Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 4 6 2005 Nacional 15 GRIETAS EN EL SOCIALISMO CATALÁN FÉLIX DE AZÚA Escritor y firmante del manifiesto Por un nuevo partido en Cataluña Me inquieta que el nacionalismo fanático extienda en Cataluña el odio a los españoles BARCELONA. El próximo martes, un grupo de intelectuales catalanes de ámbitos diversos presentará el manifiesto Por un nuevo partido en Cataluña iniciativa que llega un año y medio después del acceso de los socialistas a la presidencia de la Generalitat. Están convencidos de que el nacionalismo sigue mandando en el gobierno catalán. Félix de Azúa es uno de los impulsores de un plan que busca romper el discurso único imperante. ¿Cuál ha sido el detonante que les ha llevado a promover este manifiesto? -Los que hemos firmado el escrito somos muchos y diversos. En mi caso, lo que me produce mayor inquietud es la extensión del odio a los españoles y el proyecto de los nacionalistas fanáticos para reproducir en Cataluña la situación vasca. ¿Hasta dónde están dispuestos a comprometerse políticamente? -Cada cual actuará libremente y según sus capacidades. Yo no estoy particularmente interesado en la política práctica. ¿Le preocupa que les cuelguen la etiqueta de lerrouxistas -No, en absoluto. De hecho hay un lerrouxismo a la inversa, mucho más verdadero. Un diputado independentista y sus columnistas de pesebre nos califican de pijos resentidos con la intención de azuzar el espantajo de la burguesía catalana de Pedralbes, antiobrera y españolista. A la gente normal estos infantilismos le dan risa. -Cuando estalló el caso Carod usted escribió: Suponíamos que la izquierda podía ser menos incompetente (que CiU) Una ingenuidad ¿Un año y medio después de la llegada del PSC a la Generalitat, se siente frustrado o desamparado? -No es cosa que deba juzgarse sentimentalmente. Mi impresión es más bien pragmática. Creo que el lugar en donde vivo se está deteriorando y trato de que no vaya a peor. Me da mucha pereza cambiar de domicilio. ¿Cree que se ha impuesto en Cataluña el discurso único? -Los vascos tienen un partido al que votar, el PSE, que no plantea la hostilidad hacia España (por ahora) En Cataluña no lo hay. El PP es premoderno y no sirve. -Pasqual Maragall sostiene que la contraposición entre discurso social e identitario es una dicotomía falsa. ¿Qué opinión le merece esa postura, teniendo en cuenta que viene de un líder socialista? -Nacionalismo y socialismo son incompatibles. No conozco ni un solo nacionalismo de izquierdas. Quizás Dios ha bendecido a Cataluña con esa dife- Azúa aparca por unos momentos la literatura para denunciar la imposición del nacionalismo con su apoyo al manifiesto Por un nuevo partido en Cataluña TEXTO: IVA ANGUERA DE SOJO FOTOGRAFÍA: ELENA CARRERAS rencia, pero será difícil de demostrar. Los jefes del nacionalismo europeo se llaman Le Pen o Haider y en España, Blas Piñar. ¿Atribuye ese discurso de Maragall a la influencia de Esquerra o a méritos propios? -Es evidente que Maragall está preso de los votos de los independentistas. Y no sólo él. Convergencia compite con ellos en fanatismo. El mayor problema es la falta de convicciones profundas entre los políticos catalanes. Les come la moral el que grita más fuerte. ¿Qué hay de cierto en las quejas de Maragall y Carod en el sentido de que la derecha española magnifica sus errores para atacar al Gobierno de Zapatero? -Hay millones de catalanes a los que la caricatura del Madrid satánico no les impresiona absolutamente nada. Saben que es el telón que esconde una bien demostrada incompetencia local. ¿Cree que el pensamiento nacionalista se ha impuesto en el PSC o el problema es el de un partido acom- Maragall está preso de los votos de los independentistas. Y no sólo él. También lo está Convergencia plejado ante el nacionalismo catalán? -El problema es el grupo de viejos dirigentes que no tienen nada mejor que ofrecer que más nacionalismo. Si fueran jóvenes estarían en el partido de Carod. El PSC tiene que renovarse si quiere conservar una voz propia. ¿Coincide con la definición del catalanismo del PSC como nacionalismo implícito que denuncian algunos militantes socialistas? -Sí, es la herencia de los años setenta. Algo totalmente rancio que por desdicha ha convertido a los de Iniciativa, ¡la extrema izquierda! en un jardín de infancia. ¿Cree que hay voluntad en ese sec- tor de romper con el PSC y crear ese partido que ustedes reclaman? -Será muy difícil, pero supongo que ganas no faltan. -Denuncian que ningún partido en Cataluña les representa. ¿Tampoco el PP? -El PP no es un partido moderno. Es inconcebible que quiera imponer clases de religión, que impida la investigación científica o que se tome en serio al Vaticano. Cuando ese partido acabe con los restos de franquismo que le asfixian, cambiará todo el panorama político de España. ¿Cree que el giro catalanista de Piqué ha plegado a los populares al discurso nacionalista? ¡Qué remedio! Les apedrean las sedes, les tiran huevos cuando ponen flores a los héroes catalanes, les impiden hablar en la Universidad, les desprecian constantemente, se burlan de ellos en todos los medios públicos... Y sus colegas sonríen y les dan palmaditas en la espalda. ¿A qué sector de la sociedad catalana representan? ¿Está de acuerdo con quienes los identifican con los emigrantes del resto de España que llegaron en los cincuenta y sesenta? -Cada cual debe de representar una parte distinta, porque hay miles de llamadas de gentes que quieren adherirse al escrito. Sin embargo, no queremos representar nada más que la insumisión o el disenso. Son los partidos los que debieran representar a las clases, pero el nacionalismo, como usted sabe, disimula que aún hay clases. -Usted secundó también el manifiesto de intelectuales contra la Barcelona antitaurina Se ha convertido en un experto en batallas políticamente incorrectas. -La incorrección política de hoy es la corrección política de mañana... -Como profesor universitario, ¿cree que la política lingüística en defensa del catalán resta potencialidad a la Universidad catalana? -No podría afirmarlo con datos. Más bien creo que la educación en general es un desastre. Proporcionalmente, el presupuesto catalán de educación es el más bajo de España. -Como escritor, ¿qué opina de la marginación de los escritores en castellano de la Feria de Frankfurt? -Me parece muy bien. Creo que habría que darle la vuelta. Dado el desprecio que manifiestan las autoridades (aunque no los colegas) hacia estos escritores, a Frankfurt no debería acudir ningún escritor en lengua castellana, de manera que los alemanes se enteraran de cuál es la situación real en Cataluña. Es un error bailarle el agua a los intolerantes.