Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 30 5 2005 Nacional 15 Defensa investigará todos los vuelos con la OTAN tras la trama descubierta en el Yak Bono avisa que si la Alianza no sabe cómo funciona Namsa, lo van a oír b El JEMAD se reunirá esta semana Lo que España exige a Namsa Reconocimiento de su error. A juicio del Ministerio de Defensa, la intermediaria de la OTAN incumplió sus compromisos al no exigir a las compañías con las que subcontrató el vuelo del Yak- 42 las condiciones de seguridad que había acordado con España en febrero de 2002, cuando se firmó la relación entre ambas partes para facilitar el transporte de las tropas españolas a las misiones en el exterior Seguros de vida. En el transcurso de los sucesivos contratos firmados hasta llegar a Um Air, la compañía propietaria del avión que se estrelló en Turquía con 62 militares a bordo, se perdió la cantidad correspondiente a los seguros de vida: 75.000 dólares por cada pasajero. El dinero fue adelantado por Defensa, que ahora exige la devolución más intereses a Namsa la acusación contra nadie sin indicios racionales que lo acrediten señaló. En vista de esta trama burocrática descubierta a raíz del accidente del Yak- 42, la intención ahora es analizar uno a uno todos los servicios de transporte contratados a través de Namsa desde la firma del primer acuerdo en febrero de 2002 hasta el siniestro de mayo de 2003, donde figuran unos 44 vuelos, según se informó en su momento al Parlamento, aunque el ministro dijo ayer que podría tratarse de un centenar. Hay que saber exáctamente si ha sucedido lo mismo (que en la contratación del Yakovlev) en otros viajes, y si es así, sólo en términos económicos, empezar a multiplicar el dinero que ha desaparecido... añadió Bono en referencia a los 102.000 euros que se quedaron en manos de las cinco subcontratistas del Yak en concepto de comisiones cuando España había pagado por el servicio 149.000. con el responsable de la agencia de la OTAN, y si no hay una respuesta satisfactoria sobre el Yak, España recurrirá al Consejo Atlántico LAURA L. CARO LA CORUÑA. El Ministerio de Defensa abrirá de inmediato una investigación para analizar el procedimiento de contratación de todos los vuelos de transporte de tropas acordados a través de la agencia Namsa de la OTAN y comprobar si en ellos se incurrió en las irregularidades similares a las habidas en el fletamiento del Yakovlev- 42 que se estrelló en Turquía en mayo de 2003 causando la muerte de 62 militares españoles. Así lo avanzó ayer el titular de Defensa, José Bono, en un receso de la recepción ofrecida en el Palacio Municipal de La Coruña por Sus Majestades los Reyes con motivo del Día de las Fuerzas Armadas. Unas declaraciones en las que Bono confirmó las intenciones avanzadas a ABC por el jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) general Félix Sanz, acerca de que el Ministerio elevará su queja hasta el máximo órgano de decisión de la OTAN si Namsa no reconoce que incumplió lo acordado con España al subcontratar sin la vigilancia debida hasta con cinco compañías el vuelo del Yak que acabó en tragedia. Probablemente no han oído nunca como funciona Namsa y lo van a oír: que sepan quién es su director y cómo actúa advirtió el ministro, que se ratificó en esta intención subrayando que si se depuraron responsabilidades militares a través de destituciones, y las políticas corresponden al Parlamento, a la OTAN, hay que pedírselas Según explicó, su Ministerio planteará esta queja formal si Namsa no responde satisfactoriamente a los requerimientos que el JEMAD planteará al máximo responsable de la agencia de la Alianza en un encuentro que se celebrará esta semana en Madrid, con toda probabilidad el próximo 2 de junio. A partir de ahí, esperarán sólo unos días la contestación y, en su caso, se optará por exponer la situación ante el Consejo Atlántico. Trama burocrática La respuesta que España está decidida a obtener de la Agencia de Mantenimiento y Apoyo de la OTAN consiste en que admita que no requirió a las empresas con las que subcontrató el vuelo las condiciones de seguridad que tenía acordadas con España. Junto a ello, insistió ayer el ministro, está el requerimiento de la cantidad de 4,6 millones de dólares más intereses correspondiente a los 62 seguros de vida, a razón de 75.000 dólares por cada uno, que se perdieron a lo largo de la confusa cadena de subcontrataciones. A este respecto, Bono reconoció que, por el momento, el Ministerio no ha podido despejar aún en qué momento y en beneficio de quién se esfumó esta cantidad. Soy abogado, y una de las cosas que recuerdo es que no puedo dirigir Bono y Fraga, ayer en La Coruña EFE