria... La mitad de la población de Nicaragua- -5.500.000 almas- vive por debajo del umbral de la pobreza. No son noticia. Como ellos hay millones de personas. Sólo cuando media alguna catástrofe natural de las que sacuden el país, en forma de terremotos, inundaciones o huracanes, las imágenes del desastre dan la vuelta al mundo. Pero la pobreza sigue después del olvido. Permanece un día y otro. Como la endémica corrupción y la delicada situación política, social y económica. Se hace crónica a medida que pasa el tiempo. Sin embargo, la solidaridad internacional, la del día a día, abre un resquicio a la esperanza. ción, encabezada por la titular del departamento, Beatriz Elorriaga, y el director general de Inmigración, Carlos Clemente, ha recorrido durante una semana la decena de proyectos gestionados por ONG españolas y locales, acompañados por representantes de todos los partidos. En su periplo, la consejera subrayó su deseo de que esta ayuda no se malgaste en acciones que no den fruto, y que cada euro gastado se traduzca en prosperidad, oportunidades y riqueza Nicaragua se encuentra entre los 12 países prioritarios de la cooperación regional- -ocupa el quinto puesto- -por sus múltiples necesidades y por las consecuencias de la guerra civil de la contra que hace dos décadas destruyó su tejido productivo. Elorriaga, que se desplazó a varios departamentos, dos de ellos con nombres muy españoles, Madriz- -el más deprimido, con el que estamos hermanados- -y León, pulsó la realidad y soportó temperaturas sofocantes. En la calle todo se compra y se vende. Los niños se acercan a los coches en cada semáforo y muestran sus mercancías. Denme un córdoba para comer musitan. Otros exhiben sus ros- tros desfigurados por el pegamento que esnifan. Afirman que van al colegio, pero muchos no saben ni escribir su nombre. Los que no mendigan venden periódicos, comida o lustran zapatos con tan sólo 9 ó 10 años. Saco 15 pesos al día- -1 dólar- dice Danilo. Las Barranquillas se multiplican Nicaragua, el mayor de los países de Centroamérica, se asemeja a una inmensa carretera salpicada de tenderetes- -Pulpería, Pollería, Cocina corriente, anuncios de Movistar, y gentes que esperan. En las ciudades más pobladas, como Managua, que muestra los efectos del terremoto que la arrasó en 1972, las pintadas repiten: ¡Bolaños! Fuera! ¡Ladrón! Es el presidente de la república. Asoman barrios humildes, similares a Las Barranquillas, que serán engullidos con las lluvias al estar en torrenteras. La atención sanitaria sólo cubre lo básico. Para operarse, los nicas tienen que vender algo de su propiedad explica Javier, técnico de Solidarios para el Desarrollo. La falta de material obliga a los enfermos a llevar gasas, vendas... las muestras de orina se recogen en envases de yogures, y, el agua oxigenada, en botes de champú En el campo la situación es aún peor. La extrema pobreza persigue al 70 de los habitantes y el analfabetismo al 50 A las desigualdades, se une la obligación de llevar uniforme en la Tan lejos, tan cerca Es lo que viene haciendo la Consejería de Familia y Asuntos Sociales desde el año 2000 con los proyectos de cooperación y ayuda al desarrollo en este castigado y hermoso país. Con los 1.209.655 euros que ha destinado este año no se pueden hacer milagros, pero sí mejorar las necesidades básicas de miles de nicaragüenses y promover un efecto multiplicador. Sirven para estrechar lazos entre dos mundos bien opuestos. Y para hacer pozos, letrinas, granjas, rentabilizar los cultivos, alfabetizar a adultos y crear empleo. Una delega-