Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 29 5 2005 Los domingos 67 Surge una nueva especie: el ciudadano- periodista Dos investigadores, Juan Luis Manfredi, de la Universidad de Sevilla, y el sociólogo y periodista Javier Beroiz, se han planteado para su presentación en Nueva York estas preguntas sobre lo que pasó entre el 11 y el 14- M: por qué la opinión pública reacciona de una determinada manera ante la comunicación institucional, por qué en las elecciones generales aumenta el porcentaje de participación en un 8,5 por ciento y por qué un partido que tenía mayoría absoluta pierde los comicios, por primera vez en España. La persona que mejor explica todo esto- -dice Manfredi- aunque no se refiera explícitamente al 11- M, es el psicólogo social León Festinger, con y su teoría de la disonancia cognitiva, que consiste en que cuando tú tienes dos ideas o cogniciones y una de ellas no concuerda con la otra, necesitas reducir este malestar de tres maneras: cambiando tu conducta, o el ambiente en el que te mueves, o buscando y añadiendo nueva información, que has filtrado previamente, y que concuerda con una de las dos ideas tu carga emocional Hablar en España de ETA- -añade Manfredi- -levanta ampollas, y durante la mañana del 11- M se cumple todo lo que hemos llamado la ritualización e institucionalización de la culpa de ETA, es decir, el Godatos, dimensión del ataque, consecuencias y autoría, que era precisamente lo que perseguía el autor del ataque. Las bombas logran crear una perturbación que, en el contexto de una sociedad mediática que tiene grandes posibilidades de interconexión, y en el que, como un fenómeno inédito en España, se produce un incremento de mensajes sms, de visitas a webs políticas, de mensajes en foros de internet y webs de medios de comunicación, dispara el trasiego de información y confusión. La comunicación política adquiere una nueva dimensión porque el terrorismo ha entrado como interlocutor. Por eso hay que conocer bien cuáles son las estrategias de comunicación de los terroristas y planificar y adoptar medidas de comunicación propias de una crisis política. Y hablo de una estrategia común como respuesta, que es muy difícil que se produzca para frenar los efectos del terror, si antes no hay una idea política común sobre ello Y porque son las respuestas el camino para rearmarse de experiencia y protegerse frente a los fines de los terroristas, la coordinadora del panel sobre las lecciones del 11- M alumbra, a tenor de las investigaciones en curso, algunas de ellas: (Pasa a la página siguiente) Los SMS movilizaron a 3.000 personas ante la sede del PP la víspera de los comicios (arriba) Sobre estas líneas, el mensaje de Aznar por TVE, la cadena pública que perdía por primera vez unas elecciones bierno vasco, y es el primero en hacerlo antes que el Gobierno central, dice que ETA son alimañas y que eso no tiene nada que ver con el País Vasco, algo que repite atentado tras atentado; luego es Gaspar Llamazares el que públicamente insiste en la idea de que la solución pasa por perseguir policial y penalmente a ETA hasta acabar con ellos para eliminar de la sociedad estas acciones nazis y después el PP y el PSOE continuan atribuyendo de manera directa o indirecta el atentado a ETA. Concretamente Rajoy y Zapatero lo hacen indirectamente e Interior habla de todo apunta a que Pero no se da institucionalmente- -dice Javier Beroiz- -una comunicación para todos como sucede en EE. UU. tras el 11- S, cuando George W. Bush, tan criticado, fue de menos a más y acabó convirtiéndose en el comandante en jefe por encima de partidos y creencias, como lo demuestran autores de la talla de Erik P. Bucy En España, todo el mundo lo tenía bastante claro- -insiste el investigador- no hay más que ver los titulares de las ediciones extra de los periódicos señalando a ETA y las reacciones espontáneas en contra de la banda vasca con los gritos de Puta ETA que se escuchan en El Pozo. Se había consolidado la cognición, porque ETA es el grupo terrorista con mayor número de muertos, 817, y porque había intentado acciones similares Después- -añade Beroiz- -se genera la duda. Empiezan a aparecer una serie de elementos que aislados no significan nada, pero que siembran la incertidumbre. Aparece Otegi negando la autoría de ETA, pero no tiene ninguna legitimidad democrática para la mayoría de la sociedad y no tenemos por qué creerle. Luego, se habla de cintas, de una furgoneta, un comunicado a un periódico en Londres... Elementos que desvirtúan lo que ha sido siempre la ritualización de los atentados de ETA. Aquí es cuando aplicando la teoría decimos que hay dos elementos cognitivos: ETA contra Al Qaida Y no olvidemos- -subraya Manfredi- -que entra en escena otro elemento importantísimo: la televisión. El día 11 el consumo de televisión aumenta en más de 45 minutos, pasando de los 210 minutos diarios que ve cada español la tele a casi 300. La gente quiere saber. Pero ocurre que la televisión y, sobre todo la pública, venía erosionando su credibilidad y acaba por quebrarse la confianza con la emisión de películas como Asesinato en febrero y la manipulación que implica cuando hay dudas Las grandes aportaciones del 11 al 14- M a la comunicación- -apostilla Beroiz- -son las de establecer unos nuevos mecanismos a los que hemos llamado el periodismo participativo (hasta cierto punto) y la guerrilla semiológica o el uso por una minoría de los nuevos medios de comunicación. Porque durante la crisis se rompe el modelo jerárquico y se hace visible la organización en red entre iguales. La televisión pierde importancia ante el teléfono móvil, y TVE, aunque es líder de audien- cia, obtiene el peor resultado de la década; la gente rechaza ver el telediario del 11- M. Mientras, el tráfico de SMS crece el sábado un 20 por ciento, y el domingo un 40 Los individuos, frente a los modelos jerárquicos, usan el SMS, el e- mail, los blogs y las webs. Además, el mensaje es polarizado, no hay medias tintas, y es vírico porque se reproduce sobre sí mismo. Los que más se pasaron fueron: Aznar de rositas? ¿Lo llaman jornada de reflexión y Urdazi trabajando? Hoy 13- M a las 18 h sede PP calle Génova 13 sin partidos. Silencio por la verdad. Pásalo Lo has oído? Detenidos marroquíes e hindúes Contra el golpe de Estado del PP tod s a la calle a las 12 en Sol. Pásalo Comunicaciones instantáneas y creíbles, porque... ¿cómo te va a engañar un amigo? El ciudadano- periodista está al otro lado. La confianza pasa de los medios tradicionales a los nuevos. cuya eficacia ya se probó en las manifestaciones del 15 de febrero de 2003 contra la guerra de Irak Y se produce una paradoja- -apunta Manfredi- todo esto de los nuevos medios está muy bien, pero alcanza su máximo poder el 13- M cuando todo lo que emana de ellos repercute en los grandes, como la Ser o Telecinco, que sirvieron de altavoces al hacerse eco de lo que circulaba por los medios minoritarios. Sistemas minoritarios que van contra el sistema y cuya incidencia está en relación directa con la carga emocional que existe: cuando días después los seguidores del PP intentan una afluencia masiva vía SMS a una concentración de apoyo a Aznar y a Rajoy, no funciona Ante el 14- M, y por todo lo anterior, se abren dos posibilidades para reequilibrar la disonancia entre ETA o Al Qaida: un cambio de conducta, donde los potenciales abstencionistas pasaron a la participación y votaron PSOE, y la de los que evitaron ciertas informaciones en contra de sus creencias con el fin de reafirmar el voto. Se ha insistido en que fue la guerra de Irak la que decidió las elecciones, pero para el barómetro del CIS en febrero la guerra aparecía como una preocupación, con un 0,7 por ciento de respuesta, muy por detrás del paro, el terrorismo de ETA y la inseguridad ciudadana. Y en marzo pasa lo mismo. No es verdad que la guerra tuviera que ver en los comicios, sino los atentados, que fueron decisivos. Por primera vez en la historia, TVE pierde unas elecciones en términos de audiencia