Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 VIERNES 3 6 2005 ABC Nacional El juez Grande- Marlaska procesa a Otegi y Salaberria como dirigentes de ETA Cita el 8 de junio al portavoz de la ilegalizada Batasuna para comunicarle formalmente de qué se le acusa b En el auto, que será notificado hoy a las partes, el instructor de la Audiencia Nacional hace suyos los motivos en los que la Fiscalía basó su petición de procesamiento NIEVES COLLI MADRID. Menos de una semana ha tardado el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande- Marlaska en estimar la petición de la Fiscalía y procesar a los ex parlamentarios de Sozialista Abertzaleak Arnaldo Otegi y Jon Salaberria- -este último en paradero desconocido- -por un delito de integración en organización terrorista en grado de dirigentes. Ambos podrían enfrentarse a 14 años de prisión. La inmediatez de la decisión del instructor pone de manifiesto que, abierto o no un proceso de negociación entre el Gobierno y la banda terrorista ETA y sea o no Otegi interlocutor en el mismo, la Justicia mantiene sus ritmos y discurre por su carril sin interferencias de orden político. Fuentes de la Audiencia Nacional reiteran que se ha actuado contra el portavoz de Batasuna y contra Jon Salaberria cuando legalmente se ha podido, es decir, una vez disuelto el Parlamento vasco y una vez que han perdido su condición de miembros aforados de esa Cámara autonómica. Antes, la competencia para investigar y proceder judicialmente contra ellos como responsables cualificados en la financiación de ETA a través de las herriko tabernas correspondía en exclusiva al Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. El el auto de procesamiento- -que se- Otegi, el pasado 25 de mayo, a su llegada a la Audiencia Nacional para declarar ante el juez rá notificado hoy a las partes- -el instructor ha fijado para el próximo día 8 una nueva comparecencia de Otegi con el fin de comunicarle la formalización de las imputaciones que pesan contra él: es decir, hechos y delitos por los que se le acusa. Fuentes jurídicas confirmaron que la resolución dictada por Grande- Marlaska mantiene también las medidas personales acordadas para ambos procesados: libertad bajo fianza de 400.000 euros, personaciones dos veces a la semana en el Juzgado más próximo a su domicilio y prohibición de salir de España para Otegi; y orden internacional de busca y captura para Salaberria, que el pasado 25 de mayo no acudió a declarar ante el juez. ÁNGEL DE ANTONIO Con esta decisión, suman ya 41 los procesados en el sumario de las finanzas de ETA abierto por Baltasar Garzón. Este juez procesó el pasado mes de enero a 36 responsables y ex responsables de Herri Batasuna, Euskal Herritarrok y Batasuna y, en febrero, actuó contra los ex parlamentarios proetarras Joseba Permach, Joseba Álvarez HÉROES AL FIN menaje al nacionalismo. Se partía de uando Rajoy dijo que negociar que el franquismo había sido mucho con ETA era tanto como traicionar a los muertos no podía más represivo con el País Vasco y, por ajustarse más a la verdad. En realidad, tanto, estaba justificado el tiro en la nusi queremos ser sinceros debeca. Manzanas o Carrero no remos convenir en que la traieran víctimas para la oposición, sino verdugos. ción a los muertos no es de ahora. Hubo un tiempo en que traiEsto ocurría en tiempos precionar a los asesinados habría democráticos. Ya con la Constisido un modo de reconocimientución aprobada parecía un poto. Pensemos en el comisario co fuerte que una democracia Manzanas o en el almirante Caque se considerase tal pudiera CÉSAR rrero Blanco. La oposición al tener una parte del territorio liALONSO DE franquismo los tomó como ajusberada en que el terror tuviera LOS RÍOS ticiamientos merecidos. Es veralgún tipo de legitimidad. UCD dad que el PCE había proscrito los méenterraba a los generales y guardias todos violentos como formas de oposiciviles con un decoro mínimo. Tener ción, pero con ETA se hacía una excepotro comportamiento habría sido considerado un atrevimiento, el riesgo de ción. Este hecho diferencial era un ho- C ser llamados fascistas, españolistas y herederos del franquismo. Por esos tiempos, ciertos intelectuales (recuerden, recuerden) justificaban el terror de ETA como la respuesta lógica, obligada, al terrorismo estructural planteado por el Estado Con los gobiernos del PSOE los asesinatos de ETA provocaban descoloque político en el sentido de que obligaban a reflexionar sobre las responsabilidades del PNV, lo cual podía echar por tierra el sueño de los sueños socialistas que era gobernar con los nacionalistas: ¡las dos almas! Supimos tardíamente cuál era el número exacto de víctimas y desde luego estaba claro que mientras los nacionalistas trataban a sus muertos como héroes, los nuestros y sus familias eran tratados como apestados. Nunca la izquierda ha conseguido desarraigar de su corazón el senti- miento de culpa por la ocupación del País Vasco y, por lo mismo, nunca ha dejado de ver a sus compañeros asesinados como un sacrificio tan doloroso que únicamente podría impedirse con la cesión de la soberanía. El espíritu del juicio de Burgos y el aura de liberación que ha rodeado siempre a los etarras en la imaginación de la izquierda sigue pesando a la hora de enfrentase al problema vasco. Si algo hay que reprochar a Rajoy al hablar de traición a los muertos es que la haya situado tan tardíamente, aunque es verdad que la negociación con ETA es una forma tan grave que basta ella sola para desautorizar a una nación. De ahí la pertinencia de la convocatoria de mañana: se puede impedir la tentación de negociar con ETA y nos cabe la posibilidad de reconciliarnos con nuestros muertos. Héroes al fin.