Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional DOMINGO 5 6 2005 ABC El PS francés expulsa de su dirección a Laurent Fabius b La victoria del no en Francia colocó al ex primer ministro de Mitterrand como líder teórico de la izquierda antieuropea, lo que no han podido digerir los socialistas JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. El Consejo Nacional del PS francés ha expulsado de su dirección a Laurent Fabius y sus amigos, que hicieron campaña a favor del no al proyecto de Tratado Constitucional europeo. Al borde de la escisión durante toda la campaña, el aparato socialista se venga con ferocidad de quienes triunfaron con el referéndum pero son minoritarios dentro del partido. A la vista de los enfrentamientos, de una gravedad sin precedentes desde hace por lo menos treinta años, la dirección del PS se ha visto forzada a convocar un congreso excepcional para evitar la ruptura, ganar tiempo e intentar cerrar en noviembre próximo una histórica crisis de identidad. El pasado mes de noviembre el PS celebró un referéndum interno en el que el 56 por ciento de los militantes socialistas aprobaron el sí Tres meses más tarde, Laurent Fabius, ex primer ministro de Mitterrand, hizo campaña a favor del no seguido por otros dirigentes del ala izquierda del PS, como Henri Emmanuelli, ex presidente de la Asamblea Nacional. Las hermanas de Robert McCartney- -Gema (izquierda) y Paula- asesinado en Belfast el pasado mes de enero EPA Cerco policial y judicial al IRA Pese al acuerdo de paz y la promesa de desarme, Londres y Dublín vigilan b La Policía y la Justicia siguen persiguiendo a sus activistas y los servicios de Inteligencia reuniendo información, pese al acuerdo de paz y al anuncio de desarme EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. En los últimos meses siete personas han sido condenadas por la Corte Criminal de Dublín por pertenecer al Ejército Republicano Irlandés (IRA) En su acoso a esa organización terrorista, la Policía norirlandesa ha descubierto diez mil unidades de munición para rifles de asalto, y el Gobierno británico ha anunciado que el poderoso MI 5 (espionaje interior) toma las riendas de la Inteligencia en el Ulster. Por su parte, el Parlamento de Londres ha retirado los sueldos a los diputados del Sinn Fein, entre ellos su presidente, Gerry Adams, en Westminster. Y todo esto mientras sigue vivo el Acuerdo de Paz de Viernes Santo, de 1998, se mantiene la tregua del IRA decretada en 1997, el Sinn Fein continúa siendo interlocutor en las negociaciones para restituir la autonomía norirlandesa y Adams ha anunciado un definitivo desarme de la banda terrorista republicana. Este último paso es crucial para que las conversaciones sobre el Ulster puedan retomarse. Sin él no habrá salida del callejón en el que se encuentra la situación norirlandesa desde que en 2002 se suspendió la autonomía por las quejas del entonces jefe de Gobierno, David Trimble, de infiltración en la Administración de espías del IRA. Trimble ha tenido que dejar la presidencia de su partido, el moderado UUP, ante la barrida electoral en las generales británicas a manos del radical DUP, y en su marcha lanzó una advertencia: fue un error no exigir antes el desarme definitivo del IRA (la organización sólo ha procedido a tres deposiciones de armas en lugares secretos) y el Gobierno de Tony Blair ha sido demasiado benigno en su trato con el Sinn Fein. Algún asesor de Blair admite que el problema principal de partida fue no exigir ese final del IRA como condición previa para los Acuerdos de Paz. Terrorismo y crimen organizado En realidad el IRA sigue reclutando miembros, entrenándolos en el uso de armas y explosivos y comprando munición, como acaba de denunciar la Comisión Independiente de Supervisión del alto el fuego. Y tanto los paramilitares republicanos (IRA, su disidente RIRA y otras ramas como el CIRA y el INLA) como los lealistas protestantes (UDA, UVF y LVF) se encuentran detrás de actos violentos y de importantes redes de crimen organizado. Contradictorios Durante los últimos cien días, François Hollande, primer secretario del PS, dirigió la campaña oficial a favor del sí mientras que Laurent Fabius, número dos del partido, lo hacía en contra. El domingo, un 67 por ciento del electorado de izquierda socialista y comunista votó contra el proyecto y Fabius se significó como líder de toda la izquierda hostil al Tratado. Seis días más tarde, Hollande precipitó ayer una venganza calculada. Tras maniobrar con eficacia entre la burocracia socialista- -favorable al sí -convocó una reunión excepcional del Consejo Nacional del PS que tomó la decisión de expulsar a Fabius y sus amigos de la dirección del partido. Ante la brutalidad sin precedentes de los enfrentamientos es imprescindible un congreso extraordinario para tratar de zanjar la crisis de identidad más grave desde la refundación del PS en el histórico congreso de Epinay de 1971. Mientras tanto, a la espera del mes de noviembre, los socialistas franceses se enzarzan en un peligroso enfrentamiento fratricida, víctimas de su histórica división en un terreno crucial para su identidad política y para el futuro mismo de Francia. Nuevos acusados en el asesinato de McCartney BELFAST. Un tribunal del Ulster dictó ayer prisión preventiva contra dos hombres, supuestamente implicados en el asesinato del norirlandés Robert McCartney- -apuñalado a la salida de una taberna- atribuido a miembros del IRA. Terence Davidson, de Belfast, fue acusado directamente del asesinato de McCartney. El segundo, James McCormick, de Birmingham, ha sido acusado del intento de asesinato de Brendan Devine, amigo de Robert, que fue gravemente herido. En el último semestre, período analizado por el postrer informe de la Comisión de Seguimiento, se han producido tres asesinatos, dos a cargo del UDA y el tercero, el de Robert McCartney, a manos de miembros del IRA. Ha habido también 44 heridos de bala (36 provocados por lealistas y 8 por republicanos) y 54 asaltos violentos (30 obra de lealistas y 24 de republicanos) Estas cifras suponen una reducción de la violencia comparada con años anteriores, pero el informe certifica que el potencial criminal de los paramilitares no se ha reducido, aunque no se teme una vuelta a los atentados terroristas, y que esos grupos tampoco han cejado en su política de exilios obligados en las comunidades que controlan férreamente. Para la Comisión, su implicación en tramas de contrabando, falsificación y blanqueo de dinero constituye además el más serio problema para la normalización de Irlanda del Norte, donde el 60 por ciento del crimen organizado está controlado por los terroristas. Así las cosas, la Policía y los servicios secretos británicos no sólo no han bajado la guardia, sino que han reconstruido sus estructuras para aumentar su presión sobre los grupos paramilitares. Sucesos como el robo de un banco de Belfast, en diciembre pasado, y el asesinato de McCartney, en el mes de enero, ambos realizados por miembros del IRA, han supuesto un descrédito de los republicanos entre parte de los católicos. Aunque electoralmente no ha llevado a un castigo del Sinn Fein en las urnas, sí ha dado una mayor autoridad moral a la Policía norirlandesa, que cada vez es más vista como la instancia que debe imponer el orden en las comunidades. Pero el paso decisivo sólo llegará cuando el Sinn Fein venza sus reticencias y se incorpore en los órganos policiales.