Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 4 6 2005 Opinión 3 LA TERCERA DE ABC MÁS CONSIDERACIONES SOBRE LA CIENCIA Y SUS LÍMITES POR SANTIAGO GRISOLÍA BIOQUÍMICO Hoy en España se intenta equiparar a la mujer con el hombre. Así, el número de mujeres en ciertas profesiones está superando al de hombres. No obstante, grandes científicas que hayan sido reconocidas, como por ejemplo con Premios Nobel, no ha habido muchas... OMO comentaba en un artículo anterior, hay una serie de problemas que tiene que afrontar la Ciencia. Es una idea generalizada, especialmente entre administradores universitarios, que los descubrimientos se basan en la aplicación correcta de un procedimiento conocido. De acuerdo con ellos, esto es el método científico. Creen, por ejemplo, que si se le dijese a un científico que encontrase las causas de cierta enfermedad y no lo consiguiese, si tal método existiese y no funcionase, deberían de echar a la calle a los científicos por ser gandules y obstinados. El científico utiliza una gran variedad de estrategias que varían naturalmente y que él piensa que tendrán éxito, pero no utiliza un procedimiento standard para sus descubrimientos. Como dice Medwar, no existe el método científico de acuerdo con Popper, todo reconocimiento es precedido por una preconcepción imaginativa de lo que sería la verdad. Es lo que otros han llamado feliz adivinanza Una gran parte del tiempo que se utiliza en ciencia consiste en hacer observaciones o experiencias diseñadas para encontrar si el mundo imaginario de nuestra hipótesis es el real, es decir un acto de imaginación, una aventura especulativa. Esta es la base de cualquier mejora o avance de nuestro conocimiento y, por lo tanto, podría tener límites. C tante, el dominio de la Ciencia se encontró con prejuicios sociales contra el trabajo manual desarrollado en Grecia. Por ejemplo, en el libro de Jenofonte se pone en boca de Sócrates lo siguiente: Pues los oficios llamados manuales son infames y, con mucha razón, están totalmente desprestigiados en las ciudades puesto que obligan a permanecer sentados, estar en la sombra, y a afeminarse, no dejan tiempo libre para ocuparse de los amigos y de la política y ser buenos defensores de la patria, así que, en algunas ciudades, no está permitido a los ciudadanos trabajar con las manos También Aristóteles dice que la Ciencia brota cuando existen clases ociosas en la sociedad y esta mentalidad acabó por ser tan radical, como dice José Luis Puerta, que impedía trabajar a un ciudadano, como hizo notar Francis Bacon, lo que lleva al investigador teórico al desprecio por las actividades manuales, lo que no ha llegado a desaparecer del todo. Se dice que en China los mandarines dejaban sus uñas crecer muy largas para manifestar que no eran capaces de tener actividad manual. También es cierto que, en España, durante mucho tiempo se consideraba indigno de caballeros el trabajar con las manos. Hay muchos ejemplos que aparecen en el excelente libro del padre José María Javierre Isabel la Católica. El enigma de una Reina Eso no ha sido necesariamente siempre así; los miembros de la Royal Society, muchos de los cuales trabajaban en ciencia pura, terminaron traba- jando con las manos, especialmente los físicos nucleares. Se quejan algunas personas, y con razón, de que no se ha dado, o se dé, prevalencia a las mujeres en ciencia. Es un problema grave ya que las mujeres tienen más imaginación. Hoy en España se intenta equiparar a la mujer con el hombre. Así, el número de mujeres en ciertas profesiones está superando al de hombres. No obstante, grandes científicas que hayan sido reconocidas, como por ejemplo con Premios Nobel, no ha habido muchas, lo que en realidad no es sorprendente, dado como digo las limitaciones de educación que han tenido y el concepto generalizado de ignorarlas. No puedo, por tanto, evitar reproducir parte de una carta de Freud: En el otoño de 1886 me establecí en Viena como médico y me casé con la mujer que me había estado esperando más de 4 años en una ciudad lejana. Querría ahora explicar que fue culpa de mi prometida el no ser famoso a una edad más temprana. Yo tuve interés para pedir en 1884, a una compañía química, una muestra de cocaína y estudiar su acción fisiológica. A mitad de mi trabajo con ella, tuve la oportunidad de hacer un viaje para ver a mi prometida, de la cual llevaba separado 2 años. Me contenté en sugerir futuros usos anestésicos de la cocaína. Sugerí a Koenigstein, un oftalmólogo, que investigase las propiedades anestésicas. A mi regreso, Karl Koeller, a quien también había hablado de la cocaína, había hecho los experimentos decisivos en los ojos de un animal y lo había presentado en un Congreso, por lo tanto Koeller es, naturalmente, considerado el descubridor de la acción anestésica de la cocaína, pero yo no mantengo enfado con mi prometida por su interrupción de mi trabajo Esta increíble nota aparece en un precioso libro de Otto Loewi, con el que compartí un banco de trabajo en el laboratorio de Severo Ochoa. Medwar, en su libro Los límites de la Ciencia al que me he referido en un artículo anterior, termina insistiendo en que no hay límite sobre el poder de la ciencia. Finalmente es muy importante la percepción social de la Ciencia pues se piensa que sólo el 10 por ciento de europeos presta atención a la Ciencia y la Tecnología. Así, el sistema mediático más utilizado, puesto que en España se lee muy poco, es la Televisión, y el porcentaje de personas que ven programas científicos es muy pequeño. Para más información en este tema, el lector puede consultar el libro Percepción social de la Ciencia dirigido por Francisco José Rubia Vila, y editado por la Academia Europea de Ciencias y Artes. Es importante reconocer que la ciencia no hace aseveraciones acerca de cuestiones tales como las preguntas y misterios de la existencia. Pero algunos científicos no han entendido la situación ni el hecho de que la ciencia pueda pronunciarse acerca de principios éticos. Desde luego, la búsqueda de la verdad presupone ética. De acuerdo con Karl Popper, hay conflicto entre capacidad intelectual, dirección y autoridad civil. Recordemos que Einstein no quiso ser presidente de Israel. Es decir, es el tipo de crisis a la que muchos líderes han tenido que enfrentarse. He dado el ejemplo de Einstein con toda intención por ser el científico de más categoría y dirección intelectual y guía en el siglo XX, y porque este año celebramos el centenario de sus más importantes descubrimientos. La ética tiene que ser aceptada por los científicos y esto es un problema y un problema grave porque la ciencia significa poder y por lo tanto los Gobiernos quieren controlarla, pero la ciencia necesita mantener imaginación y moralidad porque sin ella, el hombre, sus ideas y la ciencia perecerían. Galeno, en su obra sobre el uso de las partes, dice: El hombre es el más inteligente de los animales y sus manos son el instrumento más adecuado para un animal inteligente No obs-