Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional MIÉRCOLES 1 6 2005 ABC Las autoridades de Irak prevén el juicio de Sadam Husein en julio b Tropas estadounidenses encuen- Llega la hora de Hizbolá Los islamistas chiíes arrasarán en las urnas el domingo en el sur del Líbano b La segunda vuelta electoral devolverá las aguas a su cauce en un país imposible que, cuando se mira al espejo, ve las mismas caras de siempre desde hace años JUAN CIERCO. ENVIADO ESPECIAL BEIRUT. Cortaremos las manos de los que nos quieran desarmar En un país donde no existen los partidos políticos; en unos peculiares comicios legislativos de cuatro vueltas sin campaña electoral ni programas de gobierno; en una nación desmembrada de 18 confesiones distintas, al menos una de las formaciones en liza, Hizbolá, tiene algo parecido a un lema electoral: Cortaremos las manos de los que nos quieran desarmar El autor intelectual de tan profunda lindeza no es otro que uno de los líderes religiosos y políticos más controvertidos pero a la vez respetados, adorados si son chiíes, por los libaneses: el jeque Hasan Nasralah, indiscutible jefe del Partido de Dios, apoyado sin disimulo por Siria e Irán y dispuesto a no dejar de ser la pesadilla de Israel. Este domingo, después del ciclón Hariri, que ha arrasado el panorama político de Beirut en beneficio de Saad Hariri, el heredero del ex primer ministro asesinado, Rafic al- Hariri, soplará con su habitual fuerza descomunal en el sur del país del Cedro el huracán Hizbolá. Aliado con Amal, la otra guerrilla chií liderada por el presidente del Parlamento, Nabil Berri, el Partido de Dios tiene todos los triunfos en la mano para hacerse con la mayoría de los 23 escaños en juego este fin de semana, y asentar así sus reales políticos sobre unos cimientos militares. tran el cadáver del gobernador de la provincia de Anbar, secuestrado el 10 de mayo, tras un intenso combate con los insurgentes ABC BAGDAD. La aldea de Rawah, 275 kilómetros al sur de Bagdad, fue escenario ayer de un cruento enfrentamiento entre insurgentes y tropas norteamericanas, que puso un dramático punto final a las especulaciones acerca del paradero del gobernador de la provincia iraquí de Anbar, Al- Mahalaui, secuestrado desde el 10 de mayo. Tanto el portavoz del nuevo Gobierno iraquí, Leith Kuba, como fuentes militares de EE. UU. confirmaron ayer esta operación, desarrollada a 26 kilómetros de la aldea de Rawah en la noche del domingo. El comandante estadounidense, Wes Hayes, declaró que la batalla comenzó cuando, parapetados en una casa, rebeldes árabes extranjeros atacaron con cohetes, granadas y armas automáticas a las fuerzas de la coalición Cuando la unidad militar entró en la vivienda de la que procedían los disparos, se descubrió el cadáver del gobernador encadenado a una bombona de gas. Asimismo, se hallaron los cuerpos de dos sirios, un jordano y un argelino, pertenecientes a la insurgencia, abatidos por los soldados estadounidenses. Dos saudíes y un marroquí resultaron heridos durante el combate y fueron interrogados en el propio lugar de los hechos. Hayes indicó que los indicios apuntan a que Al- Mahalaui habría muerto como consecuencia de una grave herida por arma blanca en la cabeza. Su familia confirmó ayer la identidad del cuerpo. Mientras tanto, el presidente iraquí, Jalal Talabani, anunció en una entrevista concedida a la CNN que se prevé iniciar el juicio contra Sadam Husein en los próximos dos meses. Sadam es un criminal de guerra, el pueblo iraquí pide ya su condena a muerte, pero merece un juicio justo sostuvo Talabani. Niñas de Hizbolá corean consignas antiamericanas alzando el Corán en Beirut REUTERS Las mil caras de Hizbolá Ese doble juego lanza a Hizbolá. Un movimiento de resistencia nacional, como es calificado en el Líbano; milicia armada, como suele ser llamada desde Europa, o grupo terrorista, como no se cansan de decir Estados Unidos e Israel, y un partido político con ramificaciones sociales: su red de asistencia, con sus escuelas, sus guarderías, sus centros hospitalarios, sus pensiones de por vida para las familias de los guerrilleros muertos en combate sustituye la ineficacia del Estado y se gana el apoyo de muchos adeptos, no todos islamistas, no todos chiíes, no todos prosirios. En el sur del Líbano, por ejemplo, no está siquiera desplegado el Ejército. Todo el control de la extensa zona recae en Hizbolá, además de la presencia testimonial de 2.000 observadores de la ONU. Mantener los 12.000 cohetes con capacidad para atacar el norte de Israel; oponerse a la política norteamericana de defensa sin límites del aliado israelí en Oriente Próximo; extender su Ejército invisible de 10.000 milicianos; inte- El jeque Hasan Nasralah afirma: Cortaremos las manos a los que nos quieran desarmar Mantener 12.000 cohetes apuntando a Israel y oponerse a la política de EE. UU. en la zona son los objetivos de Hizbolá grarse cada día más en las actividades políticas, parlamentarias y de gobierno; acabar con la corrupción generalizada, son algunos de sus principales objetivos, según explica a ABC en un perfecto francés el diputado fundamentalista Hussein Haj al- Hassan. Al preguntarle por la resolución 1.559 del Consejo de Seguridad de la ONU, que instaba a la retirada siria del Líbano (parte ya cumplida) y al desarme de Hizbolá, Al- Hassan nos remite a las palabras del jeque Nasralah, pronunciadas hace sólo unos días al cumplirse el quinto aniversario de la retirada israelí de la llamada franja de seguridad, la primera vez que los árabes derrotábamos en el campo de bata- Mueren cuatro soldados italianos Por otra parte, un helicóptero AB- 412 del Ejército italiano se estrelló, por causas aún desconocidas, en una zona desértica cerca de Nasiriya, donde las tropas italianas tienen su cuartel general. El aparato regresaba del aeropuerto de Kuwait City tras haber acompañado a un militar italiano que regresaba a su país por motivos personales. Tras perder el contacto por radio, los restos del helicóptero fueron localizados por aviones de reconocimiento cerca de la base de Tallil. Sus cuatro ocupantes resultaron muertos. lla a Israel Unas palabras, cortaremos las manos de lo que nos quieran desarmar coreadas por miles de fieles congregados en los aledaños de Naqura, y dispuestos con sus banderas amarillas- -el color de Hizbolá- -a obedecer hasta sus últimas consecuencias las órdenes de su carismático líder. Las diferencias religiosas, políticas, económicas y sociales son demasiado importantes en el Líbano como para hacer borrón y cuenta nueva y mirar al frente sin mirar atrás o al lado. No podemos romper con aquellos países vecinos y amigos que nos han apoyado en los últimos años sólo porque la comunidad internacional, la misma a la que sólo le importa garantizar la seguridad de Israel, nos lo exige dice Al- Hassan para dejar muy claro que su grupo trabajará en el Parlamento para evitar la entrega gratuita del Líbano a franceses y norteamericanos. Hizbolá- -el Partido de Dios- -y sus aliados de Amal, tomarán pues el testigo de Saad Hariri este domingo. Nada que ver Beirut con el sur. Nada que ver los intereses de los suníes moderados, con los de los fundamentalistas chiíes. Nada que ver con los cristianos de Michel Aoun o los drusos de Walid Yumblatt, que sacarán tajada en la tercera y cuarta vuelta electorales. Nada que ver los unos con los otros en este país imposible.