Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 2 6 2005 95 Javier Irureta confiesa que su etapa en el Deportivo estaba acabada; el equipo era mayor Santiago Cañizares maniobra para estar en el Mundial 2006 y culpa a Luis Aragonés por la forma en la que ha dejado la selección Resultados Hombres, cuartos Puerta (Arg. a Cañas (Arg, 9) 6- 2, 3- 6, 1- 6, 6- 3, 6- 4; Davydenko (Rus, 12) a Robredo (15) 3- 6, 6- 1, 6- 2, 4- 6, 6- 4. Doble femenino Ruano- Suárez (Esp. Arg, 1) a Loit- Pratt (Fra. Aus, 12) 6- 4, 4- 6, 6- 4. Nadal repitió su rutina diaria para preparar el duelo con Federer D. P. PARÍS. Toni Nadal no ha querido variar la tranquila rutina de Rafael para preparar el duelo de mañana con Federer. Son dos días de espera hasta el partido, pero al mallorquín no le preocupa. Durmió bien, como siempre -dijo- Desayunó copiosamente, como en él es habitual, y a las doce y media de la mañana llegaba a Roland Garros. Su tío había reservado hora y media para entrenarse con un junior alemán, Aljoscha Thron. La pequeña pista 10, que albergó la práctica de una a dos y media de la tarde, estaba a rebosar, con colas de aficionados para entrar y hasta un servicio de seguridad especial, desacostumbrado en estas canchas exteriores. Acabado el trabajo, Nadal comió en el restaurante de los jugadores y se dirigió al hotel a dormir la siesta. La tarde la mató viendo una película en el DVD y jugando con la playstation Hoy piensa repetir rutina, pero no tendrá más remedio que realizar algunos cambios pues desembarca en París el clan Nadal al completo. Sus padres, Sebastián y Ana María, recién llegados de unas vacaciones en Shangai; su hermana Maribel; y sus tíos Miguel Ángel (el ex futbolista) y Rafael, con sus esposas y la de Toni. Federer realizó una doble sesión para un total de tres horas y media (se prepara para un partido largo) Por la mañana, de 10.00 a 11.30, y luego de una a tres de la tarde, donde se enfrentó a un junior venezolano, el zurdo David Navarrete. MARIANO PUERTA Un semifinalista inesperado Hace un año estaba destrozado anímica y físicamente. Pesaba casi 100 kilos y ocupaba el puesto 400 en el ranking El español echó la culpa del bajón que sufrió en el segundo y tercer set y de la derrota final al cansancio el segundo y tercer set Debía de estarlo. La excusa es buena y lo explica todo, menos que regresara al juego en el cuarto y en parte del quinto set. Su retorno le sirvió para ganar la cuarta manga y meter el miedo en el cuerpo del ruso: Pensé que a Robredo ya no se le escapaba el partido Pero sí. Porque ayer dio la impresión de que más que la forma física, lo que le fallaba era la mental. ¿Se puede tener miedo a ganar? ¿Puede asustar una semifinal? Son preguntas sin respuesta o que sólo podría responder el protagonista. En cualquier caso, es lo que pareció cuando con 3- 3 dejó escapar el servicio. Un break que ponía a Davydenko en semifinales contra Puerta. Duele ver a alguien como Tommy perder de esa forma. A alguien capaz de eliminar en la ronda anterior a un jugador de la talla de Safin. Más aún porque esta derrota se parece demasiado a otra sufrida por el español aquí mismo, en París, en 2002. Jugaba en tercera ronda contra Albert Costa y ganaba por dos sets a cero, 3- 1 y break arriba, pero acabó perdiendo. No hace falta recordar que Albert llegó a la final y ganó el torneo, el único grande de su palmarés. Entonces la culpa se la echó a la inexperiencia Lo dicho, en el tenis, como en la vida, las oportunidades hay que cazarlas al vuelo. AFP Volver a nacer D. P. Henin y Pierce, ante el reto de superar la nueva amenaza rusa D. P. PARÍS. El año pasado la final femenina enfrentó a dos rusas, Anastasia Myskina y Elena Dementieva. Hoy, un año después, podría fraguarse una lucha por el título enteramente rusa, aunque con protagonistas diferentes. No es nada extraño. El tenis femenino ruso es tan rico y variado que casi en cada cita presenta candidatas diferentes. En esta ocasión las que han llegado más lejos son Elena Likhovtseva y Nadia Petrova. El título podría dirimirse entre ellas, pero antes deberán superar esta tarde a dos antiguas campeonas que están de vuelta. Petrova (22 años) abrirá el programa en la Central, a partir de las dos de la tarde, frente a Justine Henin, de su misma edad y ganadora en París en 2003. La belga ha tenido un pie fuera del torneo (salvó dos bolas de partido frente a Kuznetsova en la cuarta ronda) Pero ahí se acabaron sus dudas, porque arrasó a Sharapova. Ambas se han medido en siete ocasiones, con un 6- 1 para Henin, que lleva 22 triunfos consecutivos en arcilla. Concluido ese choque jugarán Mary Pierce (campeona en 2000 e inesperada a sus 30 años) y Elena Likhovtseva, otra veterana (29) que en su larga carrera profesional jamás había llegado tan lejos en un Grand Slam Se han enfrentado en diez oportunidades, con seis triunfos para la francesa. PARÍS. La carrera de este argentino, finalista junior de Roland Garros (perdió con su compatriota Zabaleta en 1995) era muy prometedora. Zurdo, muy fuerte, un devoramillas de la arcilla. Mariano Puerta (26 años) conseguía en 1998 su primer título (Casablanca) En 2000, el segundo (Bogotá) Y se instalaba en el top 20 de la ATP (18) Iba paso a paso, pero no dejaba de subir cuando todo se derrumbó. En febrero de 2003 daba positivo en el torneo Viña del Mar por clembuterol (un anabolizante) lo que le suponía una suspensión de nueve meses. Un infierno. Desde pequeño soy asmático- -explicaría en su día- -y tomé un fármaco tras una crisis. Cometí el error de no comunicarlo a los médicos del torneo y me costó la suspensión. Intenté defenderme en los tribunales y no sólo no me sirvió de nada, sino que encima me gasté más de 70.000 dólares Salió muy tocado del proceso y le dio por comer. Él nunca fue pequeño. Macizo, más bien. Pesaba 79 kilos para 1,77 de estatura, pero la depresión en que se sumió le llevó a engordar hasta los 94. Cuando en julio de 2004 acababa su sanción, su figura distaba mucho de la de un deportista de elite. Barrigón y patizambo. Las desgracias nunca vienen solas y durante los meses de suspensión sufrió un incidente que no le costó la vida por muy poco. Habitaba en un apartamento en el barrio de Belgrano, en la planta 19 de un alto edificio. Subía en el ascensor cuando éste hizo un ruido raro y se quedó parado poco antes de llegar a su piso. Podría haberse limitado a hacer sonar la alarma y esperar, pero prefirió forzar la puerta y salir de cualquier manera. Justo cuando conseguía izarse y escapar de la trampa, el ascensor se precipitó al vacío y se estrelló contra el suelo: Sentí que volvía a nacer. Durante mucho tiempo me dio miedo subir a un elevador, aunque eso ya está olvidado Redivivo físicamente, aún le quedaba lo más complicado, resucitar deportivamente. Hundido en el pozo de la clasificación. Gordo y oxidado. Parecía imposible que regresara, aunque el cariño de su esposa, Sol, y la fidelidad de su entrenador, Andrés Schneiter, se convirtieron en sus asideros. Ellos y un trabajo físico de forzado. Durante seis meses se machacó hasta la extenuación. Ha bajado a 81 kilos y 45 de ellos de puro músculo (15 más que cualquier otro mortal normal) El resto lo ha logrado su zurda privilegiada. Pasar del puesto 400 (2004) al 37 y ser uno de los semifinalista de Roland Garros.