Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional SÁBADO 4 6 2005 ABC elecciones gallegas El paisaje El 19- J es visto en la Costa de la Muerte con cierta distancia, entre la resignación y esa especie de fatalismo que a veces desprenden sus hombres y mujeres Este país no lo cambia ni Dios... TEXTO: PABLO MUÑOZ FOTOS: MIGUEL MUÑIZ MUXÍA LAXE. A las once de la mañana, en la cofradía de pescadores de Muxía aún hay poca actividad. Los barcos de bajura, que han salido de madrugada, no regresan a puerto hasta media tarde y es a partir de entonces cuando la lonja entra en ebullición. Por tanto, la hora es propicia para una charla con esos hombres de la mar ya jubilados o cuyo trabajo se desarrolla, paradójicamente, en tierra. Nacho Castro es el gerente de la cofradía, que agrupa a 208 familias, y ya en sus primeras frases demuestra una gran distancia respecto a las elecciones autonómicas. Claro que nos afectan los resultados que pueda haber, y mucho... Pero qué quiere que le diga, aquí hay desconfianza hacia los políticos Sin entrar a apoyar a un partido u otro, porque no es el caso sí muestra su escepticismo ante la posibilidad de que se produzca un cambio de gobierno en la Xunta: Si no lo hubo en las elecciones locales después de lo del Prestige ahora veo muy difícil que lo haya Dejar pasar las cosas Castro habla en un tono de voz bajo, con un cerrado acento gallego que a veces es difícil entender para alguien de fuera de aquí. De sus palabras se desprende algo muy parecido al fatalismo, aunque como todos con los que se habla no lo reconoce. Sin embargo, a ojos del observador parece como si la dureza de la mar, que en cualquier momento dispone de las vidas de cuantos en ella trabajan, hubiera calado en sus mentes y convencido de que es inútil luchar, de que lo que tenga que venir vendrá de forma inexorable. Hace falta que pasen tres o cuatro generaciones para que cambie la mentalidad de la gente asegura un marinero poco después de llegar a puerto al filo de las seis de la tarde, después de una jornada que había comenzado a las tres de la madrugada. Somos in- Una mujer y su nieta pasean junto al Santuario de la Barca, en Muxía fluenciables, soportamos vivir bajo la presión de alguien, dejamos pasar las cosas como si nada ocurriera añade con una media sonrisa. Por eso en Muxía las elecciones autonómicas parecen pasar de puntillas, sin atisbo de que se vaya a producir una confrontación de ideas entre los distintos partidos. Aquí nos conocemos todos dice otro marinero, sabemos quién vota a qué. Al menos en este pueblo, ganará el PP, como toda la vida. Ya lo verá, no habrá sorpresas En la asociación de palilleiras Nosa Señora da Barca cuatro mujeres hacen sonar los bolillos. Tampoco ellas muestran el menor interés por el 19- J, a pesar de que la mesa en la que están invita a la tertulia: Sí, claro que votaremos, lo hacemos siempre, aunque no nos interesa la política afirma una de ellas. Y votaremos a los mismos. Yo no cambio de chaqueta, y mi marido tampoco añade otra con una media sonrisa en el rostro. ¿A don Manuel dice? Eso no se responde, el voto es secreto Pero por la forma en que sus Costa de la Mu e ert La Coruña Laxe Muros Pontevedra Lugo Hace falta que pasen tres o cuatro generaciones para que cambie la mentalidad de la gente Orense