Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 3 6 2005 89 El BBVA opta por permanecer en Iberdrola y abandona el consejo de administración de Repsol Fernando Martín vende el 5,96 de Sacyr por 266 millones de euros al núcleo duro de la constructora El 99,6 de UGT respalda la gestión de Méndez en el último trienio b El sindicato pedirá que se san- cione a las empresas que no respeten los derechos sociales de los trabajadores, dentro de sus propuestas de política internacional M. V. R. MADRID. Cándido Méndez vio en la madrugada del jueves que su gestión como líder de UGT era apoyada por el 99,6 de los 796 delegados asistentes al 39 Congreso confederal. Con este este porcentaje se pone de manifiesto que nadie cuestiona su labor y que su cuarta reelección no tendrá problemas. El miércoles por la tarde se debatió la gestión, explicada por el número dos de UGT, Alberto Pérez, un histórico ugetista y socialista que ha decidido abandonar su cargo por las discrepancias surgidas en algunas uniones y federaciones del sindicato, que aprovecharon para criticar la mala interlocución existente con el responsable de Organización. Pérez respondió diciendo que los problemas se hablan cuando suceden, y no deprisa y corriendo en un congreso. Méndez pretendía mantenerlo en su ejecutiva, y le había ofrecido la secretaría de Formación y Cultura, pero Pérez la rechazó. El candidato que más suena para sustituirlo es el responsable de la Federación de Transporte, José Javier Cubillo. También se incorporará a la ejecutiva Blanca Uruñuela, actual secretaria general de la Federación de Alimentación. En la segunda jornada, los ugetistas aprobaron una propuesta de política internacional por la que pedirán sancionar a las empresas que no respeten los derechos sociales, evitando que puedan invertir, según explicó el responsable del área Internacional, Manuel Bonmati. Solbes explica a Fernández de la Vega y Zapatero el escenario presupuestario que aprobó ayer el pleno del Congreso CHEMA BARROSO Solbes presentará un plan para eliminar el déficit del Presupuesto estatal en tres años El Gobierno saca adelante su propuesta de gasto para 2006 con el apoyo de ERC e IU b Desacuerdo entre el Ejecutivo y sus socios parlamentarios sobre el límite de crecimiento a partir del cual se permitirá a las Administraciones incurrir en números rojos YOLANDA GÓMEZ MADRID. El pleno del Congreso de los Diputados aprobó ayer, con los votos a favor del PSOE, ERC, IU- ICV y CC, el techo de gasto del Estado para los Presupuestos del próximo año, así como el escenario de estabilidad presupuestaria para el trienio 2006- 2008. Para sacar adelante estas cifras, el Gobierno ha tenido que ceder a las pretensiones de sus socios parlamentarios de flexibilizar la Ley de Estabilidad y permitir a Comunidades y Ayuntamientos incurrir en déficit público. El acuerdo sobre la reforma de esta norma, sin embargo, exigirá un mayor esfuerzo al Estado, que ya no podrá compensar sus números rojos con el superávit de la Seguridad Social. De hecho, el escenario aprobado ayer, que aunque prevé superávit para el conjunto de las Administraciones públicas en los tres próximos ejercicios estima déficit para el Estado, no se ajusta a la nueva norma. Por eso, Solbes ya ha adelantado que cuando entre en vigor la Ley, en 2006, el Estado presentará un plan de saneamiento para eliminar los números rojos de manera progresiva a lo largo de los tres años siguientes, 2007, 2008 y 2009. El acuerdo finalmente alcanzado con IU- ICV y Esquerra Republicana, que Solbes llevará a su próxima reunión con consejeros autonómicos, prevé el establecimiento de un umbral de crecimiento por debajo del cual se podrá incurrir en déficit y otro a partir del que se exigirá el superávit. En principio, estos umbrales se fijan en el 2 y el 3 respectivamente, y cuando la economía crezca entre el 2 y el 3 se exige equilibrio. Solbes aseguró que si se crece por encima del 2 no podrá haber números rojos, pero sus socios no lo tienen tan claro. El portavoz de ERC, Joan Puigcercós, apuntó en el pleno que también podría haber déficit si se creciera entre el 2 y el 3 mientras que el portavoz de IU, Joan Herrera, insistió en que este límite será flexible, ya que de otro modo en la última década, en la que España ha crecido cada ejercicio por encima del 2 no se habría permitido el déficit, y eso no es lo que se pretende. De hecho, el texto del acuerdo introduce matizaciones a los citados umbrales de crecimiento. Establece que a la hora de presupuestar con superávit se tendrá en cuenta el grado de convergencia en I+ D con Europa. Además, se permite un déficit de medio punto, independientemente del crecimiento, para inversiones. Al término del debate, el portavoz popular, Vicente Martínez- Pujalte, apuntó que en esta votación el Gobierno ha perdido apoyos parlamentarios (el PP votó en contra, junto con CiU y PNV) y que el nivel de gasto público aprobado sólo servirá para acentuar la inflación y el déficit exterior. España no logra que la UE prorrogue el Fondo de Cohesión más allá de 2008 ni más ayudas para las islas Canarias MARIBEL NÚÑEZ, CORRESPONSAL BRUSELAS. La última propuesta de la Presidencia de la Unión Europea, hecha pública ayer en Bruselas, no incluye una prórroga del Fondo de Cohesión para España más allá de 2008. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, había pedido el lunes al primer ministro de Luxemburgo, Jean- Claude Juncker, que el esfuerzo de solidaridad que tuviera que hacer España como consecuencia de la mejora de su nivel de renta y de la ampliaciónde la UE fuera razonable, equitativo y progresivo hasta 2013 Además, otra de las reclamaciones españolas que de momento no se han visto atendidas, aunque la última pa- labra la tendrán los jefes de Estado y de Gobierno de la UE en la cumbre de junio, es que las regiones ultraperiféricas (en el caso español las islas Canarias) reciban más fondos. España pedía 500 millones de euros de ayuda al año y la UE ha puesto sobre la mesa sólo 240 millones. En conjunto, el presupuesto de la UE para 2007- 2013, según la propuesta de la Presidencia, supondrá un 1,06 de la renta nacional europea, muy cerca por tanto del 1 que pedía el grupo de los seis países contribuyentes netos y lejos del 1,14 que reclamaba la Comisión Europea. En cuanto al cheque británico, la UE plantea una reducción paulatina a partir del año 2007.