Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 Deportes JUEVES 2 6 2005 ABC JAVIER IRURETA Entrenador del Deportivo desde 1998 hasta 2005 Todos los rebeldes me pidieron perdón, los egos no podían ganar Los siete años en el Deportivo le elevaron al podio de los grandes técnicos. Siempre se clasificó para Europa. Conseguir que figuras como las brasileñas jugaran para el conjunto fue un éxito clave. El otro fue su labor psíquica. Djalminha, Tristán, Fernando, todos fueron domados por él TEXTO TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN FOTO: MIGUEL MUÑIZ Javier Irureta igual manera... Nos habíamos acostumbrado a ser muy grandes y serlo tiene sus ventajas y sus inconvenientes, porque no se da un valor real a lo que el equipo ha hecho en estos siete años. -Ustedes acostumbraron mal a todos, pero siempre se destacó su mérito, surgido de una urbe pequeña. -Ahí quería llegar. Es casi un milagro que una ciudad pequeña, de sólo 240.000 habitantes, pueda mantener un equipo que gane títulos. Peleamos contra ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla. Siempre digo que Real Madrid, Barcelona y Valencia están a otro nivel. Para que nosotros podamos competir con ellos debemos trabajar mucho, que todo vaya bien y que no aparezcan problemas. -Djalminha le agredió, Tristán y Fernando se rebelaron... Se piensa que usted es muy buena persona. -No. Pero cuando llevas bastante tiempo, alguno protesta porque no juega. Siempre les decía que los egos particulares no podían ganar, quedaban superados por el interés del equipo. El ego lo entiendo. He sido futbolista. -Dice Mauro que usted es un mago del vestuario. ¿Djalminha... todos los rebeldes le pidieron perdón? -Todos los rebeldes me pidieron perdón. Cuando Djalminha hizo aquello nos reunimos con los capitanes y con mi segundo (Melo) y todo quedó solucionado. En todos los casos hablamos en el vestuario y las cosas quedaron claras. -Su gran virtud ha sido conseguir que figuras como las brasileñas admitieran la primacía del conjunto. -Los jugadores de calidad individual tenían libertad, pero siempre les dije que hacer dos jugadas bonitas no vale nada si pierdes 3- 0. La prioridad era el interés del equipo. ¿Sus mejores futbolistas? -Mauro Silva y Fran. Han sido jugadores de gran calidad. Y como goleador, Makaay, que creció con nosotros. En el aspecto humano destaco a Valerón, Manuel Pablo, Songo o, Mauro... MADRID. A los 57 años, Javier Iruretagoyena Amiano (Irún, 01- 04- 48) cierra el ciclo que define su evolución hacia el liderazgo en su profesión. El técnico hace balance de una etapa inolvidable. -Ha dejado el equipo que, con usted al frente, escribió sus mejores páginas de oro. ¿Qué siente? -Ya siento nostalgia. Son siete años en los que vivimos momentos muy buenos. En los que conquistamos una Liga, una Copa, dos Supercopas y, lo que es importante, demostramos una regularidad. Fuimos dos veces segundos en la Liga, dos veces terceros y semifinalistas en la Liga de Campeones. Y, por encima de todo, destaco el cariño que la gente me dio en estos siete años. Lo he vivido, hasta ayer, en la calle. -Dice que se acaba un ciclo. El que se agotó fue su equipo, demasiado veterano y sin fichajes... -Había llegado el tiempo de separarnos. Lo tenía pensado desde hace meses. El Deportivo no ha estado al nivel de temporadas anteriores por las lesiones y por la falta de contrataciones para reforzar una plantilla que ya era mayor... Es, para mí, un ciclo cumplido. Ocho años en Galicia, uno en el Celta y siete en el Deportivo, en los que siempre clasifiqué al equipo para Europa. -Usted pidió fichajes a Lendoiro y no llegaron. ¿Qué le dijo el presidente? ¿Su relación era buena? -Lendoiro trabajó siempre intensamente para superar ese inconveniente de ser un equipo de ciudad pequeña que se tutea con los grandes. No me dijo nada de fichajes no porque no quisiera hacerlos... Percibí que no los habría. Se marcharon Naybet y Djalminha y nos quedamos con una plantilla hecha, mayor y con el consiguiente riesgo de lesiones, que se cumplió. ¿Ha digerido esa perspectiva de que la mejor etapa histórica del club estará ligada a su persona? -He tenido la suerte de estar ahí y disfrutarla con el Deportivo. Ganar la primera Liga del club (99- 00) significó la satisfacción de resarcir esa cuenta pen- diente de varios años antes (1994) cuando el equipo perdió el campeonato por aquel penalti no marcado (lo lanzó Djukic) Después conquistamos la segunda Copa en la historia del Deportivo (2002) La primera la logró Arsenio y la nuestra tuvo mucha relevancia porque fue la del centenariazo del Real Madrid... Y junto a esto, dos Supercopas y el haber peleado por los títulos habitualmente... Quizá nos habíamos acostumbrado a estar arriba y no se ha valorado bien lo que se ha hecho en este periodo. ¿Piensa que no se ha reconocido suficientemente a su equipo? -Mire el Betis. Fichó a Oliveira y han celebrado el cuarto puesto por todo lo alto. Fíjese si en La Coruña se hubieran festejado nuestras temporadas de EDUARDO MANZANA Quique Sánchez Flores inaugura la lista Dejó el Getafe el lunes, fue presentado ayer como nuevo técnico del Valencia y abrió el baile de entrenadores en el fútbol español, un movimiento que será masivo tanto en Primera como en Segunda, pues hay muchos novios sin pareja. El Deportivo, el Atlético, el Athletic y el Getafe encabezan la tabla de oportunidades de trabajo para los preparadores. Ninguno ha saltado tan rápidamente como Quique Sánchez Flores, que hace dos años dirigía a un equipo juvenil del Real Madrid y ahora se encargará de llevar la riendas del equipo donde jugó, con la intención de recuperar la jerarquía perdida. El club no ha estado al nivel de temporadas anteriores por las lesiones y la falta de fichajes para reforzar una plantilla mayor Es casi un milagro que una ciudad pequeña, de sólo 240.000 habitantes, pueda mantener un equipo que gane títulos