Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Nacional DOMINGO 5 6 2005 ABC El Príncipe: Me enorgullece ver letreros de marcas españolas en las calles de Japón b Don Felipe y Doña Letizia escu- FEDERICO TRILLO- FIGUEROA Diputado del PP y ex ministro de Defensa En la polémica del Yak me he sentido perseguido y utilizado por Bono El que era titular del Ministerio de Defensa cuando se produjo el accidente del Yak- 42 reprocha al Gobierno actual que ordenara al fiscal general que le inculpara a él y a sus colaboradores, algo que no ha hecho con los terroristas TEXTO: P. BRIONGOS J. C. FERRIOL FOTO: JAVIER PEIRÓ charon emocionados el relato de una familia española que después de ser arrastrada por el tsunami en Tailandia pudo reencontrarse ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS ENVIADA ESPECIAL TOKIO. En su tercera visita a Japón, Su Alteza Real el Príncipe de Asturias mostró ayer su satisfacción por la presencia de marcas españolas en las principales calles comerciales de Tokio y otras ciudades de este país asiático. Como español- -afirmó- me enorgullece ver entre los abigarrados letreros luminosos no pocas marcas españolas de renombre mundial Y es que en las mejores avenidas de la capital japonesa y junto a los establecimientos de las firmas más internacionales destacan los escaparates de tiendas como Loewe, Zara, Adolfo Domínguez, Camper, Lladró y Mango. También se refirió Don Felipe a otras muchas compañías españolas cuya labor es menos visible, pero igualmente garante del futuro de la economía española y subrayó cómo las empresas de nuestro país se han volcado al mundo como nunca en su historia reciente Don Felipe hizo estas afirmaciones durante una recepción que ofreció a la colonia española residente en Japón, integrada por unas 1.500 personas. Acompañado por la Princesa de Asturias, el Heredero de la Corona conversó largamente con sus compatriotas, entre ellos, muchos religiosos, así como directivos y empleados de empresas españolas. También se encontraba un nutrido grupo de profesores de español, idioma que estudian unos 80.000 japoneses en academias privadas y que se verá potenciado con la apertura de un Instituto Cervantes en Tokio. VALENCIA. Los acontecimientos le han estigmatizado tras una brillante carrera política. De uno de ellos salió airoso: el asalto a la isla de Perejil. Del otro, el accidente del Yak- 42, todavía no se ha repuesto. Federico Trillo- Figueroa ha entregado ya sus memorias a una editorial y se publicarán en breve. Así es la política. Manda huevos. ¿Por qué no dimitió después del accidente del Yak- 42? -Pues mire, sí dimití. Lo hice cuando al llegar a Torrejón y después de preparar con el máximo cariño el funeral de los 62 españoles, me encontré, sin previa audiencia, condenado por unos familiares que, naturalmente indignados por la pérdida de sus seres queridos, me tacharon de asesino. Comprendí desde ese momento que era imposible convencer a aquellas personas de que poca responsabilidad podía tener el ministro o el ministerio en un accidente que se produjo por error humano de los pilotos. Y en consecuencia, aquellas misma noche puse el cargo a disposición del presidente del Gobierno. Pero él me pidió que hiciera frente a nuestra responsabilidad política averiguando hasta donde fuera posible la verdad de lo que inquietaba a las familias. Ese fue mi empeño desde el día 26 de mayo hasta el día que abandoné el Ministerio, cuando dejé en manos de mi sucesor más de 5.000 folios, encuadernados en 15 volúmenes, en una estantería, y de la que él (José Bono) ha hecho el uso que estamos viendo, para perseguir y tratar de imputar una responsabilidad tan grave como es la consecuencia de la muerte de 62 españoles a su antecesor. Trillo recuerda que presentó su dimisión a Aznar, pero que éste no se la aceptó ¿Cree que el actual ministro de Defensa mantiene una actitud poco decorosa con usted? -He respetado hasta el día de la comparecencia del ministro en el pleno el silencio que prometí por respeto a las víctimas. Aquella misma tarde el ministro me llamó para subrayarme que él daba por saldada cualquier responsabilidad porque no me había contradicho. Lo ocurrido desde entonces acá es algo que no me ha explicado. No haré un juicio de intenciones. Pero si me pregunta por mi sentimiento desde entonces, le diré que me he sentido perseguido y utilizado por mi sucesor. -Da la sensación de que en un principio el ministro de Defensa decidió no hurgar en la herida. Pero, por lo que dice, eso ha cambiado... -Es que no puedo explicarme de otra forma que desde entonces se hayan resucitado a cada instante el dolor de esas familias para confundirlas con datos que ya eran conocidos públicamente y explicados, como las subcontrataciones de Namsa. Todas esas imputaciones, en ocasiones veladas o expresas, son indiciarias de una actitud de persecución. Y si añade que el Gobierno dio instrucciones al Fiscal General del Estado para perseguir e inculpar ante la Audiencia Nacional a toda la cúpula directiva del Ministerio de Defensa que yo dirigí, entenderá que me sienta perseguido. Esa es la actitud que ha tenido el Gobierno socialista para conmigo y mis colaboradores, y no es la que ha tenido para con los terroristas y sus colaboradores. ¿Cree que se está instrumentalizando a las víctimas del Yak? -Lo que sí creo que los familiares debieron hacerse la pregunta que usted me ha hecho a mí. Si están siendo utilizados para fines políticos. -Se lo pregunto de otra manera. ¿Cree que el Ministerio está filtrando informaciones de este tema? (Sonríe) Eso no es que yo lo crea. Es que resulta evidente, notorio, manifiesto y palmario, que dice el diccionario. A mí se me trató de imputar la contratación de un seguro contra accidentes personales que sólo podían filtrar, o la aseguradora, a la que no le convenía, o al titular, que era el ministro de Defensa. Les presento a tres héroes En la recepción, los Príncipes escucharon emocionados el relato de los cinco miembros de una familia muy especial: la integrada por Fernando Álvarez y María Belón y sus tres hijos, Lucas, Tomás y Simón, de once, nueve y cinco años. Desde hace tres años viven en Japón, donde Fernando trabaja para la empresa Gillette. Las pasadas Navidades el tsunami les sorprendió en la piscina de un hotel de Tailandia. La gran ola les arrastró y les separó. Dos días después, milagrosamente, se reencontraron en un hospital. Ayer, seis meses después, el matrimonio saludó a los Príncipes: Les vamos a presentar a tres héroes dijo María, en referencia a sus hijos.