Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 3 6 2005 Espectáculos 63 César y Caín Génesis Préstame tu vida II FEDERICO MARÍN BELLÓN La vida secreta de los bichos ANTONIO WEINRICHTER Dirección: Larry Levene Intérpretes: Iñaki Gabilondo (narrador) Nacionalidad: España, 2005 Duración: 95 minutos Calificación: Un estudiante madrileño de sociología y un aprendiz de periodista indio intercambian sus familias, iniciativa que podría pasar por original si no pareciera una versión mejorada del reality de TVE Préstame tu vida Ambos chavales se conocen jugando al ajedrez por internet (no muy bien, por cierto) y la productora El Deseo cumple los suyos de hacer posible el encuentro. La voz de Iñaki Gabilondo encauza una narración a veces forzada, otras demasiado didáctica y de cuando en cuando sesgada, pero casi siempre apasionante. El programa- -cuesta llamarlo película (dentro de nada van a estrenar en salas las recetas de Arguiñano) -no llega a los extremos de la telebasura, pero llevar al bueno de Zain, musulmán practicante, al desfile del orgullo gay en Chueca- Si mis padres ven lo que he grabado con la cámara me echan de casa -recuerda demasiado las ideas más descabelladas del espacio de la mal llamada Primera. Pese a todo, y tras un apresurado repaso a la historia reciente que no duda en hacer leña del Aznar caído, César y Zain acercan, aunque sea durante hora y media, dos culturas que andan encrespadas. Como documental al uso, no sólo acusa las imprecisiones que formuló en 1927 Werner Heisenberg- -Antonio Weinrichter ya citaba hace una semana el principio de incertidumbre, aplicable también al cine- sino que demasiadas escenas huelen a reconstrucción, como el reencuentro final en el aeropuerto. En la confrontación cultural, racial y religiosa, ambos se asombran, pero el indio es más educado, menos crítico. También es cierto que, por mucho que nos vendan las ventajas de su forma de vida, él es el único que se vuelve a casa con lágrimas en los ojos. En primera instancia es fácil descalificar Génesis como síntoma de una cierta zoofilia de lujo que busca atraer a las salas al espectador, ofreciéndole algo más que el típico documental de animales de la 2 de conocidas propiedades sedantes. No es un nuevo tipo de documental porque el género va por otros caminos, menos vistosos, pero quizá sí apunta un modelo de ciencia- ficción, con acento en la ciencia y una notable capacidad para ofrecernos imágenes inéditas, maravillosas y sacadas del mundo natural, que para sí querría el cine fantástico: en esto sigue el modelo del francés Jean Painlevé, que hace medio siglo se hizo famoso con una serie de documentales zoológicos que orquestaban, por ejemplo, crueles combates submarinos a los violentos acordes de jazz de la jungla. Pero el mayor mérito de Génesis es que su llamativo envoltorio recubre un ambicioso discurso científico de carácter a la vez informativo y poético, enunciado por un cuentacuentos enraizado en la tradición oral africana; lo que resulta adecuado porque en Africa nació la vida humana y el misterio de la vida es justamente el tema del film. Los creadores de Génesis los mismos de Microcosmos quieren dejarnos con la boca abierta y a tal fin Dirección: Claude Nuridsany y Marie Pérennou Nacionalidad: Francia, 2004 Duración: 81 minutos Calificación: buscan imágenes de infalible efecto protagonizadas por caballitos de mar, una variada colección de sapos y anfibios jurásicos y la proverbial medusa. Para muchos esta visión alucinada de la naturaleza, de minuciosa elabora- ción hiperrealista, justificará el desplazamiento. Pero las ideas que mientras tanto va desgranando el narrador no son un mero adorno: sus reflexiones sobre el amor, ilustradas por dos humildes agregados de espuma flotando en el agua que acaban fusionándose, son un ejemplo de la voluntad ensayística del proyecto, a menudo plasmada con tanta brillantez conceptual como visual y sonora. Caravana Tan lejos, tan cerca JAVIER CORTIJO Genuino representante de la antropología amable (turística, dirán algunos) y la espiritualidad on the road es este trabajo firmado por uno de los documentalistas televisivos más prestigiosos y viajados de nuestro país (así no existe el miedo- tabú que de parezca un documental de La 2 en realidad, lo es) El objetivo, casi metafísico, es demostrar que dos caminos paralelos acaban por unirse, aunque sea en territorio espejismo Concretamente, los recorridos por dos críos a través del desierto del Teneré y el espinazo del Himalaya. Con la mínima dosis argumental adecuada en estos casos (recuérdese La historia del camello que llora Caravana enfila su desproporcionado trayecto (miles de kilómetros en menos de hora y media) descansando en una apabullantemente hermosa fotografía, impresionante e impresionista y con uso del encuadre y el contraluz casi de escuela flamenca. Aparte de la vista, también trabaja el coco gracias a las esquirlas filosóficas y minimalistas deslizadas el mar es como el desierto pero en azul alguna reivindicación laboral por aquello de que la ruta de la sal ya no es lo que era, y a la consabida escena de choque del niño zapeando por primera vez con los ojos como una vajilla entera. Que lo mismo vale para un recital de poesía sufi que para un chill out neo- new age, vaya. Menuda sesión doble que se antoja con la también boquiabiertante Genesis Director: Gerardo Olivares Intérpretes: No profesionales Nacionalidad: España, 2004 Duración: 86 minutos Calificación: