Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Nacional DOMINGO 5 6 2005 ABC Una mujer ahoga a sus dos hijos pequeños e intenta suicidarse en Barcelona La detenida, que se arrojó desde un sexto piso tras avisar a la Policía, dijo que no quería dejar cargas al matarse acudieron a la casa de la presunta asesina, de 34 años, encontraron a sus dos hiios, uno de 2 años y otro de ocho meses, ahogados en la bañera JANOT GUIL BARCELONA. La soleada mañana de sábado llenó de sombras ayer el número 56 de la calle Via Julia, en el distrito de Nou Barris de la ciudad de Barcelona. Al mediodía, decenas de vecinos se arremolinaban a las puertas de este inmueble y mostraban a los periodistas su estupor por lo que acababa de suceder allí horas antes. No entiendo qué le ha podido suceder a María Rosa. adoraba a sus hijos decía Alicia, una amiga de la familia. Mientras, María Rosa M. A. seguía ingresada en el Hospital de la Vall d Hebron con varias fracturas y pronóstico grave, y detenida por un presunto doble homicidio. El de sus dos únicos hijos- -un niño de ocho meses y otro de dos años- a los que los Mossos encontraron ahogados en la bañera del lavabo de su piso. Por la tarde, la Policía Nacional empezó a tomar declaración a familiares y vecinos de María Rosa. Entre ellos, estaba previsto que declarara su marido y padre de sus hijos, Felipe, que estaba en Girona haciendo unas gestiones cuando ocurrió todo y fue avisado por la Policía para que se desplazara a Barcelona. Sin embargo, fuentes policiales informaron que el impacto emocional que sufrió el padre le impidió poder declarar y se pospuso su relato. Según fuentes policiales, María Rosa M. A, de 34 años y nacionalidad española, llamó ayer al 091 a las 10: 10 de la mañana. Avisó de que había matado a sus dos hijos, de 2 años y de 8 meses, y b Cuando los agentes dio su dirección: el primer piso de un bloque de seis en Via Julia, 56. Acto seguido, se subió a la azotea del edificio donde vive- -de cinco pisos y entresuelo- -y se arrojó al vacío por el patio de luces. El ruido de su caída fue oído por algunos vecinos, aunque no por sus padres, que viven debajo de María Rosa, en el entresuelo. Cuando su marido no estaba Los primeros agentes del orden que llegaron a la casa de María Rosa fueron de los Mossos, que colaboran con la Policía Nacional en la seguridad de la zona como una fase más en su despliegue definitivo en Barcelona. Según se informó desde la Jefatura Superior de la Policía de Cataluña, María Rosa M. A. se encontraba consciente cuando llegó la patrulla de los Mossos, a la que dijo que había matado a sus hijos porque no quería dejar cargas La mujer no había perdido el conocimiento tras la caída y pudo hablar con La abuela de los niños encontrados muertos, a la salida del domicilio los Mossos a los que indicó que se había tirado de la azotea porque se quería matar. La presunta infanticida también les dijo que había aprovechado que su marido se encontraba fuera para ahogar a sus dos hijos y luego lanzarse desde la azotea del edificio, porque si él hubie- ELENA CARRERAS El cuarto caso de infanticidio en España en lo que va de año BARCELONA. El de ayer es el cuarto caso de infanticidio registrado en España en lo que va de año. El primero de los casos se produjo el 2 de enero en la localidad valenciana de Burjassot, cuando una mujer arrojó a su hijo recién nacido por la ventana de su domicilio nada más dar a luz en su propia casa. El bebé, aún con el cordón umbilical, sobrevivió a la caída, pero falleció poco después. El pasado 8 de febrero, un ciudadano boliviano fue detenido por los Mossos de Esquadra después de que llevara a su bebé de tres meses ya muerto al hospital de Manresa (Barcelona) y se comprobara que había fallecido por un fuerte golpe en la cabeza. Dos días después, el juez ordenó el ingreso en prisión del detenido acusado de un delito de asesinato. Un mes después, el 13 de abril, un hombre de 35 años fue detenido por la muerte a martillazos en su vivienda de Elche (Alicante) de su mujer y sus dos hijos, de 6 y 12 años. ra estado en su domicilio no hubiera podido hacerlo. Tras hablar con María Rosa, los agentes hallaron a los niños muertos en la bañera de su piso. Tras enterarse de lo sucedido, los padres de María Rosa también tuvieron que ser atendidos por una crisis de nervios y ansiedad. Acompañados por profesionales sanitarios y con la ayuda de los una mascarilla de oxígeno, en el caso del padre, abandonaron su domicilio al mediodía y fueron llevados al Vall d Hebron. Detrás de ellos, un alud de comentarios. Aunque la Policía no quiso elucubrar sobre la situación familiar de María Rosa y su relación con Felipe, también de nacionalidad española, no constan denuncias por malos tratos ni hay indicios de que existieran problemas familiares, como ayer corroboraban muchos vecinos. El vecindario tampoco recordaba que hubiera sufrido algún tipo de trastorno mental. Ante la posibilidad de que el móvil fuera algún problema económico, una vecina afirmó que María Rosa y su compañero trabajaban y que incluso tenían unos terrenos en Girona.