Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 3 6 2005 27 De Villepin presenta su Gobierno, con Sarkozy en Interior y Douste- Blazy como titular de Exteriores Nueva crisis en el Líbano, provocada por el asesinato de un periodista antisirio en un atentado Zapatero confía aún en que la Carta Magna de la UE entre en vigor L. A. MADRID. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dio ayer una muestra más de voluntarismo político al asegurar en una conversación informal con periodistas en los pasillos del Congreso que todavía no descarta que la Constitución Europea entré en vigor, a pesar del rechazo expresado por franceses y holandeses. El Ejecutivo español es partidario de que continúe el proceso de ratificación, respetando el derecho a prounciarse por parte de los países miembros que todavía no lo han hecho. Pero en cualquier caso, estima que el Consejo Europeo de los días 16 y 17 en Bruselas debe abrir un periodo de reflexión sobre lo sucedido en Francia y Alemania y la forma en que se puede resolver el problema. En esa línea se pronunció ayer el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, quien no obstante reconoció que el no holandés es una dificultad añadida a la que se había creado ya con el no francés. Fuentes gubernamentales consultadas por ABC aseguraron que Zapatero tendrá un papel activo en la cumbre de Bruselas y señalaron que la opinión española es que la UE debe también continuar con su agenda, lo que incluye tratar en esa reunión asuntos como el de las perspectivas financieras. Una provisión que no tiene carácter vinculante- -seguir adelante con cuatro quintas partes de los países que ratifiquen- -podría ser la única tabla de salvación del Tratado europeo Pendientes de la Declaración 30 POR E. SERBETO BRUSELAS. Según los expertos, en las actuales circunstancias lo único que se puede aplicar es la llamada Declaración 30 aprobada por los jefes de Gobierno de los 25, que establece- -fuera del texto de la Constitución- -que si pasados dos años a partir de la firma el texto ha sido ratificado por cuatro quintas partes de los países, es decir, veinte, el Consejo se detendrá a estudiar la situación si uno o varios países han tenido dificultades para la ratificación La Declaración 30 es en realidad un pronunciamiento político que según los portavoces de la Comisión no tiene carácter jurídico vinculante pero es la única provisión a la que se pueden asir los países en este momento. Todos los expertos consultados coinciden en señalar que cuando se realizó la redacción de este pequeño capítulo no se estaba pensando en ningún caso en una situación como la que se produce en estos momentos, sino que más bien se creyó que se aplicaría a casos como el británico o el danés. Se pensaba que ambos acudirían al referéndum muy a última hora, cuando todos los demás países ya hubieran concluido el proceso. Por ello, en estos momentos se produce una contradicción con un aspecto que sí es vinculante jurídicamente y que es el hecho de que el tratado no puede entrar en vigor en ningún caso si no tendrían que quedar fuera de la Unión Europea, lo cual tampoco parece posible en estos momentos. De modo que, puestas así las cosas, lo único que parece posible en las actuales circunstancias sería ampliar el periodo de dos años destinado a la ratificación, concediendo un plazo suficiente para reconducir la crisis y más tiempo para que la situación política en Francia y Holanda permita encontrar una oportunidad para revisar la decisión que han tomado los electores esta semana. Algunos hablan incluso de más de cinco años. Aún podría ser peor La otra versión sería abandonar el proyecto antes de que su credibilidad quede comprometida por otras consultas negativas. Hay al menos tres más que se pueden dar por dudosas como la de Gran Bretaña, Irlanda o Dinamarca, con lo que cualquier tropiezo más caería dentro de las previsiones de la Declaración 30 y como reconoció ayer el presidente del Parlamento Europeo, José Borrell, sería el fin de la Constitución. En ese caso se podrían salvar algunas de las partes del Tratado para ser aplicadas separadamente y como acuerdos intergubernamentales. Pero personalidades tan relevantes en la redacción del proyecto, como Íñigo Méndez de Vigo, no quieren ni oír hablar de esta posibilidad. Durao Barroso y José Borrell, ayer en Bruselas REUTERS ha sido ratificado por todos y cada uno de los países miembros, lo cual ya no es posible, a no ser que franceses y holandeses aceptasen votar de nuevo. La única solución en estos momentos sería considerar pura y llanamente que Francia y Holanda, y todos los países que también rechacen el Tratado,