Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional EL NO FRANCÉS A EUROPA RELEVO GENERACIONAL EN LA UNIÓN MIÉRCOLES 1 6 2005 ABC El proyecto europeo busca desesperadamente un liderazgo, después de la sacudida del no francés. Chirac está obligado a representar la oposición a la Constitución, Schröder vive su declive... todas las miradas se dirigen a Tony Blair Europa, para los euroescépticos E. SERBETO ROTTERDAM (HOLANDA) La crisis en la Unión Europea ha pillado en horas bajas a los líderes tradicionales del Continente. El presidente francés, Jacques Chirac, el canciller alemán, Gerhard Schröder, el presidente del Consejo italiano, Silvio Berlusconi, atraviesan horas bajas o muy bajas en sus propios países y difícilmente encontrarían el respaldo suficiente para liderar la recuperación institucional de la Unión. Ironías de la historia, esta misión parece ahora en manos del menos europeísta de todos ellos, el británico Tony Blair, que emprende el semestre de presidencia rotatoria con las espaldas cubiertas por su reciente reelección. El español José Luis Rodríguez Zapatero podría haber tenido la ocasión en otras circunstancias de ejercer el liderazgo continental, pero carece de experiencia y además toda la que tiene está basada en la alianza con aquellos de sus colegas que están en horas bajas, o simplemente en sus últimos momentos en el candelero político. Para más curiosidades históricas, hace un año José María Aznar se despidió en la rueda de prensa con la que concluía su último Consejo Europeo precisamente con estas palabras: El único que vale la pena aquí es Tony Blair Seguramente, el ex presidente del Gobierno no se podía imaginar las circunstancias en las que su amigo británico va a tener que hacer uso de todas sus capacidades de gestión y persuasión, para evitar que la idea europea caiga en una profunda crisis. Después del referéndum francés, el holandés de hoy tampoco deja señales de que se vaya a detener esta tendencia negativa, y ayer se supo que hasta en Luxemburgo las encuestas reflejan un aumento de los que se oponen a la Constitución europea. ¿Cómo puede pararse este proceso hacia el euroescepticismo? Tony Blair EPA Angela Merkel AFP Nikolas Sarkozy AP los países del Este, porque prefirió la decidida alianza con el corazón de Europa al que ahora le ha dado un infarto en toda regla. Los ingleses ya le han dicho a Zapatero lo que piensan de él durante la negociación de las perspectivas financieras, pero es de suponer que la gravedad de la situación acabará por aproximarles en un ejercicio de pragmatismo tan singularmente europeo. La experiencia de Zapatero se basa en la alianza con aquellos de sus colegas que están en sus horas más bajas bierno español que sus correligionarios socialistas franceses no estuviesen al borde de la escisión de manera que el más probable sucesor de Chirac no fuera otro conservador como Nicolas Sarkozy, o que los socialdemócratas alemanes se recuperasen de las posiciones que tienen en estos momentos y que indican que en septiembre pasa- Relevo en el Reino Unido Blair tiene todavía más de un año hasta que entregue el relevo a Gordon Brown y Zapatero puede, en ese tiempo, ir haciéndose un hueco en Europa. Sería mejor para el presidente del Go- rán a la oposición en beneficio de la democristiana Angela Merkel. Algunos como el comisario de Economía, el socialista Joaquín Almunia, creen que la posición de Zapatero en Europa no puede más que mejorar pero en estas lides eso no es siempre suficiente. Si pudiera al menos contar con los polacos, pero en Varsovia reina la inestabilidad política y después de los modos con que empezó, sus relaciones con ese país no son muy buenas. De forma que tendrá que buscar una aproximación a Blair a pesar de que el británico, que sí tiene sólidos apoyos en el Este, tiene una idea de Europa que es exactamente la contraria de la que ha defendido Zapatero. Enterrar el proyecto constitucional Blair tiene en sus manos precisamente la decisión de la suerte del proyecto constitucional. Después del resultado en Holanda bastaría con que anunciase que anula el referéndum en Gran Bretaña para que el proyecto tuviera que ser definitivamente enterrado. La Comisión Europea no quiso ayer entrar en especulaciones sobre cuántos países tendrían que decir no para que se diese por muerto el proceso de ratificaciones, pero está claro que sin Francia ni Holanda, y sin Gran Bretaña, la cuestión parece clara. Zapatero podría ser un líder gracias a su relativamente sólida situación interna, pero tal vez ahora se acuerde de sus tiempos de oposición y de las invectivas que le lanzaba a Blair, acusándole de apoyar a Aznar. Tampoco tiene muchos amigos entre los dirigentes de Los aspirantes de los Balcanes temen un frenazo en la adhesión SIMÓN TECCO. CORRESPONSAL LIUBLIANA. En los países de los Balcanes el no francés preocupa más a quienes se aprestan a entrar a la UE y menos a aquellos que tocan a su puerta. Los franceses le temen al fontanero rumano fue el título en primera página del diario de Bucarest Evenimentul Zilei para comentar la victoria del no a la Constitución europea en Francia. Mientras, en la vecina Bulgaria los políticos se preguntan en qué manera ese no y probablemente el no holandés de hoy, perjudicarán su ingreso a la UE. En uno y otro país temen que los resultados del referéndum francés se traduzcan también en un no a la ratificación del Tratado de Adhesión, firmado por Rumania y Bulgaria el 25 de abril pasado y por el cual debieran ingresar a la UE el primero de enero de 2007. París tiene razón Aludiendo al fontanero polaco convertido en símbolo de la campaña del no en Francia, el mencionado cotidiano rumano sostiene que parece ser que Francia tiene razón para temer al emigrante de los países del Este, recordando que hoy más de dos millones de rumanos trabajan en Alemania, España e Italia y sólo un tercio de ellos con contrato legal de trabajo. El diario sostiene que el diez por ciento de la población activa ha abandonado el país en busca de un trabajo. Los otros dos países de los Balcanes que tocan a la puerta de la UE, Serbia y Montenegro (SyM) y Croacia, consideran el no francés como una oportunidad para reflexionar sobre lo que une a los europeos, pero me niego a pensar que la UE se encuentre cansada de las ampliaciones declaró Ivo Sanader, primer ministro de Croacia. Según una encuesta publicada por el diario croata Vecernji list, el no francés produjo en Croacia una caída de casi diez puntos entre los votantes a favor de la adhesión, siendo superados por los euroescépticos. Por su parte el presidente de Serbia, Boris Tadic, opinó que el rechazo francés no afectará al proceso de acercamiento de Serbia y Montenegro a la UE. En su opinión, la integración europea no será completa hasta que se adhieran los países de los Balcanes