Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 Deportes MUNDIAL DE ALEMANIA 2006 ESPAÑA PREPARA SUS DUELOS CONTRA LITUANIA Y BOSNIA JUEVES 2 6 2005 ABC El guardameta del Valencia está muy disgustado con Luis Aragonés por haberle apartado de la selección cuando él hubiese preferido pactar con el seleccionador una renuncia pública y salir por la puerta grande Fijo desde 1993, pero casi siempre a la sombra de otro portero Cañizares ha sido uno de los fijos en las convocatorias de la selección desde que debutó el 17 de noviembre de 1993 en Sevilla, cuando España se jugaba la clasificación para el Mundial de Estados Unidos ante Dinamarca y ganó por 1- 0. Los últimos cuatro seleccionadores, Clemente, Camacho, Sáez y Aragonés, han contado con él. Siempre estuvo a la sombra de grandes guardametas, como Zubizarreta o Casillas. En su trayectoria de más de 100 convocatorias ha disputado sólo 44 partidos, en los que ha recibido 25 goles. Su último partido como titular fue el 18 de agosto de 2004 (primer encuentro de Luis Aragonés) España se enfrentó en un amistoso a Venezuela en Las Palmas y ganó por 3- 2. Con este episodio salpicado de celos Cañizares puede cerrar su libro de la selección escrito con trazo negro. Baste recordar las largas tardes en el banquillo junto a Clemente a la sombra de Zubizarreta hasta el Mundial de Francia 98; la suplencia, que luego se transformó en desafortunada titularidad, en la Eurocopa de Bélgica y Holanda 2000, por el enojo de Camacho con Molina; el famoso frasco de colonia que le seccionó un tendón y le impidió disputar el Mundial de Japón y Corea 2002 y la suplencia, ya con Casillas afianzado como titular indiscutible, en la Eurocopa 2004 en Portugal bajo la dirección de Iñaki Sáez. Cañizares rumia la traición TEXTO J. ÁVILA FOTO MIKEL PONCE VALENCIA. Santiago Cañizares tiene roto el corazón. Y el orgullo deportivo, herido hasta la médula. Está muy enojado con Luis Aragonés por la forma en que se ha producido su salida de la selección después de doce temporadas ininterrumpidas ligado al combinado nacional. El portero se siente traicionado por el seleccionador y entiende que éste debería haber tenido más tacto a la hora de dejarle fuera de la última convocatoria. Quería un adiós rimbombante y pactado, de esos de medallita y abrazo de Ángel María Villar, para salir por la puerta grande. Incluso recalca que un futbolista con una larga trayectoria ligada a la selección merecía una despedida más acorde. El cabreo intenta digerirlo hace semanas. Desde que el portero del Valencia recibió el chivatazo de un amigo avisándole de que Luis Aragonés tiene pensado, en el caso de que España se clasifique para la fase final, llevarse a Íker Casillas, Reina y Víctor Valdés al Mundial de Alemania. En esa decisión técnica confesada en un entorno de amistades no hay cabida para Cañizares. Esa argumentación se cimentaba en su edad- -cumplirá 36 años el próximo diciembre- su irregular temporada con el Valencia -que le ha llevado hasta la suplencia- y el implacable paso del tiempo. Estaba condenado, como en su día les ocurriese a Andoni Zubizarreta, Luis María Arconada o Ángel Iríbar. Santiago Cañizares cia, en un campo anexo al que se entrena él con su equipo. Cañizares también le reprocha al seleccionador el paripé de la convocatoria de 27 jugadores el pasado día 23 en un hotel de la capital, en la que él aparecía junto a Íker Casillas y Reina, y que en ese momento no le hubiese comunicado en privado su exclusión. Cierto es que Luis mantuvo una conversación con los dos capitanes, Raúl y Cañizares, en esa jornada, aunque no ha trascendido que se tratase el asunto. Cañizares dice que nadie ha hablado con él. Raro, raro. Los que conocen a Luis saben que el seleccionador es un hombre que siempre va de frente y mirando a los ojos. Ayer, la selección española y el Valencia coincidieron en el campo de Paterna. Pero no estaba Cañizares, según la versión oficial del club porque ya está de vacaciones. Ha alegado que necesita desconectar del mundo futbolístico para superar la depresión en la que se ha visto sumido a lo largo de la temporada por problemas personales ajenos al vestuario... Por mis h... voy a Alemania Lejos de asumir su papel, Cañizares se está defendiendo como gato panza arriba. Primero, confirmó la noticia. Y segundo, se lanzó al ataque. En silencio, sin escándalos, moviendo sus hilos, está buscando apoyo en un sector de la prensa que entiende como afín o amiga. En múltiples conversaciones telefónicas y mensajes SMS con periodistas califica su exclusión como una injusticia barriobajera. Por mis huevos que yo voy a Alemania confesó ufano días atrás a un informador. Entiende que después de una hoja plagada de servicios- -aunque casi siempre ocupando un papel secundario- -desde el Mundial de Estados Unidos hasta la reciente Eurocopa de Portugal, no merecía lo que entre su entorno ha definido como un linchamiento público. Y menos cuando hoy la selección está preparando los partido de clasificación frente a Lituania y Bosnia delante de sus narices, en Paterna, en Valen-