Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 5 6 2005 Opinión 7 ESCENAS POLÍTICAS LA MANIFESTACIÓN Q DE AQUELLOS LAZOS A ESTAS PULSERAS N los periódicos provincianos a los que nunca se les hizo justicia y donde empezaron a escribir muchos ingenios de este Reino, solía haber una pequeña sección titulada El vuelo de las aves anilladas Informaba de las anillas encontradas por mayetos y lugareños en aves cazadas con una escopetilla de perdigones o apresadas con liria. Decían sus gacetillas: En el cortijo Rompeserones y por su casero ha sido capturada una garcilla que portaba en una de sus patas una anilla con la inscripción Copenhag. Nat. Museum 1964 249875 Cuando entré de redactor en prácticas en ABC de Sevilla, escribí muchas de aquellas notas. Desde los pueblos, los que habían encontrado un ave anillada enviaban dentro de un sobre azulina el trozo de metal que el pajarito, ¡animalito! llevaba en la pata. Si aquellas notas servían científicamente para algo, nunca lo supe, en aquella prehistoANTONIO ria de una ecología donde las aves miBURGOS gratorias no eran aún controladas por GPS. De las aves anilladas hemos pasado a los españoles anillados. Si existiera aún esa sección en los diarios, la habrían actualizado: La moda de los españoles anillados Y en ella podríamos leer gacetillas que dirían aproximadamente: En misa de 11 de la iglesia de la Concepción ha sido hallada una señora de la especie Barrio de Salamanca, que portaba en su muñeca izquierda una anilla de goma de color amarillo con la inscripción 100 católico En el vestuario del estadio de Heliópolis ha sido encontrada una pareja de jugadores del Betis que llevaban en sus muñecas una pulsera verde de plástico duro con el letrero: Sentir, luchar, ganar. Podemos En el pleno del Ayuntamiento de Madrid ha sido encontrado un ejemplar auténtico de Ruiz- Gallar- E dón, que en la mano derecha con la que hace política para complacer a la izquierda llevaba una pulsera de silicona, de color rosa PSOE oscuro, con la leyenda Madrid 2012 Y así, en días sucesivos leeríamos en esa sección el hallazgo de españoles anillados con las pulseras de la lucha contra el cáncer, contra la esclerosis múltiple, contra el sida. Pulseras contra el racismo y pulseras a favor de la solidaridad, tópicos progres de silicona en la muñeca. Pulseras para que los alumnos de Tercero se paguen el viaje de paso del Ecuador; que no sé qué Ecuador pasan ahora los estudiantes, cuando todo Ecuador se ha venido a trabajar a España... Pulseras de todo y por su orden. Pulseras del cuento de la lechera de los que hacen caridad con dinero ajeno: Si vendemos un millón de pulseras, a un euro cada una, es un millón de euros Pulseras naturalmente fabricadas en China. Que inventen ellos y que fabriquen los chinos. Pulseras de diseño y pulseras de chuchiperri. Pulseras verdaderas y pulseras falsas. Los que antes te daban el timo poniéndote en la puerta del Cortinglés un lazo rojo diciendo que el dinero era para los enfermos del sida, te venden ahora una pulsera que pone no sé qué del sida. Antes les dabas la voluntad, el durito en la alcancía. Ahora el fraude es de precio fijo: el antiguo timador del lazo rojo que te vende la pulsera falsa contra el sida te engaña a euro el pelotazo. De la moda de los lazos hemos pasado a las pulseras presuntamente solidarias. Me acuerdo ahora de aquella España de los lazos negros contra la ETA. De la angustiada España del lazo azul que pedía la liberación de Ortega Lara. ¿Para qué sirvieron aquellos lazos, aquel dolor? Nada de aquello existe ya. Viendo la manifestación de las víctimas del terrorismo pensaba anoche que este Gobierno nos quiere poner a todos la pulsera de la falsa paz, del embuste del diálogo. Nos quiere anillar con una traílla de silicona que diga: Olvida a los mil asesinados por la ETA UÉ mal, qué requetemal, qué rematadamente mal ha llevado Zapatero esta desafortunada negociación con Eta para tratar de poner fin al terrorismo. Ha enseñado sus cartas, ha rendido sus armas, ha explicado sus condiciones desde el primer momento y ha facilitado que los secretos de una negociación delicada se conviertan en secretos a voces. Ha permitido que sean los terroristas quienes proclamen públicamente sus condiciones y quienes tomen la iniciativa, tanto con exigencias como con atentados. Gracias a una política de claudicaciones, de cobardías y de paños calientes, la banda etarra ha dejado de padecer una situación de precariedad en la financiación, de dificultad JAIME en la leva de alevines de CAMPMANY asesino, de tener casi a todos sus dirigentes en la cárcel y de verse acosada en España y en Francia, para pasar de nuevo a la planificación de los bombazos, a la recaudación sustanciosa del impuesto revolucionario y a disponer de una representación política de nueve miembros en el Parlamento vasco. Esos nueve miembros han sido los suficientes para imponer un presidente en la asamblea autonómica y serán los suficientes para la elección del lehendakari. Son nueve escaños situados justamente en medio del PNV y sus socios, por un lado, y del Partido Socialista y el Popular, por otro, y por lo tanto deciden los acuerdos del Parlamento con su arbitraje. Y encima, para celebrar sus claudicaciones en la lucha contra la banda etarra, Zapatero les ofrece la mano y les invita a una negociación si dejan las armas La reacción inmediata de la dirección etarra la conocen ustedes: declarar públicamente que Eta no va a abandonar las armas así como así, organizar una cadena de explosiones en Guipúzcoa, en Bilbao y en Madrid, presionar a los empresarios para que paguen el impuesto y exigir la inmediata legalización de Herri Batasuna para empezar a hablar. Las cosas no se pueden hacer peor. Hasta los propios socialistas tienen que reconocer, y son muchos los que ya lo reconocen, que estamos en manos de inexpertos, tan torpes y tan ilusos como audaces. Y además tienen la soberbia del tonto. No han escuchado ni las voces del adversario ni las que les han llegado desde su propia casa. Zapatero hace más caso a Maragall y a Carod- Rovira que al socialista Vázquez, al socialista Rodríguez Ibarra, al socialista Bono o a la socialista Rosa Díez, por citar a algunos de los discretos discrepantes. Ayer mismo, se encontró Zapatero ante una manifestación que desbordó todas las previsiones de asistencia. Cientos y cientos de miles de españoles que pedían un trato de dignidad y de atención para las víctimas del terrorismo por parte del Gobierno, recibieron estas dos respuestas: la de Gregorio Peces- Barba escapando cobardemente de su obligado puesto en la manifestación Yo soy representante del Gobierno, no de las víctimas y la del propio Zapatero: No daré marcha atrás en la negociación aunque la manifestación sea un éxito Además de errados, cerriles.