Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 2 6 2005 23 Un terrorista suicida de Al Qaida provoca una veintena de muertos en una mezquita de Afganistán La revelación de la garganta profunda del Watergate suscita un vivo debate en Estados Unidos El Gobierno español considera el no una dificultad añadida ABC MADRID. El Gobierno español consideró anoche a través de un comunicado que la victoria del no a la Constitución europea en el referéndum de Holanda supone una dificultad añadida al proceso de ratificación en el conjunto de los Veinticinco, según informaron fuentes diplomáticas. El Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero reafirmó su compromiso con el proyecto europeo y adelantó que asumirá un papel activo en la búsqueda de soluciones a la situación que se ha creado con la negativa consecutiva de las consultas en Francia y Países Bajos sobre el Tratado constitucional. El Gobierno mostró, al igual que tras la consulta francesa, su respeto a la voluntad libremente manifestada por los ciudadanos holandeses, aunque subrayó que el resultado se añade a la que a través de las urnas o de sus Parlamentos han expresado anteriormente los ciudadanos de otros diez países, incluido España. Es evidente que el resultado negativo del referéndum holandés supone una dificultad añadida al proceso de ratificación y eventual entrada en vigor de la Constitución europea hicieron hincapié las citadas fuentes. La propia Constitución europea prevé que si en noviembre de 2006 uno o varios países no la han ratificado, los presidentes deberán decidir qué hacer. No hará falta esperar tanto, porque esa circunstancia se ha producido ya y nadie sabe cómo resolverla La Carta Magna pasa a mejor vida antes de lo previsto E. SERBETO LA HAYA. El futuro de la Constitución europea ha quedado un poco más en el aire después del segundo referéndum negativo y a pesar de que los dirigentes políticos continentales van a continuar insistiendo en la necesidad de que el proceso de ratificación prosiga. Lo cierto es que, a la vista de lo que ha sucedido, lo más prudente sería que los países miembros y las instituciones europeas se dieran un respiro para poder analizar la situación y buscar con calma soluciones, mientras intentan que la crisis no contamine a los asuntos corrientes ni al funcionamiento de las instituciones. Los miembros de la Comisión Constitucional del Parlamento Europeo celebran hoy una reunión extraordinaria y el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, asistirá también a la conferencia de líderes de grupos parlamentarios. Todos buscan respuestas a una crisis que nadie había previsto y que puede sumir a la UE en un proceso de consecuencias imprevisibles. El Consejo Europeo del próximo día 16 será sin duda el que tendrá que tomar las primeras decisiones, de las que dependen el futuro de la Constitución y la fórmula para intentar salir de la crisis. Los Veinticinco tendrán que optar entre parar el reloj en el proceso de las ratificaciones o arriesgarse a ver una sucesión de rechazos en otros países. Y por si esto fuera poco, han de intentar aprobar los próximos presupuestos a pesar de una atmósfera que evidentemente no tiene nada de favorable para ello. Lo que dice la propia Constitución es que la ratificación ha de estar concluida dos años después de la firma del Tratado, es decir en noviembre de 2006. Si entonces lo han ratificado al menos cuatro quintos de los países (ahora serían veinte) y uno o varios han tenido dificultades para hacerlo entonces el Consejo Europeo estudiará el caso Pero en estos momentos ya se sabe que esa situación se ha producido y no vale la pena esperar hasta dentro de año y medio, porque lo único que puede cambiar es que en vez de dos países haya alguno más en la lista de los que han tenido dificultades para la ratificación. La carta del presidente francés, Jacques Chirac, a sus colegas pidiéndoles que se tomen el tiempo necesario para analizar la situación va en esta dirección, puesto que por el momento la precipitación no le conviene a nadie. En las actuales circunstancias, Chirac está obligado a representar el mandato que le han dado sus ciudadanos, que ha sido un rotundo no a la Constitución, de manera que en estos momentos difícilmente se puede escenificar siquiera una apariencia de normalidad. El Gobierno checo, que también tiene que pasar por el trámite del referéndum, ha propuesto que sencillamente se amplíe el plazo de dos años, para dar tiempo a que los propios países busquen una salida a sus dificultades internas, si resulta posible. tal como están las cosas, lo que ha pasado en Holanda puede que sirva para acentuar la tendencia negativa en otros países donde las consultas ya se preveían muy dudosas, como Irlanda o Dinamarca, porque desde que en Francia se inició la serie de votos negativos, hasta en Luxemburgo han empezado a crecer los partidarios del no Como siempre, los dirigentes holandeses se sumarán también a los franceses y a los de la Comisión Europea tratando de justificar este resultado en el déficit de información a los ciudadanos, pero ese es un pretexto que ya empieza a ser poco práctico. Hace mucho tiempo que unos y otros saben que la idea europea no se entendía bien y los europeos han visto muchas cosas nuevas en poco tiempo, sin que hayan tenido ocasión de pronunciarse sobre ellas. Algunos llamaron la atención en las elecciones al Parlamento Europeo de hace un año, pero en cuanto se constituyó la Eurocámara, todas las señales de alarma quedaron delicadamente archivadas, hasta que ahora han vuelto a sonar cuando en el edificio de la UE ya arden dos de los 25 pisos Otros seis referéndum Además de los checos, quedan otros seis países por convocar un referéndum y algunos tan emblemáticos como el de Gran Bretaña, para el que ni siquiera hay fecha. Muchos dan por hecho que al primer ministro, Tony Blair, le gustaría anunciar por su cuenta que esa consulta no se celebrará jamás en el Reino Unido, lo que sería la sentencia de muerte de la Constitución. El no de ayer deja también a Holanda sin margen de maniobra en torno a las perspectivas financieras. Holanda es de los países que se mantenían en el límite del 1 por ciento del PIB europeo y, después de esta votación, ningún Gobierno se atreverá a aceptar que suba el gasto. Holanda es no solamente contribuyente neto, sino que en términos de aportaciones per cápita al presupuesto comunitario supera en mucho a Alemania. Si en el próximo Consejo se producen malas noticias para la Constitución, y además para las finanzas de la UE, entonces se sabrá lo que se puede esperar en otros referéndum. Un elector de edad avanzada busca su opción de voto electrónico REUTERS