Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Los domingos DOMINGO 29 5 2005 ABC MADRID Obras de Callao, que exigen un sacrificio importante a los ciudadanos, y en el caso de esta zona, a los comerciantes Alumnos de Historia del Arte debaten sobre su titulación. El 31 por ciento de la población activa madrileña cursa estudios superiores La violencia se ha convertido en un punto negro de la Comunidad madrileña. En este caso, la víctima lo es del maltrato doméstico (Viene de la página anterior) nuevos españoles la inmigración que ha puesto la sal a una ciudad con una nueva fisonomía. No se sabe si lo del exacto centro de la península (dicen los cartógrafos que el punto justo está en el Cerro de los Ángeles, en el sur de la capital) es un privilegio o una cruz, aunque parece obvio que ni la urbe ni su provincia se reivindican lo suficiente, o, al menos, no tanto como vocean ciertas jaranas periféricas. Por ejemplo, apenas se repara en que Madrid es con sus cuatro millones de habitantes la tercera ciudad más grande de Europa, sólo por detrás (aunque, eso sí, a distancia) de Londres y París. La capitalidad El condicionante histórico de la capitalidad y la sustancia humana son dos bazas, aunque no la única explicación de una trayectoria acelerada que tiene un mucho de pujanza y un algo de huida hacia adelante si no se fortalecen a corto plazo algunas de las frágiles patas en las que se sustenta este milagro Todo marcha a lo grande, en lo bueno y en lo malo: la única provincia con ¡trece! universidades (siete públicas y seis privadas) y con tres equipos de fútbol en Primera división (el Madrid, el Atleti y el Getafe, por si a alguien se le escapa el dato) Y también la que registra un mayor número de muertes violentas, con una punta espectacular de un centenar de fallecidos por esta causa en 2003 y una reducción esperanzadora a 60 crímenes de esta naturaleza en 2004. Miguel Marías es el jefe de estudios de la Cámara de Comercio de Madrid y una de las personas que mejor conoce de qué combustible se alimenta el despegue madrileño. Lleva años destripando esas claves y las explica a los empresarios extranjeros que nos visitan. Madrid es un fenómeno del que todo se da por supuesto y del que no se sabe nada dice, a la vez que desmonta parcialmente la supuesta ventaja añadida de la capitalidad, esgrimida siempre como un privilegio inducido. Ser capital administrativa no supone ni determina el éxito como capital financiera. Fíjate, si no, en la dualidad La Haya- Amsterdam, Oporto- Construcción de túneles en Guadarrama para el paso de trenes de alta velocidad (2003) Lisboa o Roma- Milán Sólo en Madrid- -comenta- -se produce más de casi todo que en muchos países de la Unión Europea. Por ejemplo, en esta Comunidad se manufacturan más coches que en Portugal o en Dinamarca Marías recuerda que Madrid lleva muchísimo tiempo siendo la capital financiera de España y que su preponderancia en ese terreno, lejos de decrecer con la atomización autonómica, ha ido a más. Las Bolsas de Barcelona, Valencia y Bilbao han ido perdiendo peso relativo, y ahora Madrid copa el 70 por ciento del volumen contratado e intercambiado. El euro la ha convertido en cabeza de puente con las Bolsas internacionales Sí es verdad que la Comunidad Autónoma se beneficia del denominado efecto sede que hace que aquí instalen su oficina central y su núcleo de decisiones las principales empresas españolas y las extranjeras con filiales en España. En ese sentido, ha perdido fuerza Barcelona porque la antigua ventaja comparativa de la cercanía de Francia se ha desactivado con los avances en las comuni- Madrid produce más coches que países como Dinamarca o Portugal y se ha consolidado como capital financiera caciones. La elección de Madrid es lógica para las compañías multinacionales- -argumenta- -porque la gran pega, que es el carísimo precio del metro de oficina, se compensa con la posibilidad de dirigir la actividad hacia un mercado de 40 millones de personas y no de seis, como ocurre en otras regiones más endogámicas Amplio radio de acción Madrid, según Marías ha extendido su área de influencia hasta doscientos y pico kilómetros a la redonda, favorecida por el despoblamiento de la meseta. No existe en esas distancias una ciudad lo suficientemente grande como para poder hacerle la competencia A ello se suma la indiscutible iniciativa de los madrileños: Es la región de España en la que se crean más empresas. Es decir, se avanza sobre todo por la iniciativa privada, no por un desarrollo planificado malévolamente por el centralismo. La realidad de que si la explicación fuera estrictamente que un Rey hizo capital a Madrid en un determinado momento, eso en el aspecto económico se habría ido modificando si no tu- viera un sustento real. Además, no chupamos la sangre a las demás regiones porque en España crecemos todos Sobre esa interrelación, comenta que sería interesante un análisis que aún no se ha hecho: el de desbrozar en qué parte el desarrollo de Madrid es autónomo y en qué parte es dependiente del resto de España. Una investigación que no se ha hecho porque tenemos una actitud solidaria. No nos creemos nada especial y diferenciado dentro del conjunto Por eso no se libra una batalla por los impuestos en la que no se tiene por ahora interés. Ni político ni económico. Cuando se indaga en las ventajas cualitativas que han puesto a Madrid en cabeza se desemboca ineludiblemente en el terreno de la formación de sus ciudadanos. Bien habla de ello ese récord de trece Universidades concentradas en una sola provincia. Pero la posición puntera de la Comunidad Autónoma tiene un cierto truco que explica Ana Lillo, subdirectora del Instituto de Formación Empresarial (IFE) Sí, tenemos muchísimos licenciados, pero esto acaba por conducirnos al