Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional JUICIO A LA CÉLULA DE AL QAIDA EN ESPAÑA JUEVES 2 6 2005 ABC Zougam, en la declaración como presunto autor material de la matanza; a la derecha, Pilar Manjón, presidenta de la asociación de víctimas 11- M FOTOS: POOL EFE JAMAL ZOUGAM Presunto autor material del 11- M El rostro inolvidable N. V. Por primera vez tras el 11- M, Jamal Zougam, presunto autor material de la matanza de Madrid, apareció en público. Lo hizo esposado para testificar en el juicio contra la célula española de Al Qaida y aprovechó para asegurar que fue detenido sin saber nada Las víctimas frente al verdugo TEXTO: NATI VILLANUEVA Visiblemente más delgado, con barba de varios días, sin la melena rizada que le identificaba en las fotografías e incapaz de cruzar su mirada con los familiares de las víctimas del 11- M, Jamal Zougam hizo ayer su primera aparición pública en el juicio contra la célula española de Al Qaida. La primera, porque desde su detención, dos días después de la matanza de Madrid, nadie había visto su rostro más allá del papel. Sus rasgos, sus enormes ojos negros, son difíciles de olvidar, por lo que no resulta extraño que varios testigos le hayan identificado como uno de los pasajeros de los trenes de cercanías Entró en la sala cabizbajo y esposado, con vaqueros, una camisa de rayas (de marca) y un jersey gris que cubría sus hombros y tal vez la vergüenza de enfrentarse a un tribunal, aunque fuera como testigo. Aquel comerciante de Lavapiés abierto y simpático que habían descrito sus amigos no apareció por ningún lado. Sí lo hizo un joven marroquí tímido que, con cobardía y victimismo a partes iguales, toreó como pudo- -en un castellano bastante malo- -el interrogatorio. Sobre sus respuestas, ajenas al 11- M, planearon muchas sombras, las mismas que todavía no han encontrado respuesta desde aquella mañana de marzo. MADRID. Fugaz, como la frontera entre la vida y la muerte, como la de aquel 11 de marzo. Así fue el testimonio de Jamal Zougam; tan fugaz que se quedó muy lejos de cubrir el ansia de respuestas de los familiares de víctimas de los atentados que se acercaron a la Casa de Campo con la esperanza de encontrar un porqué. En apenas quince minutos, uno de los presuntos autores materiales de los atentados acabó con la expectación que había suscitado su comparecencia. Sólo las víctimas- -las verdaderas, que son las que se han quedado- -son capaces de relatar qué sintieron cuando vieron en vivo y en directo como dijo Pilar Manjón, al presunto asesino de los suyos. Necesitaban mirarle a los ojos, intentar entender qué extraña fuerza se apodera de aquéllos que se atribuyen la facultad de decidir sobre la vida y la muerte de las personas. El mensaje de Manjón, minutos antes de ver a Jamal Zougam, sonaba a pregunta sin respuesta, como lo reconocería ella misma, siempre como presidenta de la Asociación 11- M Afectados por el Terrorismo, pocos minutos después de escuchar a este marroquí, que se negó a mirarle a los ojos. Con serenidad y aplomo, las víctimas aguantaron los quince minutos, los 900 segundos que duró la declaración de Zougam. Y en silencio, con el recuerdo de los suyos sobrevolando las paredes de la sala de vistas, pero también todos los rincones de las viviendas en las que los otros familiares, los que no estaban presentes en el juicio, encendieron la televisión y lloraron de impotencia. Era una crónica anunciada. Zougam, sin ser preguntado sobre los atentados de Madrid, se exculpó nada más tomar asiento: El 13 de marzo vionieron a detenerme sin saber nada, a sacarme en las televisiones de todo el mundo, sin saber nada Y así, sin saber nada, se quedaron también las víctimas, que escucharon cómo este marroquí- -que acudió como testigo para hablar de su relación con Abu Dahdah -aseguraba que su única guerra era ayudar a su familia, a su padre que tiene siete hijos con su segunda mujer. Quizá fue este comentario el que más dolió a las víctimas, o así al menos lo expresó Manjón poco después: Dar de comer a la familia no es una guerra. Eso es lo que iban a hacer las 191 personas que iban en el tren. Eso no es ninguna guerra; las guerras son otra cosa. En En libertad otros cinco procesados de la célula de Abu Dahdah ABC MADRID. La Sección Tercera de lo Penal de la Audiencia Nacional que juzga a 24 presuntos integrantes de la célula de Al Qaida en España, dejó ayer en libertad a cinco de los procesados en libertad al estimar que el riesgo de fuga ha disminuido considerablemente con lo que son ya ocho los imputados excarcelados. Así, quedó en libertad sin fianza Sid Ahmed Boudjela y con fianza de 50.000 euros Mohamed Kahir Al Saqqa. También quedaron en libertad bajo fianza de 150.000 y 50.000 euros, respectivamente, Waheed y Ahmad Kosaghi Kelani, acusados de colaborar económicamente con la célula, y con fianza de 20.000 euros Basam Dalati, propietario de una tienda de fotocopias en la que el presunto líder de la célula, Abu Dahdah hizo copias de propaganda integrista. El fiscal Pedro Rubira solicita para ellos nueve años de cárcel por integración en organización terrorista islamista, a excepción de Ahmed Boudjela, para quien pide 10 años.