Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 1 6 2005 Opinión 5 ESCENAS POLÍTICAS NO SABE NO CONTESTA O es que se calle por prudencia, que al buen callar le llaman Sancho y en boca cerrada no entran moscas. El silencio no es precisamente lo que suele meter la pata. Tampoco es que responda a las preguntas con otra pregunta, que es costumbre muy gallega y que generalmente descubre las intenciones del que hace la pregunta primera. Cuando a un gallego se le pregunta algo, lo primero que se plantea para su coleto es una pregunta previa: ¿Para qué querrá saber éste lo que me pregunta? e intenta adivinarlo antes de responder, y si no lo adivina, responde por el método Ollendorf. ¿Ha traído usted el paraguas? A mí también me gusta la cerveza No es que responda a las JAIME preguntas que se le formuCAMPMANY lan yéndose adrede por los cerros de Úbeda, excursión que suele realizar todos los miércoles en las sesiones de control al Gobierno en el Parlamento. Tampoco es que se invente un galimatías a propósito para salir del trance dialéctico sin decir nada inteligible. Por ejemplo: ¿Qué opina el Gobierno de la propuesta de financiación del tripartito? Pues el Gobierno opina muy firmemente y sin posibilidad de dar marcha atrás que a la bulibulibú de la bulibulibancia. Está bien claro, ¿no? No es nada de esto. Las pamplinas y los flatusvocis por donde se escapa de cualquier compromiso o ratonera la retórica de Zapatero no supone astucia, zorrería ni galleguismo. Es que, simplemente, No sabe No contesta o mejor dicho, que no contesta porque no sabe, y a todo responde con la libélula vaga de una vaga sonrisa y con un gesto de acogedor talante. Sobre el non franchute que ha estremecido a Europa, y con razón, ha dicho algo así como que constato que no nos afecta se ha quedado tan sonriente y se ha puesto a hablar de que ya hace mucho calor y que el Barça, campeón de la Liga. Y aún podría haber añadido que lo verdaderamente importante de lo que ha ocurrido en Francia es que el niño Rafael Nadal ha provocado un incendio de mala educación en el Roland Garros al despachar en un pispás al joven fenómeno Richard Gasquet, y después al único vestigio galo en el campeonato, Sebastián Grosjean. Que lo más interesante de lo que ha sucedido en Alemania no es la derrota de Schröder en Renana- Westfalia, sino el cuarto triunfo de Fernando Alonso en la Fórmula- 1. Y que la única consecuencia que puede tener el referéndum francés será la influencia negativa en la aspiración del París 2012 que al parecer estaba muy bien colocado para la designación antes de la irrupción de mesié Non. Cada día del Señor, el tripartito inventa un despropósito nuevo. Aún más delirante que el anterior. Creo que el penúltimo que ha inventado es eso de la desobediencia lingüística o algo así. Parece que los nacionalistas vascos, violentos o no violentos, ya tienen un interlocutor distinguido y prácticamente común, llamado Arnaldo Otegui, que entra y sale de la cárcel como de un hotel, a su voluntad. López Aguilar juega al Anticristo. Etc. Pero Zapatero No sabe No contesta N QUÉ TORPES ESTOS FRANCESES... S I yo de mayor quiero ser inglés, porque allí en el Reino Unido ganan los socialistas y no dejan al Gobierno prisionero de los separatistas, ni se hacen amiguetes y socios de los republicanos que quieren derrocar a la Reina, y llega el día de las Fuerzas Armadas y el presidente del Consejo de Ministros está allí a pie de banda y de bandera, y no deja en La Coruña pelando más guardias que un machete al ministro de Defensa, en cambio no hay nada que me preocupe más que la posibilidad de ser francés, o de encarnarme en gabacho en la otra vida. Con tanta grandeur tanto orgullo y tanto complejo de superioridad, a los franceses se les van las mejores: el tren de Europa. Se les ha ido viva la posibilidad de ser tan modernos y progresistas como nosotros y de votar sí a la Constitución Europea con los ojos cerrados. Vamos, ANTONIO güí que dice Zapatero. ¿Es que no BURGOS entendieron acaso a Zapatero cuando en la lengua de Molière les pidió que votaran güí -Oiga usted: si lo que habla Zapatero es la lengua de Moliére, ¿tan malamente hablaba Molière el francés? Como son tan presuntuosos nos han hecho creer lo contrario, pero Molière en realidad hablaba el francés e- xac- ta- men- te igual que Zapatero. Molière o Moliese, da lo mismo. Eso, por un lado, y por el otro, la campaña. La temeridad de campaña. ¡Qué irresponsables! En los debates de la campaña del referéndum, estos franceses presuntuosos hablaban los tíos, ¿sabe usted de qué? ¡Pues de la Constitución Europea! ¡Del texto de la Constitución! Del artículo tal y del artículo cual, y si eso era bueno o era malo para Francia. ¿Pero cómo va a poder ser malo para una nación algo que le proponen a votación sus queridos gobernantes? ¿Cómo un ciudadano común va a entender de la Constitución Europea y cómo se va a poder atrever a votar que no? ¿Así pagan los franceses los desvelos de sus gobernantes? ¿Tan desagradecidos son que se atreven a tomar la papeleta del no -Me está usted haciendo el razonamiento de Los del Río... A eso voy. El Gobierno francés ha perdido el referéndum de la Constitución Europea porque no ha basado su campaña en el supremo criterio político de Los del Río, que con todo su profundo conocimiento proclaman lo que hay que decir: que si los políticos, que tanto cuidan por nosotros, nos piden el sí ¿a qué vamos a tomarnos el trabajo de informarnos sobre la Constitución Europea, y mucho menos a leerla? Para eso están los políticos y ellos, tan sabios, tan buenos, tan extraordinarias personas, sus razones tendrán cuando nos piden que votemos que sí. La respuesta del pueblo ante un referéndum debe ser siempre como un buen remate de chotis sobre Madrid: Que sí (Y se añade: Y que vivan las caenas mejor) Y luego, la osadía de hacer el referéndum sin pedir la colaboración ciudadana de los líderes sociales, de los grandes dirigentes de masas. En los periódicos franceses no venía ni un solo anuncio institucional con la foto a toda página del Butragueño de allí, ni del Iñaki Gabilondo de allí, ni del Loquillo de allí, pidiendo el sí por el supremo argumento con que los líderes sociales lo solicitan en tales ocasiones: porque sí. ¡Cuidado que convocar un referéndum sin recurrir a los pancarteros y a los pegatineros, sin contar con Javier Bardem! En su pecado llevan la penitencia. Ni eso es grandeur ni eso es nada. Menos Aznavour y más Los del Río es lo que necesitan estos franceses para ser unos europeos verdaderamente europeos. Que el Sena con ser el Sena tiene que aprender de aquí, de los del Guadalquivir, de los dos de Macarena, o de Zapatero: güí...