Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 MARTES 31 5 2005 ABC Gente Setenta y cinco años y en la gloria El actor y director Clint Eastwood cumple hoy tres cuartos de siglo y, lejos de pensar en retirarse, está en el mejor momento de su carrera TEXTO: ROSA BELMONTE FOTOS: ABC Andrea Casiraghi golpea a un fotógrafo. Al igual que su padrastro, Ernesto de Hannover, el hijo mayor de Carolina de Mónaco, irritado por el asedio de un fotógrafo, le dio una violenta paliza frente a una popular heladería del centro histórico de Roma. Casiraghi la emprendió a puñetazos y puntapiés con el paparazzo a primera vez que Sergio Leone vio a Clint Eastwood le pareció amanerado y blando así que se propuso virilizarlo. Misión cumplida con creces. No sé si es mérito de Leone pero Eastwood es un ejemplo de lo que debe ser un hombre (aunque lleve poncho) Y más ahora que donde mires no ves más que niñatos con pendientes y agujeros en los pantalones. Clint es un viejo atractivo de 75 años, pero también fue un joven guapísimo. En Las brujas aquella película de sketches donde hacía de marido de Silvana Mangano, lucía una belleza insultante, aunque luego nos hayamos olvidado de ello para dar más importancia a su talento creador. Un clásico del cine que nació el 31 de mayo de 1930 en San Francisco. Hijo de un trabajador del acero y de la Gran Depresión. De carrera lenta pero segura, no fue nominado a un Oscar hasta los 60 años. Y a partir de ahí, la gloria. Sergio Leone lo había descubierto en la serie de televisión Rawhide pero el actor también había participado en alguna película con la Mula Francis, estrella injustamente olvidada. Clint Eastwood contaba que el director italiano había acertado de pleno cuando redujo al mínimo sus diálogos en Por un puñado de dólares (película de silencios y polvo) porque la fuerza de su personaje radicaba en eso. Creía Eastwood que en las películas americanas la gente habla para no decir nada. El impacto del cine verda- L deramente bueno reside en hacer hablar a las imágenes y eso lo logró Leone. Lo que importa es lo que se ve El chico aprendió. En la escena del semáforo en Los puentes de Madison hablan las imágenes. Y cómo. Clint Eastwood es uno de esos tipos a los que no conoces de nada pero que es capaz de hacerte llorar una y otra vez cuando lo ves bajo la lluvia, cuando se sube a su camioneta negra, cuando anuda la cadena de la cruz en el espejo retrovisor, cuando pone el intermitente... Con el nudo en la garganta se siente una incapaz de gritar a Meryl Streep que salte del coche y se vaya con él. Y ese tipo es el mismo de Harry el sucio Harry el fuerte o Harry el ejecutor Harry Callahan, el policía a una Mágnum 45 pegado (en el tiempo en que las pistolas se agarraban derechas y no ladeadas) En los 70 a Clint Eastwood le llamaban fascista pero en unos años el presunto fascista, se ha convertido en genio. Desde luego que ambas cosas no son incompatibles, pero da la impresión de que alguien andaba equivocado. Según los que le conocen, Clint Eastwood es sereno, parsimonioso y parecido a un gato. Además, tiene ese atractivo del que guarda un secreto, del que calla lo que sabe. Se presenta a los saraos con su mujer, Dina Ruiz, y su ex, Frances Fisher, quienes se muestran encantadas de andar juntas. Este tío no es normal. Algo sabe (además de hacer cine) Y no tiene barriga. Clint Eastwood con su actual mujer, Dina Ruiz, en una imagen reciente