Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 4 6 2005 Opinión 7 CARLOS KILLIAN momentos de crisis. Cuando la crisis llegó, la ocurrencia fue suprimir el Pacto. En el 2000 se acordó una Agenda de reformas, que ha sido inmediatamente postergada para no tener que enfrentarse al inmovilismo atávico de una parte de las sociedades francesa y alemana. Precisamente esos dos grandes países patrocinaron el Tratado de Niza, destinado a posibilitar la conducción de una Europa reunificada. Y justo cuando Europa acaba de reunificarse, y camina sin problemas institucionales, se pretende suprimir Niza y hacer un nuevo reparto de poder tan injustificado como equivocado. La desconfianza ha sido el resultado. El riesgo es que todo lo que de bueno hay en la Unión Europea sufra las consecuencias de un liderazgo insuficiente, errático y equivocado. Especialmente cuando ese liderazgo ha pretendido convertirse en voz única de todos los europeos. La situación ahora no es fácil, pero no es imposible. La idea de continuar con el proceso de ratificación de la Constitución en los demás países me parece algo excéntrica. No creo que el voto de los demás baste para olvidar el no francés y holandés. Tampoco es más seria la idea de retocar el texto y volver a presentarlo al pueblo francés en referéndum. Además de ser una falta de respeto a la democracia hay que tener en cuenta que el no francés no tiene una sola causa, sino muchas, por lo que no puede ser evitado mediante trucos. Mucho más desacertada me parece la idea de extraer algunos capítulos de la Constitución y forzar su aprobación por los Gobiernos europeos. Especialmente grave sería si se quisiera así modificar el reparto de poder en el Consejo Europeo. Algunos líderes nacionales ya han advertido que en esos términos no aceptarían, y tienen muy buenas razones para ello. LA ESPUMA DE LOS DÍAS LAS VÍCTIMAS DE LA PAZ L La idea de continuar con el proceso de ratificación de la Constitución en los demás países me parece algo excéntrica. No creo que el voto de los demás baste para olvidar el no francés y holandés Quizá la mejor solución sea hacer algo nuevo. Y lo verdaderamente nuevo sería cumplir lo acordado. Eso es justo lo que todavía no se ha probado a hacer. Cumplir el Tratado de Niza, cumplir el Pacto de Estabilidad, cumplir la Agenda de Lisboa y fortalecer la Alianza con los Estados Unidos. La frivolidad no es un rasgo de identidad europeo, ni tampoco el derrotismo o la desconfianza. Lo genuinamente europeo es encarar de una vez los problemas y poner manos a la obra, con entusiasmo, y con amigos que nos sigan ayudando a defendernos. 2005 The Wall Street Journal PALABRAS CRUZADAS ¿La aparición de una corriente crítica en el PSC puede acabar con Maragall? ZAPATERO, LA RED DE MARAGALL N política se suele decir eso de que fuera de la iglesia no hay salvación, que fuera hace mucho frío, o peor solo que mal acompañado. Ejemplos hay bien recientes del batacazo que se han dado quienes tiraron por la calle de en medio para buscar fortuna bajo nuevos paraguas. La mayoría de los socialistas catalanes no pueden más de las maragalladas pero tienen muy en cuenta experiencias anteriores y a pesar de la creación de Ágora y Socialistas en positivo podemos apostar a que el fin del mundo no llegará para Maragall de la mano de los suyos, sino de los votos depositados en las urnas cuando llegue el momento de ir a las urnas. Su política ha resultado un fiasco, ha PILAR metido en un brete a Zapatero, ha puesto CERNUDA Cataluña patas arriba, ha buscado los peores socios para gobernar... pero el PSC tiene 21 escaños en el Congreso de los Diputados. Y Maragall cuenta y contará con todas las bendiciones de un ZP que si pierde esos votos, más los 8 de ERC, tiene que dejar su sitio a un Rajoy que el 14- M le pisó los talones. Está bien que surjan voces críticas en el entorno de quien merece todas las críticas. Pero que no canten victoria los que se las prometen muy felices: hay Maragall para rato, porque Zapatero, por las noches, pone velas a todos los santos mirando hacia la Generalitat. A PASQUAL LE QUEDA POCO OR una vez coincido con mi vecina de columna: Maragall es un desastre. En año y medio de legislatura ha causado más estropicios que Pujol en veinte años. Pero no coincido tanto con la vecina en los efectos del maragallato. A Don Pasqualone le ha llegado la hora de los cuchillos largos: los capitanes de su partido, que tanto presumían de enfrentarse al PSOE, han puesto precio a su cabeza. Maragall ya no puede ser: el día menos pensado hace que todo el tinglado, que da de vivir a tantos, estalle. Por eso, los que nunca vivieron tan bien como ahora han sido los primeros en detectar el mal: delenda est Maragall, un estropicio ambulante. FERNANDO Sí, triunfará la rebelión de los que JÁUREGUI no quieren que se desvirtúe el socialismo clásico a manos de un tipo como Carod. Triunfará, ay, la revuelta de quienes no quieren perder sus privilegios por culpa de un fundamentalista catalanista. Ahí es donde discrepo de Pilar: el maragallato no va a triunfar, no se irá de rositas, con las tonterías que está haciendo. Son muchos los socialistas que dicen que no han pasado por lo que han pasado para que ahora venga el nieto del vate a pasearse con el caballo nacionalista, aplastando dos siglos de historia proletaria. E P ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate AS víctimas se manifiestan, las víctimas son un problema necesario. Si fuera posible buscarles una patria lejana, un lugar desde donde su voz no llegara, si fuera posible hundirlas en el olvido y prescindir de ellas, sería entonces terrible lo que esta sociedad sería capaz de hacer. No somos de fiar. Sin el engorro de los que sin culpa perdieron una pierna o un padre, seguro que la sociedad tiraba por la trocha más fácil y aceptaba alguna propuesta de renuncias morales. Gusta mucho el consenso y la pacificación, seduce la idea de la conciliación de contrarios, la convivencia del tiburón y la gaviota que alaMANUEL bó Villepin, la alianza ÁNGEL MARTÍN de civilizaciones de ZP, tanto nos gustan- nos ponen se dice ahora- -que peligra la idea de justicia, el concepto de Derecho y la reivindicación de los inocentes. Se dan condiciones objetivas, pero no todas. Hay dinero público- -tanto que el Gobierno se sorprende de su capacidad de gasto- los ciudadanos perciben cierta bonanza económica y no quieren líos. Ahí estamos invadidos por un hedonismo miope y egoísta. ETA estaba- -quizá lo siga- -acosada policialmente y desactivada en parte por las extraordinarias cotas de autogobierno alcanzadas en Euskadi. Y más cosas. Así que la negociación comenzó y sigue, y el precio sube y baja, y los guionistas escriben nuevos capítulos de este culebrón opaco en el que lo más importante para los actores es que el rechazo social no erosione su posición dominante. ¿Por dónde van? Conjeturas. Lecturas de los posos del té, de las entrañas de las aves. Parece que Navarra no entra en el cambalache político, que habrá referéndum para la autodeterminación o así que muchos presos saldrán a la calle. Así que las voces de las víctimas van a ser necesarias, y son la crítica condición objetiva con la que hay que contar. Nadie niega que en el envite del Gobierno haya algo de ese riesgo que conduce a la verdadera oportunidad, pero no puede alcanzarse a costa de según qué cosas, según qué claudicaciones. ¿Alguien cree posible el sincero arrepentimiento de los culpables de delitos de sangre? ¿Alguien supone que cantarán el Confiteor Deo en vez de cantar victoria con el Eusko gudariak Difícil va a ser descalificar a las víctimas con acusaciones de politización o culpar en exclusiva al régimen franquista- -se insiste en ello desde muchos puntos, no sé si con ánimo eximente- -de la barbarie de ETA. ¿Cómo no va a politizarse el terrorismo? ¿Cómo se puede negar su virulencia contra la democracia? Por eso es tan importante oír la voz de las víctimas. No son un estorbo en el proceso, sino un testimonio. Ya que fueron víctimas del terrorismo, no quieren ser víctimas de la paz.