Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 Cultura DOMINGO 29 5 2005 ABC Concluye en Berlín el debate sobre la cultura de la memoria El Cervantes y el Goethe reunieron a escritores e intelectuales para exorcizar los fantasmas de la historia b Cómo abordar la historia recien- te de España y Alemania ha centrado un debate en el que se afrontó el nazismo, el franquismo, la Transición y la Reunificación RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. El olvido es la cara oculta de la Transición lamenta el antropólogo Juan Aranzadi, algo que otros no encuentran tan mal; pero un simposio del Cervantes y el Goethe en Berlín convino con el documentalista de los crímenes de la RDA en que es poco rentable pasar página Así Europa no podrá hacerse sin el eterno recuerdo de Auschwitz, que para el filósofo Reyes Mate es reivindicar el aprendizaje de la tradición o, de otro modo, el fin del sueño de la Ilustración el que suponía que el hombre pudiera por sí sólo empezar de cero y devino en la época de la catástrofe que llamó Hobsbawm. Aún, contra la sacralización de la memoria, o aún de su abuso político, previno el filósofo José M. Ridao pues la memoria sola no garantiza aprender ni siquiera la del nunca jamás como se ha visto en la tragedia de los Balcanes. Para este diario lamentó que en España más que memoria se hace militancia política en nombre de la historia pues la cuestión es conducir la reflexión sobre la memoria El dirigente verde Joschka Fischer había advertido en la apertura del claro componente político del debate histórico y, por tanto, contra la aplicación de métodos identificables con una ideología concreta. Ridao insiste en que para un Estado o Gobierno sólo debe haber ciudadanos y no otras categorías como vencedores ni vencidos y cifró en ello la conquista de la Transición Algunos como Aranzadi, Rafael Chirbes o Emilio Silva pusieron en solfa las excelencias de la Transición, la reconciliación y la madurez española, reduciéndolas a mera galvanización en torno a la Constitución y la Monarquía, pero otros como Ridao o Walther Bernecker advirtieron contra el catastrofismo que hace el caldo a revisionistas. Es ridículo que la política pretenda actuar sobre el pasado El filósofo Reyes Mate, en una foto de archivo Pues el pasado no es naturaleza muerta sino un problema de realización de un proyecto pendiente Éste canceló a la víctima de la justicia y de la historia. Se oyó hablar de la memoria como rayos ultravioleta, capaces de detectar aspectos nunca vistos de la realidad (Benjamin) o como creación personal del encuentro entre un determinado sujeto y un determinado pasado lo único que queda a las víctimas (Reyes Mate) frente al relato canónico que es el botín del vencedor (Chirbes) El autor de la trilogía de la posguerra La larga marcha despreció, sin embargo, lo que llama un saqueo de la memoria actual, una memoria que se ha construido ahora como refugio para poder recuperar el poder Pero que la memoria se mantenga en unos páramos y desaparezca de otros resulta de que la memoria es más sensible al dolor y al fracaso que JAVIER PRIETO El olvido es interesado Pero anomalía de la desmemoria sería que en España nadie pregunte nada a las grandes fortunas, de la banca a la edición, realizadas a la sombra del franquismo, como apuntó Chirbes. Pero además de natural el olvido es interesado, dice Harald Welzer Papá no fue un nazi la elaboración del recuerdo tiene que ver con un cálculo de futuro y aduce la máxima para sobrevivir de recuerda lo bueno, olvida lo malo En entrevista, el filósofo Manuel Reyes Mate explica que la memoria personal sabe menos que la historia, pero quiere decir al presente que la historia es más de lo que llegó a ser y eso produce sufrimiento y frustración. al éxito dijo Aranzadi, por eso el verdugo puede rehacer su pasado más fácilmente. Sin embargo, desde el día que pude enterrar a mi abuelo, la historia me parece más justa dice a este diario Emilio Silva, quien esforzadamente halló a su abuelo en una fosa de Priaranza (Bierzo) y agrega que hay fosas llenas de hombres sin nombre tanto como gente que no soporta recordar, pero no por eso ha olvidado Hay similitudes hispano- alemanas en la introspección y la mala conciencia, aunque el catastrofismo español resulte tan sonoro como hueco. En la experiencia del profesor Bernecker cuando los españoles se autoflagelan parecen buscar que les digas que no fue para tanto Y aún otra diferencia: Los expertos alemanes asumen el nazismo como un error propio, mientras los españoles oídos tienden a pensar el horror franquista como algo ajeno que se les infligió.