Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 VIERNES 3 6 2005 ABC Internacional Condoleezza Rice recibió ayer en Washington al canciller luxemburgués, Jean Asselborn; la comisaria de Exteriores, Benita Ferrero- Waldner, y a míster Pesc Javier Solana EPA La UE pide a Blair que no tome decisiones unilaterales que liquidarían la Constitución El Parlamento europeo debatirá en pleno la próxima semana el proceso de ratificaciones Gerhard Schröder, advirtió ayer de que en estos momentos debe evitarse cualquier postura excesiva en torno a la Carta Magna europea ENRIQUE SERBETO, CORRESPONSAL BRUSELAS. La Comisión Europea y los principales grupos del Parlamento han pedido que no se tomen decisiones unilaterales sobre el proceso de ratificación de la Constitución Europea, en una referencia implícita al Reino Unido, cuya clase política se inclina por abandonarlo ante los resultados negativos en Francia y Holanda. Desde Bruselas es imposible ignorar la sombra que proyecta la situación actual, en la que por un lado parece necesario que se pronuncien todos los países por un elemental sentido de la dignidad democrática, mientras que por otra parte es igualmente claro que, tal como se han producido las cosas, la Constitución no podrá entrar en vigor porque dos países fundadores ya la han rechazado en referéndum. El presidente del Parlamento José Borrell pidió tranquilidad apelando a que la Declaración 30 que acompaña a la Constitución, habla de que la b El canciller alemán, catástrofe sólo se producirá si se oponen más de una quinta parte de los países miembros, es decir, al menos seis. Pero no se puede ignorar que también se establece que el Tratado sólo entrará en vigor si lo ratifican todos- -los veinticinco- algo que ya es imposible a no ser que se cuente con que franceses y holandeses van a volver a votar y en una segunda ocasión aprobar lo que acaban de rechazar clamorosamente. Situación imprevista El Gobierno holandés, por ejemplo, anuló ayer pura y simplemente la petición que había hecho al Parlamento para que le autorizase a ratificar el Tratado, a la vista del resultado del miércoles. Por ello, no está claro todavía cuál va a ser el tenor de la discusión de los Veinticinco sobre el futuro del Tratado constitucional, porque Europa se encuentra en una situación imprevista, y gran parte de lo que suceda dependerá del resultado de la cumbre final de la presidencia luxemburguesa, los próximos días 16 y 17. El anuncio de la ratificación parlamentaria en Letonia ayer por la mañana fue recibido con una comprensible sonrisa irónica en la sala de prensa de la Comisión Europea y aunque es cier- to que ha hecho aumentar a diez el número de los países que han cumplido el trámite, el peso político del país no ha podido compensar la sensación de crisis generada con Francia y Holanda. La portavoz de Barroso sostuvo que cada país ha de tener la oportunidad de pronunciarse y que lo que ha de evitarse son las decisiones unilaterales en una referencia a las dudas de Londres sobre la posibilidad de renunciar de antemano a un referéndum que siempre se dio por perdido. Por ahora, la presidencia luxemburguesa, la Comisión y el Parlamento han emprendido un acelerado maratón para tratar de buscar una solución. Jean- Claude Juncker recibió ayer en Luxemburgo al canciller alemán, Gerhard Schröder, para empezar a hablar de la cumbre en la que los jefes de Gobierno están obligados a buscar una salida a la crisis política. La entrevista estaba prevista para el día 10, dentro de la ronda que Juncker está manteniendo con todos los países para tratar sobre la negociación de los presupuestos, pero se ha adelantado pensando también en el encuentro que mantendrá el sábado el canciller alemán con el presidente francés, Jacques Chirac. Por su parte, el canciller Schröder advirtió ayer de que en estos momentos debe evitarse cualquier decisión excesiva Schröder también dijo que seguiría luchando por la Constitución a pesar de los recientes reveses. El presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, participó en la reunión extraordinaria de la conferencia de los jefes de grupo parlamentario de la Eurocámara, que decidió que el proceso de ratificación irá al pleno de la semana que viene en Estrasburgo. Euromasoquismo Barroso, según fuentes del Parlamento, se mostró favorable a que el proceso siga a pesar de todo, porque los franceses y los holandeses no son más respetables que los españoles y alemanes que ya han aprobado el Tratado. También le vieron especialmente enérgico y armado de un discurso sólido cuando dijo que no se debe entrar en el euromasoquismo y que no se puede permitir que Europa siga siendo el chivo expiatorio de los problemas de los gobiernos nacionales. El miércoles, el Parlamento debatirá sobre esta situación, para dar un poco de oxígeno a la idea europea, aunque como todo el mundo sabe el poder de la Eurocámara es muy limitado, incluso para pronunciamientos solemnes.