Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 29 5 2005 Los domingos 65 CUESTIÓN DE PROTECCIÓN MIGUEL MARÍA MUÑOZ Presidente del Instituto Mapfre de Seguridad Vial Sistemas de retención infantil Hasta 10 kg (0- 9 meses) centaje baja en ciudad: 61 y 35 por 100, respectivamente. El 50 por 100 de los bebés va sujeto de forma incorrecta; la mayoría de los niños mayores de cuatro años no lleva ningún sistema de retención, y sólo el 11 por 100 de los que lo utilizan está sentado sobre un cojín o sillita elevadora. La relajación por definirlo de una manera suave, sobre estos accesorios de seguridad es bastante evidente, a pesar de que existe la obligatoriedad de su uso por ley desde hace un año. Los niños no mienten El RACC Automóvil Club ha analizado recientemente 28 sistemas de retención infantil disponibles en Europa. Los resultados obtenidos demuestran que el 50 por 100 de los dispositivos son buenos, mientras que un 45 por 100 son recomendables con reservas. Ninguno obtiene la calificación de muy recomendable En una encuesta realizada a 600 niños de entre 6 y 12 años de Madrid, Barcelona y Valencia, el RACC reveló algunos datos inquietantes: el 71,6 por 100 de los encuestados admite que nunca viaja correctamente en coche; el 27,7, que la persona que lo lleva en coche por ciudad le deja sentarse donde quiera, y el 42,9, que en el vehículo no todos utilizan cinturón de seguridad o sistemas de retención infantil. Ya se sabe que los niños no suelen mentir. Hay que acabar con los tópicos propone Alfons Perona, secretario ejecutivo de la Fundación RACC. Las campañas deben ser más concretas e implicar a los ayuntamientos, porque es en las ciudades donde la gente prescinde más del cinturón. Los responsables municipales de tráfico tienen que ser valientes a la hora de divulgar y sancionar El nuevo examen de conducir será más duro y primará la seguridad vial. En el permiso de conducir por puntos- -que sigue su trámite después de obtener luz verde en el Congreso- -se perderán dos en las infracciones relacionadas con los dispositivos de seguridad obligatorios. Ambas medidas se pondrán en marcha antes de fin de año. ¿Mejorarán las cosas? Existe aún mucho desconocimiento sobre las consecuencias de un choque violento- -añade Perona- Sería bueno que todo el mundo tuviera la oportunidad de ver un simulacro, porque es realmente terrorífico ecordemos, ante todo, la necesidad ineludible de utilizar siempre el cinturón de seguridad, y ello- -como su propio nombre indica- -por una cuestión de seguridad, de autoprotección y no tanto por razones de tipo jurídico ligadas al hecho de su obligatoriedad y de la multa que su incumplimiento puede acarrear. Está demostrado que una correcta utilización del cinturón reduce de tres a uno la probabilidad de muerte en accidente o de sufrir las lesiones más graves e irreversibles (medulares o cerebrales) En buena lógica ello tendría que ser argumento suficiente para no poner en discusión la necesidad de utilizarlo no sólo en los asientos delanteros y en carretera- -en tales casos el porcentaje de uso es muy alto- sino también en los traseros y en ciudad. Pero cuando hablamos de cinturón solemos olvidar su complemento imprescindible: el reposacabezas. Éste es el gran ignorado, cuando lo cierto es que su correcta colocación puede minimizar el efecto latigazo y, con ello, evitar lesiones cervicales y medulares. Hay muchas personas que deben su vida al cinturón, pero que están anclados de por vida a una silla de ruedas por no llevar bien colocado el reposacabezas. Para que éste sea eficaz, debe ir colocado a la altura de los ojos. Y no confiemos excesivamente en que el airbag nos puede salvar la vida. Es un dispositivo útil y cuantos más lleve el coche, tanto mejor, pero no servirá de nada si no se usa el cinturón. Y lo más importante de todo: cuando hayamos colocado correctamente todos los dispositivos de seguridad, tenemos que conducir como si no los lleváramos, porque el mejor sistema de protección es no sufrir un accidente, y la mejor manera de no sufrirlo es conducir con la máxima prudencia, observando rigurosamente todas las normas. Ya sé que esto puede parecer una obviedad, pero hay estudios que demuestran que cuando el conductor sobrevalora los sistemas de seguridad de su coche, acaba asumiendo más riesgos y eso es siempre fatal. Pensemos sólo en un factor: la velocidad. Si circulamos a tal velocidad que no podemos controlar el coche en una curva, el accidente es más que probable; si tras el accidente el coche queda machacado, hecho un amasijo informe de hierros, no hay sistemas de protección que valgan. Las mejoras tecnológicas son importantes y los ciudadanos tenemos derecho a exigirlas, pero no suplen a la prudencia y a la responsabiidad al volante. R Cuco: Siempre detrás, en posición transversal Sillita: Delante (si no hay airbag) o detrás, pero siempre en sentido contrario al de la marcha Hasta 13 kg (0- 18 meses) Delante (si no hay airbag) o detrás (salvo en asiento central) en sentido contrario a la marcha De 9 a 18 kg (9 meses- 3 años) Delante (si no hay airbag, y en sentido contrario a la marcha) o detrás (en posición frontal) De 15 a 25 kg (3- 6 años) Detrás, en el sentido de la marcha, sobre un cojín elevador o sillita para que puedan usar el cinturón de seguridad De 22 a 36 kg (6- 12 años) Detrás, en el sentido de la marcha, sobre un cojín elevador para que puedan Infografía ABC