Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 30 5 2005 Sociedad 49 El Papa recorta el próximo Sínodo de Obispos Aparte de la rapidez en los desplazamientos, el Pontificado de Benedicto XVI se caracterizará por la rapidez en las reuniones de trabajo. Una de sus primeras decisiones ha sido reducir de cuatro semanas a tan sólo tres el Sínodo de Obispos sobre la Eucaristía, convocado por Juan Pablo II. El Sínodo que reunirá en Roma a obispos de todo el mundo dará comienzo el 2 de octubre y terminará el domingo 23 con una misa solemne que podría incluir el nombramiento de una docena de nuevos cardenales. El relator general del Sínodo será el patriarca de Venecia, Angelo Scola, uno de los mejores discípulos de Ratzinger y el más valioso de los papables italianos en el último Cónclave. Como la encíclica Ecclesia de Eucharistia fue promulgada hace tan sólo dos años, el Sínodo no tendrá que recapitular aspectos doctrinales y se concentrará en la práctica del sacramento y la renovación de la piedad litúrgica. Benedicto XVI invitará a representantes de las Iglesias Ortodoxas, una oportunidad de mejorar el aprecio mutuo en un Pontificado que se caracteriza ya por la atención a las Iglesias hermanas. Tres niños reciben la bendición del Papa ayer en la localidad italiana de Bari REUTERS Benedicto XVI asume la unidad de los cristianos como empeño fundamental La sobriedad marcó su primer viaje relámpago a la ciudad de Bari viaje internacional será a Colonia con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará del 18 al 21 del próximo mes de agosto JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Benedicto XVI asumió ayer como empeño fundamental de su Pontificado trabajar con todas mis energías para reconstruir la unidad plena y visible de todos los cristianos Su primera gira apostólica en Italia fue un viaje relámpago caracterizado por la sobriedad ya que permaneció menos de tres horas en Bari, donde clausuró el Congreso Eucarístico. Su primer viaje internacional será menos fulgurante, pues permanecerá del 18 al 21 de agosto en Colonia para la Jornada Mundial de la Juventud. El paso rápido de Benedicto XVI es toda una lección para la burocracia vaticana, que tendrá que adaptarse a nuevos ritmos. El Papa viajó en helicóptero a la ciudad de Bari, situada casi en el tacón de la bota italiana, porque, a pesar de ser un vuelo pesado de una hora y tres cuartos, era el medio más rápido, pues volaba directamente del helipuerto del Vaticano a la explanada de la capital adriática, donde le esperaban 150.000 personas en un clima de entusiasmo. Benedicto XVI realizó un recorrido en papamóvil entre la multitud para que todos pudiesen verle de cerca, celebró la misa, saludó a las autoridades y emprendió el vuelo de regreso a Roma poco después del mediob Su primer día, sin quedarse ni siquiera a comer. Su primer viaje apostólico en Italia fue breve pero intenso. El público le aclamaba con gritos de Benedicto al típico ritmo de estadio y le interrumpió catorce veces durante la homilía para subrayar los pasajes más significativos como, por ejemplo, una nueva declaración de santidad de Juan Pablo II, a quien sentimos muy cerca y que glorifica con nosotros a Cristo, a quien ahora puede ver directamente Por tratarse de la clausura del Congreso Eucarístico Nacional italiano, precisamente en el Año de la Eucaristía, el Santo Padre dedicó su homilía a subrayar la presencia real del cuerpo de Jesucristo en ese sacramento. El primer anuncio había chocado tanto a los discípulos de Jesús que muchos le abandonaron aquel día. En su típico estilo, Joseph Ratzinger, comentó que ante los murmullos de protesta, Jesús podría haber recogido velas con palabras tranquilizadoras como: Queridos amigos, no os preocupéis. He hablado de mi carne pero se trata sólo de un símbolo para indicar tan sólo a una profunda comunión de sentimientos Pero, según el Papa, en lugar de endulzar sus palabras, Jesús se mostró dispuesto a aceptar in- García- Gasco confirma que el Papa viajará a Valencia en 2006 El arzobispo de Valencia, Agustín GarcíaGasco, confirmó ayer por la tarde que el Papa asistirá al Encuentro Mundial de la Familia que se celebrará en Valencia del 4 al 9 de julio de 2006, como ya publicó ABC, y agradeció al Pontífice su intención de apoyar el evento. En un mensaje que leyó al término de la misa del Corpus en la catedral de Valencia, García- Gasco anunció que Benedicto XVI ratifica que el encuentro tendrá como tema La transmisión de la fe en la familia y precisó que a este respecto, me propongo alentar, como hizo Juan Pablo II la estupenda noticia cuyo valor es central para la Iglesia y la sociedad Según indicó el arzobispo de Valencia, aunque todavía no se ha hecho pública la presencia del Papa porque, como es lógico, la Santa Sede no lo comunica oficialmente hasta unos meses antes, lo cierto es que la carta expresa su voluntad de poder acudir a Valencia y es todo un estímulo para continuar los preparativos La carta leída ayer en Valencia fue remitida por Benedicto XVI al presidente del Pontificio Consejo de la Familia, cardenal Alfonso López Trujillo, quien a su vez la envió al arzobispo de Valencia. cluso la defección de sus Apóstoles con un ¿Queréis iros también vosotros? Benedicto XVI presentó la Eucaristía como sacramento de unión que nos debe estimular a buscar con todas las fuerzas la unidad que Jesucristo pidió ardientemente en el Cenáculo En esa línea, reiteró su voluntad de asumir como empeño fundamental el de trabajar con todas mis energías para reconstruir la unidad plena y visible de todos los cristianos Para conseguirlo, no bastan las manifestaciones de buenos sentimientos, sino que hacen falta gestos concretos que muevan las conciencias Y aunque no adelantó ninguno, es seguro que sorprenderá en breve con algún paso espectacular. La resistencia del Papa La ciudad de Bari, que formaba parte del Imperio Romano de Oriente durante muchos siglos, conserva las reliquias de san Nicolás, obispo de Myra en Turquía, un santo tan popular entre los ortodoxos como entre los católicos. El culto a san Nicolás llega hasta los países protestantes del norte de Europa, donde Sint Niklaus trae regalos a los niños, y desde donde pasó a Estados Unidos bajo la versión descafeinada de Santa Claus. Un sol deslumbrador y un calor agobiante pusieron a prueba la resistencia del Papa, a quien su segundo secretario, Mietek protegía con un paraguas blanco. Los organizadores crearon un gran escenario al estilo de Hollywood que daba sombra a los obispos pero dejaba el altar bajo un sol de justicia.