Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 31 5 2005 Toros 63 FERIA DE SAN FERNANDO Tarde triunfal de Ponce, Morante y El Juli Plaza de toros de Aranjuez. Lunes, 30 de mayo de 2005. Lleno. Toros de Daniel Ruiz, manejables en conjunto; destacaron los nobles 4 y 5 el 3 más parado. Un sobrero de San Román (2 bis) encastado y con genio. Enrique Ponce, de grana y oro. Dos pinchazos y estocada corta. Aviso (palmas) En el cuarto, pinchazo hondo. Dos avisos (dos orejas) Morante de la Puebla, de teja y oro. Pinchazo y estocada corta (pitos) En el quinto, pinchazo y descabello. Aviso (dos orejas) El Juli, de nazareno y oro. Estocada (oreja) En el sexto, estocada desprendida (oreja) La terna salió a hombros. sin humillar y sin chispa, también observaría la bravura cargada de nobleza del que completó el lote del nieto. La manida frase de qué Dios te libre de un toro bravo se manifestó con aplastante contundencia. Sobran las palabras y faltan los motivos. O la motivación. Álvaro Justo no sé si tiene abuelo, pero seguro que consejeros o algún padrino sí. Palmeros también. Aquí, el primero, que le ha cantado su clase en más de una ocasión. Clase que brotó con la mano izquierda a un tacazo de utrero indómito a derechas. Pero al natural Justo toreó con gusto, suavidad, intermitencias y fragilidad. Una bella fragilidad. Pura delicatessen Finas copas de buen toreo que se materializaron en una oreja de igual finura. Todo se quebró con el quinto, que se movió mucho, con brusquedad, en la muleta movida por el viento del torero movido por las circunstancias del corazón. Sergio Serrano se presentó en Madrid con reciedumbre, el arrojo de los novilleros de antaño, para enfrentarse a un novillo que no quiso caballo ni castigo y que atacó en el tercio de muerte con dos velocidades, con la cara por arriba, muy rebrincado a izquierdas, por donde le voló a Serrano los pies del suelo en una voltereta que subió y subió y subió... La dura caída, con la taleguilla partida, no afligió al duro albaceteño, que siguió en la batalla hasta despacharse con una estocada cabal y auténtica. No cuajó la petición, o si cuajó no la consideró la presidencia, y el debutante se enfurruñó sin querer dar una merecida vuelta al ruedo. La fuerza bruta de su toreo no bastó para exprimir las calidades del sexto, rebotado del peto, pero con son incansable en la muleta, muy humillado, alguna vez metiéndose por dentro como Eolo. Fue lo que Dios quiso, como siempre. ROSARIO PÉREZ ARANJUEZ (MADRID) Aranjuez estaba de fiesta: se respiraba en el ambiente. El público no quería abandonar la plaza sin sacar a los toreros a hombros. Misión cumplida: Ponce, que dictó una lección de temple; Morante, que arrebató con su torería, y El Juli, que puso toda la carne en el asador, abandonaron en volandas el coqueto coliseo. Eso sí, con una corrida a modo. Con más de quince años de alternativa, no se cansa de torear Ponce. Así lo demostró en el cuarto, en una faena principiadacon un suave tanteo. El nobilísimo toro poseía las fuerzas justas, y el de Chiva trató de mimarlo. Su muleta se adueñó del temple en derechazos parsimoniosos. Pero fue a izquierdas cuando llegó el pasaje estelar. Tan a gusto estaba que oyó un aviso y, sin importarle, siguió toreando. Un trío de naturales, citando con el cartucho de pescao, enloquecieron. Fue premiado con dos orejas. El desacierto con el acero le privó de mayor recompensa que unas palmas en el primero. Otros dos trofeos paseó Morante del buen quinto. Voló su capote a la veró- Enrique Ponce ÁNGEL DE ANTONIO nica y aquello hizo presagiar cante grande. Con qué torería prologó faena, una faena impregnada de hondura. La luz de los muletazos sólo estuvo velada por varios enganchones. Pero eso era lo de menos. La afición disfrutó de nuevo de un Morante que quiere decir adiós al túnel negro para continuar brindando el toreo que siente. Así se vislumbró en derechazos con la muleta a rastras, naturales profundos y adornos pintureros. Y Madrid se lo agradeció: ¡Gracias, Morante! gritaron desde el tendido. Con el sobrero, nunca lo vio claro. También se volcó el público con El Juli, dispuesto de principio a fin. Con el tercero entusiasmó en dos series diestras y, luego, a izquierdas aguantó las miradas del burel. Como al rival le costaba pasar, se pegó un arrimón. La estocada, hasta la empuñadura, valió por sí sola la oreja. Otra más logró del sexto, tras una entregada actuación. El Fandi: Jamás olvidaré ni este gesto ni el cariño de mi gente GONZÁLEZ LINARES MADRID. El diestro David Fandila El Fandi se recupera en su domicilio de la grave cornada que recibió el pasado sábado en su actuación en solitario en Granada. La evolución es buena, hasta el punto de que su deseo es reaparecer el próximo viernes en Sanlúcar de Barrameda. Me encuentro bastante mejor- -explicó- con molestias en el abdomen, pero mejor. La herida, según el médico, tiene buen aspecto también, y, si la evolución marcha así de bien, quiero reaparecer el viernes con los puntos, porque es una plaza que me gusta. Fue una actuación épica la de El Fandi en Granada, pues resultó corneado por el tercer toro y, tras ser operado, salió de la enfermería en contra de las recomendaciones médicas para acabar con los tres toros restantes: No podía ser de otra forma. Era una tarde importante para mí. Los toros no estaban embistiendo, y a ese tercero lo había cuajado y lo tenía que matar por derecho, con la mala suerte de que tropecé y me cogió. Actitud heroica de El Fandi, que incluso no quiso ser operado con anestesia general porque su intención desde un principio era volver al ruedo: Cuando entré a la enfermería la decisión estaba tomada. Les pedí que me limpiaran la herida y me cosieran porque iba a salir. Así que me operaron con anestesia local y, después de un rifirrafe con los médicos, volví y aguanté con más molestia en el sexto. Incluso salí a hombros, pues después del esfuerzo y de una tarde tan emotiva, había que rubricarla por la puerta grande. Jamás olvidaré ni el gesto ni tampoco el apoyo y el cariño de mi gente, que Épica salida a hombros de El Fandi con dos cornadas me esperó cuarenta minutos sin ninguna protesta indicó. Por este percance El Fandi fue baja en su segunda actuación en San Isidro el domingo, algo que le dolió mucho: Había sido una semana bastante im- MIGUEL ÁNGEL MOLINA portante, y con el buen momento que atravieso me hacía mucha ilusión repetir en Madrid y poner broche de oro a una semana muy relevante No fue posible, pero ojalá pronto tenga otra oportunidad.