Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional VIERNES 3 6 2005 ABC elecciones gallegas Análisis Rajoy pasa otra reválida para optar a la victoria en las generales y Zapatero apuesta por ampliar con el BNG su colchón de aliados nacionalistas y frenar el ímpetu opositor del PP Las autonómicas más nacionales ANGEL COLLADO MADRID. A diferencia de las dos últimas elecciones gallegas, de casi exclusivo interés local, en los comicios del próximo día 19 Gobierno y oposición se juegan mucho. Es la última cita en las urnas antes de las autonómicas y municipales de mayo de 2007. Después sólo habrá encuestas, que es como entrar en un agujero negro. Mariano Rajoy, con Fraga por delante, tiene otra reválida en su carrera hacia las generales, una carrera sin segunda oportunidad para la que ya ha empezado a acelerar, también forzado ante la apuesta de Zapatero por la alianza estratégica con todos los grupos nacionalistas y sin lugar para el entendimiento en los asuntos de Estado con el PP. El presidente del PP necesita que Fraga gane por mayoría absoluta para sostener con una victoria en casa su propio proyecto. Al jefe del Ejecutivo le vendría muy bien cerrar desde Galicia, con el BNG de socio, el cerco al que somete al principal partido de la oposición. Y sobre todo le conviene desestabilizar al principal y único partido de la oposición para garantizarse una legislatura más tranquila que le permita disimular mejor su debilidad parlamentaria. La última encuesta del CIS sobre intención de voto en generales y gallegas retrata y explica las preocupaciones y nervios de los dos contendientes. Un año después de ganar los comicios, el PSOE sigue sin despegar, incluso se desgasta, algo inusitado en cualquier Gobierno cuando arranca su mandato. Alcanzó sus más altas cotas de popularidad, siempre según el CIS, tras retirar las tropas de Irak- -diez puntos por encima del PP- pero desde entonces no deja de perder ventaja. Está ya a 4,6 puntos del PP, por debajo de los resulta- dos de los comicios. Cultiva a su electorado más fiel o más de izquierdas, pero no se observa trasvase alguno de los sectores más de centro. No hay nada en el horizonte que permita a los socialistas pensar que su alianza con ERC e IU o el intento de cooperación con el PNV puede ser prescindible a corto plazo por medio de unas elecciones anticipadas. Ya han captado a Coalición Canaria y una coalición con el BNG en Galicia les garantizaría otros dos diputados para el bloque de izquierda y nacionalista en el que se asienta Zapatero. Primer desgaste En el PP, el barómetro del CIS ha servido de bálsamo antidepresivo. Los primeros síntomas de desgaste del Gobierno hace que se reafirmen en su decisión de oposición sin cuartel. Mantiene su electorado pese a la concienzuda campaña del Ejecutivo en contra, la oposición de la oposición, igual que hizo el PP contra el PSOE en tiempos de José Borrell y Joaquín Almunia. La macroencuesta sobre las gallegas parece haber satisfecho a todos. Al PSOE porque deja a Fraga a dos escaños de la mayoría absoluta, cinco menos que ahora, y al PP porque no se ha preguntado a los emigrantes y en 2001 les dieron dos escaños. Es decir, que el propio CIS también apunta la posibilidad de que pueda mantener la hegemo- Mariano Rajoy a su llegada ayer al Congreso nía. El presidente de la Xunta logró el voto del 69 por ciento de los gallegos residentes en el extranjero que enviaron su papeleta. Hasta el 50 por ciento garantiza esos dos escaños. De puertas adentro, los socialistas reconocen que tienen difícil superar a Fraga y los populares reconocen su temor a quedarse a uno o dos escaños de la mayoría absoluta, que es perder el poder. Y en Génova temen el rebote sobre Mariano Rajoy. La campaña externa por haber perdido en su feudo gallego- -aunque sea de Fraga- -y los movimientos internos serían un grave problema para el presidente. No porque se le fuera a cuestionar como candidato para las generales, pero sí porque se CHEMA BARROSO Los emigrantes, con un 69 por ciento, dieron dos escaños a Fraga en 2001. Ahora pueden tener la llave de la mayoría reproducirían los enfrentamientos entre dirigentes regionales y más de uno o de una empezaría a preparar su particular carrera para la inevitable sucesión de Rajoy tras las generales. Zapatero, aunque desde el 14- M no hace una apuesta electoral a derechas, decía ayer que Fraga no llegará ni a los 36 que vaticina el CIS. La coalición con el BNG, sobre todo si el PP se queda a uno o dos escaños, tendría también una parte negativa por coste de imagen para las generales: otra hipoteca nacionalista. Y si fracasa en el intento de hacerse con la Xunta no faltará en el PSOE y en el Gobierno quien lo achaque precisamente a su excesiva entrega a los nacionalistas. Galicia teme quedar descolgada de la Europa de la alta velocidad A. M. SANTIAGO. Las subvenciones europeas que percibe Galicia están en peligro por la incorporación a la UE de países del Este con niveles de desarrollo inferiores llamados a absorber el grueso de estas ayudas. En la dura batalla iniciada para evitar esta situación reina el pesimismo pero no se pierde en ningún momento la esperanza. El vicepresidente primero de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, no duda en alertar de que el Gobierno central está metiendo a la autonomía en un callejón complicado. Es claro al explicar su argumentación: Ni ejecuta las obras que dependen de estas partidas ni es capaz de negociarlas Por este motivo, mostró su temor a que esta región quede descolgada de la Europa de la Alta Velocidad. En una posición relegada, es decir, que pase con el AVE lo mismo que ocurrió con las autovías precisó. De ahí la necesidad de la premura. De hecho, el secretario general de Relaciones con la UE y Cooperación Exte- rior apremió una vez más, en esta ocasión desde Croacia, a la inmediata aprobación este mes de junio en el Consello Europeo de las nuevas perspectivas financieras 2007- 2013. Jesús Gamallo afirmó que este beneplácito es fundamental para garantizar el proceso de convergencia de autonomías como Galicia y de los nuevos países incorporados a la Unión Europea. Manifestó que los problemas políticos en la aprobación de la Constitución Europea no pueden frenar el proceso de cohesión de regiones como Galicia. Por eso, señaló que es urgente y necesario que el Consello Europeo dé luz verde a la regulación de las nuevas perspectivas financieras para los próximos años en la reunión de este mismo mes de junio, como estaba previsto, y que asegure la suficiencia financiera para evitar que el coste de la ampliación lo paguen sólo regiones como Galicia. Las peticiones en Croacia del representante gallego fueron apoyadas por los miembros del PPE del Comité de Regiones. El secretario general de Relaciones con la UE afirmó, tras la reunión, que estamos en un momento decisivo, y tanto Galicia como España se juegan mucho, muchísimo. Un atraso en la aprobación de fondos estructurales nos perjudicaría de forma determinante. Desde Galicia y desde la Xunta estamos luchando en todos los foros para que esto no suceda y ojalá otros pongan el mismo empeño concluyó.