Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad SÁBADO 4 6 2005 ABC Uno de cada tres españoles cree que el Gobierno debe priorizar la ciencia ABC MADRID. Uno de cada tres españoles cree que la ciencia y la tecnología deberían ser una de las prioridades del Gobierno, mientras que seis de cada diez son partidarios de aumentar los recursos públicos destinados a esa política. Estos son los principales datos que recoge la segunda Encuesta Nacional sobre Percepción Social de la Ciencia y Tecnología 2004, que fue presentada ayer. El estudio afirma que los vascos, catalanes y asturianos son los que más apuestan por el incremento en el gasto científico, así como las personas con una menor religiosidad las que más interés demuestran por estos temas. No se encuentran diferencias, en cambio, en torno al cáncer, ya que el 80 cree que la investigación es el mejor camino para su curación, a diferencia del sida, que genera grandes diferencias de percepción ya que, según los autores del estudio, aparecen reflejadas en las contestaciones las posiciones políticas y religiosas de los entrevistados. La alteración de un único gen en la mosca del vinagre ha sido suficiente para cambiar por completo un complicado patrón de conducta sexual. Con ese gen modificado, las hembras empezaron a comportarse como machos y los machos, como hembras Con alas y a lo loco TEXTO: JOSÉ MANUEL NIEVES Acuerdo mayoritario En caso de enfermedad grave y necesidad de operación arriesgada, el 76,3 de los encuestados tendría en cuenta principalmente la opinión exclusiva de médicos y especialistas, mientras que el 5,1 se guiaría por informaciones alternativas alejadas de la ciencia Precisamente el 76 de los encuestados opina que el esfuerzo investigador debe ser más importante en el ámbito médico que en otros, como el medio ambiente o las nuevas fuentes de energía. En cuanto a la remuneración económica de la profesión de investigador, el 38,2 %l a considera algo insuficiente frente al 35,9 que habla de suficiencia una situación que casi la mitad atribuye a la falta de medios y el 27,5 al Estado. MADRID. No hay que dejarse engañar por el tamaño. El hecho de que se trate de una simple mosca no significa que no pueda ser tan compleja, o casi, como un ser humano. Se podría decir, además, y sin miedo a equivocarse, que ha sido precisamente esa pequeña mosca, la del vinagre, la que más puertas nos ha abierto al complejo mundo de la genómica y la genética. Gracias a Drosophila melanogaster, la cadena de genes en doble espiral que es el ADN ha ido revelando, uno a uno, muchos de sus secretos mejor guardados. Y cuando por fin los científicos consiguieron descifrar el que se suponía el más complejo de todos los genomas, el nuestro, se encontraron con la sorpresa de que apenas si doblaba al de este pequeño díptero. Ahora, Ebru Demir and Barry J. Dickson, de la Academia Austriaca de Ciencias, con sede en Viena, han descubierto que basta con alterar uno solo de los 13.600 genes de una mosca del vinagre para provocar cambios bruscos, o incluso invertir por completo, su comportamento sexual. Con ese único gen modificado, las hembras empezaron, durante los experimentos, a comportarse como machos y los machos, como hembras. El hallazgo, considerado de la máxima importancia, ocupó ayer la portada de la revista Cell Drosophila melanogaster Hasta ahora no se sabía que todo un patrón de conducta pudiera depender de un único factor biológico Pero Demir y Dickson han conseguido encontrar el interruptor genético aparentemente responsable de toda esta cascada de comportamientos. Y lo han trucado. El gen fru como lo llaman los investigadores, tiene dos versiones bien diferenciadas, una para los machos y otra para las hembras. Lo que han hecho los científicos es colocar la versión macho en las hembras, y viceversa. Y observar después los sorprendentes resultados. Las moscas hembra con la versión masculina del gen se comportaban como si fueran machos, desplegando con Complicado cortejo El comportamiento sexual de una mosca del vinagre consiste en un complicado código de aproximaciones, toqueteteos, danzas, lenguetazos y frenéticos aleteos. Son los machos, normalmente, quienes despliegan toda esta actividad en cuanto detectan la proximidad de una hembra. Ellas, de actitud más pasiva, se dejan cortejar y por lo general, además, acceden sin mayores problemas a las pretensiones de su galanteador. otras hembras toda la panoplia sexual propia del cortejo masculino y mostrando también gestos amorosos hacia los machos modificados, que expresaban feromonas femeninas. Hemos conseguido invertir los roles sexuales durante el cortejo de la Drosophila explicaba ayer Dickson durante una rueda de prensa. Los machos, por su parte, permanecían anormalmente pasivos, incluso cuando se les encerraba a solas con una hembra. Genes y comportamiento El propio investigador no duda en calificar de sensacional su descubrimiento, ya que hasta ahora no se sabía que todo un patrón de conducta, tanto masculina como femenina, pudiera depender de un único factor biológico. Esta clase de interruptores genéticos se relacionaban, hasta el momento, con procesos meramente físicos, como la formación de determinados órganos y sistemas orgánicos en el desarrollo del embrión. Pero el comportamiento es algo que se consideraba demasiado complejo como para depender de una única variable biológica. La polémica alrededor de los denominados genes del comportamiento que en teoría pueden explicar desde la violencia a las tendencias homosexuales, es una de las más agrias de cuantas rodean a la moderna biología. La clave de este trabajo- -afirma Dickson- -es haber podido demostrar que un gen específico es suficiente para producir una determinada conducta No veo ninguna razón- -afirma el científico- -por la que el comportamiento natural, que es consecuencia de cómo el sistema nervioso está construido, debería funcionar de forma diferente a como lo hacen los órganos. Creo que es precisamente éste el mayor valor de nuestro trabajo