Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Espectáculos VIERNES 3 6 2005 ABC VIERNES DE ESTRENO Es un actor admirado. La finura y la certeza de sus registros interpretativos quedaron patentes en Paseando a Miss Daisy Hoy se enfrenta al letal Jet Li en Danny the dog Morgan Freeman: Me iré del cine cuando no pueda acudir al plató TEXTO: JOSÉ EDUARDO ARENAS MADRID. El actor estadounidense Morgan Freeman ha cumplido hace cuarenta y ocho horas 67 años. A esta edad y con la intensa trayectoria que le acompaña, el oscarizado actor ha conseguido algo que sólo con el tiempo, la inteligencia y una popularidad bien asimilada se puede convertir en prudencia, para no mostrarse almidonado ante los demás. El actor negro de las mil caracterizaciones y un solo rostro- -le sobra con una arruga en el entrecejo para conseguir un desbordamiento interpretativo- -cuenta esta temporada con una larga lista de títulos por estrenar. De momento, ahora llega a España Danny the dog del director Louis Leterrier Astérix y Obélix: misión Cleopatra en la que comparte el cartel publicitario con el elástico Jet Li, ídolo oriental donde los haya, arrasador de taquillas y un bad boy educado como un perro salvaje en la película. En el filme, Morgan tiene que llevar a Li por el buen camino, ofreciéndole su convincente equilibrio y la bondad de que hace gala su personaje, un afinador de pianos ciego. Freeman cuenta que fue él quien expresó su deseo de que su perosnaje también fuera invidente. Con ese pequeño gran detalle, el equilibrio con los momentos violentos de la cinta quedaban resueltos Y confiesa que Sam parecía que era buen tipo, tan afectuoso, tan sensible y generoso que se pasaba un poco, era exagerado. Como minusválido funcionaba mejor en la pantalla. Lo interpreté cerrando los ojos, simplemente cuenta, aunque no es del todo sincero, puesto que desde que entró por primera vez en el pla- tó quiso aprender dónde estaba cada cosa con los ojos tapados. Para el actor, esta película es como un cuento de hadas para mayores Un cuento que empezó a germinar hace tres años en Los Ángeles, cuando compartiendo un café con el productor y director francés Luc Besson, del que soy fan y admirador, me convenció para volver a captar la sensibilidad de un hombre bueno en la pantalla. Parece que nadie me ve como un villano- -se medio queja- porque no me llegan papeles de malvados que merezcan la pena, carecen de la intensidad que me gusta. En este caso ha sido Bob Hopkins quien ha conseguido ser el bellaco de la película. Los hombres bondadosos y generosos como él son los que mejor hacen de malos Después del Oscar El actor, ganador del Oscar por Million Dolar Baby y otras tres veces candidato a la estatuilla El reportero de la calle 42 Paseando a Miss Daisy y Cadena perpetua se encuentra en su salsa ante tanta actividad cinematográfica. Haber conseguido el Oscar no le ha cambiado un ápice porque se lo tomó como un reconocimiento a un trabajo bien hecho y nada más. No iba a cambiar mi carrera a estas alturas de la vida. Después de Paseando a miss Daisy me volví muy filosófico en todo. Pensaba que poseer una candidatura ya era lo más alto a lo que puede aspirar un actor, que a partir de ahí, ¿quién podía decir quién es el mejor? Pero cuando escuchas tu nombre desde el patio de butacas en la ceremonia de los Oscar, todo eso que has pensado se va al garete declara persuadido por la realidad. Empecé a los treinta años y estuve veinte haciendo teatro en Nueva York- -continúa el actor- La vida depende en parte de la suerte, de las mismas circunstancias que te rodean. Al principio pensaba que era buen actor, luego que quizá estaba equivocado y no lo era tanto, ya que no daba bien en los castings y eso me frenaba moralmente. Lo cierto es que no encontraba la ruta a seguir. Me concentraba en la danza con toda mi alma. Cierto día, como suelen ocurrir estas cosas, creí que aquello no era el derrotero adecuado y em- Morgan Freeman junto a Jet Li público, y así hacer ver que sus artes en el plató no sólo son marciales. Un personaje como el de Danny le brindaba artísticamente la oportunidad de recorrer el terreno existente entre el matarile programado en que le convierte el personaje interpretado por Bob Hoskins, hasta convertirse en un buen chico paseando con Morgan Freeman, el liberador de su alma. Películas como Hero El único Romeo debe morir Arma letal 4 La leyenda del dragón rojo o la trilogía Érase una vez en China son sólo ejemplos de por dónde ha transcurrido su filmografía, compuesta por treinta y cinco películas. Jet Li ha sido, además, productor en doce ocasiones, además de guionista. Nacido en Pekín en 1963, se ha dicho de él que sus tortas en la pantalla duelen incuso sin mirar Jet Li, el lado oscuro Pocos actores orientales le hacen sombra. Sus filmes son un puro espectáculo visual. Cuenta con multitud de seguidores en todo el mundo. Y como el que da el primero dicen que da dos veces, Li ha apostado por Danny the dog para mostrar un cambio de registro antes de que se lo pida el Parece que nadie me ve como un villano, porque no me llegan papeles de malvados que merezcan la pena Me gustan los directores de orejas grandes, aquellos que saben escuchar pecé a cambiar. Pasado el tiempo he llegado a la certeza de que sólo abandonaré el cine cuando no pueda levantarme para ir al plató. Tengo una productora, Revelation Entertainment, algo que te ofrece cierta seguridad y más trabajo, evidentemente Su infalible tacto le lleva a asegurar que le gustan los directores de orejas grandes, aquellos que saben escuchar. Por mi parte, soy un actor que prepara sus personajes ateniéndome al guión. Si está escrito con la claridad necesaria, no necesitas investigar demasiado Entre las cinco películas que nos quedan por ver de Morgan Freeman, unas ya terminadas y otras todavía en la primera fase de la producción, se encuentra Batman Begins de Christopher Nolan, que cuenta con Christian Bale como Batman, y que está previsto que se estrene en breve.