Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión LUNES 30 5 2005 ABC ATAJOS EN LA HOJA DE RUTA E L final dialogado de la violencia es un proceso que depende, según afirmó Rodríguez Zapatero en el Congreso, de la rendición de ETA. Primero vendría la entrega de las armas y después la mesa de negociaciones. Sin embargo, hay indicios que parecen apuntar a una alteración en el orden de factores que invertiría, peligrosamente, la promesa del Gobierno. O el Ejecutivo es de un optimismo patológico y está seguro de que convencerá a ETA a las primeras de cambio, o no se entiende la reagrupación en prisiones andaluzas de presos considerados interlocutores ante una eventual negociación. Las piezas del puzle no encajan, pues en la hoja de ruta de ese final dialogado parece que hay atajos que no estaban en el mapa y que pasan por una cárcel de Sevilla. PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil EL ENFERMO DE EUROPA UROPA vuelve a tener su enfermo entrado el siglo XXI. Esta vez es Francia, no la decimonónica Turquía otomana. Quienes con cursilería y bastante ignoranciahistórica han atribuido a Francia el papel de representar uno de los ventrículos del supuesto corazón de Europa, habrán de reconocer ahora que tenían que haber sido un poco más discretos y cuidadosos con sus afirmaciones y, sobre todo, con sus compromisos exteriores. Especialmente porque la aplastante victoria del no francés ha demostrado que ese presunto corazón estaba tan enfermo que ha sufrido un gravísimo infarto en las urnas. Lo ocurrido es la demostración más palmaria del fracaso de un modelo sustentado sobre el intervencionismo, el centralismo a ultranza y el anquilosamiento de unas rígidas estructuras administrativas. La clase política francesa ha vuelto a sacar lo peor de sí misma. Ahora habrá que preguntarse cómo se afrontará el futuro inmediato de Europa con una Francia en la unidad de cuidados intensivos y una Alemania a punto de afrontar unas elecciones generales que, casi con seguridad, darán a los cristianodemócratas una contundente victoria sobre el canciller Schröder, alterándose así las líneas de acción que han venido rigiendo la marcha del llamado eje franco- alemán. Así las cosas, la Constitución europea ha dado un gravísimo traspié cuando comenzaba la andadura de su ratificación por los distintos Estados de la UE. La zancadilla que le ha puesto uno de los países centrales del proyecto europeo deja a éste en una difícil situación. Digamos las cosas por su nombre: sin Francia, el Tratado Constitucional está herido de muerte. Sobre todo si no existe- -tal y como aventuró Barnier, el ministro de Exteriores francés- -un plan B y si, como apuntan también los sondeos, otro de los países fundadores del viejo Mercado Común vota no el próximo miércoles en el referéndum, que es lo que puede llegar a suceder con Holanda. La responsabilidad del presidente Chirac y del primer ministro Raffarin es evidente. La política del avestruz que han venidopracticando desde que sus proyectos de reformas fracasaron por la presión de los sindicatos y la izquierda francesa ha vuelto a demostrarse fallida. Sin liderazgo real, sin proyecto y guiado por un evidente narcisismo presidencia- E José Antonio Alonso GONZALO CRUZ CORTAR LA MECHA UÉ razón tenía el ministro del Interior cuando, tras el último coche bomba colocado por ETA en Madrid, dijo que había exceso de ruido en el ambiente. El Departamento de José Antonio Alonso parece decidido a predicar con el ejemplo y, para no hacer ruido, decidió silenciar la explosión de un artefacto el pasado viernes en el Valle de los Caídos, sobre cuya autoría descartó con urgencia que fuera obra de ETA. Para no enturbiar el ambiente, Interior no dijo ni pío hasta que un aviso en nombre de la banda terrorista destapó el hecho. El silencio ecológico del Ministerio revela una curiosa manera de entender la transparencia informativa: evitar la onda expansiva de la bomba cortando la mecha de la comunicación. Para que no suene. Chitón. Q lista, el presidente Chirac ha cosechado una derrota personal que lo aleja definitivamente de la posibilidad de una nueva elección. Los pulsos perdidos ante la opinión pública más recalcitrantemente estatista y burocrática han vuelto a pasarle factura. El baño de multitudes que lo elevó a los altares de la popularidad durante la guerra de Irak de nada le ha servido ahora. De hecho, la incomprensible dejadez y la errática política económica y social del tándem ChiracRaffarin han ido caldeando el ambiente, tanto que, al final, han hecho posible que el chauvinismo nacionalista de la derecha francesa se haya aliado con los sectores más escleróticos y retardatarios de la izquierda gala, ahormando un frente antieuropeo cuya transversalidad compartida desvela que Francia está mucho más enferma de intervencionismo de lo que algunos venían aventurando desde hace algunos años. Por otra parte, el oportunismo de políticos de la izquierda moderada como Laurent Fabius merece un aparte. La utilización que ha hecho del referéndum frente a Hollande y la agitación que ha provocado sobre buena parte de un electorado del PSF más comprometido con la visión de un socialismo ortodoxo y antiliberal sitúan el escenario político francés en un horizonte de tensión y crispación que habrá que tener en cuenta de cara al futuro. El susto que dio Francia en las pasadas presidenciales, colocando en la segunda vuelta a Le Pen como candidato, y el inquietante no logrado ayer con tanta holgura vuelven a hacer de nuestro vecino del norte un problema debido a la constatación de que padece una enfermedad que requiere un adecuado diagnóstico sociológico. Habrá que empezar a preguntarse qué pasa realmente con un país que decide tan frecuentemente asomarse al abismo. Sobre todo porque al hacerlo nos lleva a los demás a tener que compartir sus tensiones y fracturas interiores. Francia está indudablemente enferma y el diagnóstico debería servir de toque de atención a Zapatero, que ha adoptado una actitud paradigmática. Su fuerte apuesta exterior en favor del eje franco- alemán y su deseo de congraciarse con él anticipando la aprobación del Tratado Constitucional deja en muy mal lugar al Gobierno socialista y al compromiso europeísta de nuestro país. TENSIONES HIDROLÓGICAS L voluminoso documento elaborado por el Ministerio de Medio Ambiente sobre la sostenibilidad ambiental del programa A. G. U. A. del que hoy informa ABC, demuestra que- -desde un punto de vista puramente técnico- -todas las opciones tienen ventajas e inconvenientes a la hora de planear una correcta política hidrológica. El deseo de rectificar a toda costa las decisiones del Gobierno anterior ha llevado al PSOE a diseñar una respuesta alternativa que, según este análisis, genera notables tensiones sociales y territoriales, a la vez que se reconoce que el proyectado trasvase del Ebro podía traducirse también en resultados positivos. Dicho claramente: para el viaje de la rectificación emprendido por el Gobierno no hacían falta tantas alforjas. El oportunismo y la simplificación son malos consejeros cuando se trata de asuntos tan delicados y es conveniente, por ello, prestar mucha atención a las advertencias que aparecen en el informe. Destaca, ante todo, la referencia a problemas que conciernen a la cohesión social o territorial. Los nuevos proyectos mantienen la prioridad socioeconómica de las zonas litorales sobre el interior y del regadío CITA CONFIRMADA E L Papa Benedicto XVI asistirá en Valencia, dentro de poco más de un año, al V Encuentro Mundial de la Familia. El Santo Padre recoge el testigo de su antecesor, Juan Pablo II, y confirma su intención de viajar por primera vez a España como Papa para participar en un encuentro que se celebrará bajo el lema La transmisión de la fe en la familia en la primera semana de julio de 2006. Cita anunciada en la que Benedicto XVI- -que ayer presidió el Congreso Eucarístico en la localidad italiana de Bari- -se propone alentar el Evangelio de la familia cristiana bien precioso, fundado sobre el matrimonio, y valor insustituible que no admite otras alternativas E sobreel secano, así comola condición desfavorable de la agricultura respecto de los demás sectores. Otorga más ventajas a unas cuencas (la del Júcar y las cuencas Internas Catalanas) que a otras (en particular, la del Segura y las del Sur de España) Mantienen la confrontación entre quienes desean un uso prioritario del agua para el riego y quienes pretenden otro tipo de aprovechamiento. Se advierte, asimismo, de las consecuencias de una sequía prolongada, apuntando incluso a eventuales dificultades para la garantía del suministro, dado que la situación puede agravarse si concurren factores hidrológicos adversos. En definitiva, la ponderación de las circunstancias ofrece aspectos favorables y desfavorables para las diferentes opciones. Es significativo que ahora se reconozca que el tan denostado trasvase del Ebro ofrecía soluciones razonables, incluso con efectos en general menos negativos aun advirtiendo su coste para los territorios cedentes de agua y en concreto para la cuenca del Ebro. Cuando está en juego la vertebración social y territorial de España, nunca se debe actuar en función de intereses a corto plazo o de una visión estrecha de clientelismo político.