Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 29 5 2005 59 Los domingos Atados a la vida. El accidente mortal de Sigüenza destapa la sangría por no usar el cinturón de seguridad Estrategia de terror. Radioagrafía, en Nueva York, del fenómeno de la comunicación en el 11 y 14- M español de Jacques Chirac. El presidente francés podría quedar como el mandatario que precipitara la decadencia gala en Europa Pancarta de la candidatura madrileña a los Juegos de 2012, desplegada en la fachada de la presidencia de la Comunidad de Madrid, en la Puerta del Sol EFE Madrid Despegue capital Elogios y recelos. La espectacular pujanza de Madrid, la Comunidad Autónoma con mayor PIB per cápita de España, suscita muchos muchos comentarios apresurados y pocos análisis detenidos. Más allá del supuesto privilegio de la capitalidad o del pretendido centralismo, la región funciona. POR BLANCA TORQUEMADA adrid aprieta el paso al borde de sus socavones perennes y del vértigo de su éxito, tantas veces aludido como poco explicado. Lo del rompeolas de las Españas machadiano y el nadie se siente forastero de uso manido son razones y simplificaciones trascendidas en los últimos años por un despegue apabullante en los indicadores económicos y por esos ejemplares reflejos sociales capaces de levantar en pocos segundos un hospital de campaña junto a la devastación terrorista M del titadine o la cloratita. La Comunidad apenas se mira en el ombligo, aunque es un ombligo geográfico y hasta hace volutas de humo con su denodada vocación olímpica cuando arde uno de sus rascacielos: Pedazo de pebetero Windsor... corrió como la pólvora en los sms de los madrileños, poco después de la visita de los examinadores del COI. Singapur dirá. Entretanto, Madrid lleva invertidos veinte millones de dólares en su candidatura y, si resulta elegida, necesitará otros 3.600 millones más: 1.600 para infraestructu- ras y 2.000 para el Comité Organizador. Un reto. Las expectativas olímpicas se mecen en ese talante vivaz y a la vez escéptico de una metrópoli que se prolonga en su conurbación caótica, derramada casi hasta los linderos de la provincia y atrapada en la única razón de ser autonómica de la capitalidad. Seis millones de habitantes en sólo el 2 por ciento del territorio español aportan el 17 por ciento del PIB nacional. De esos ciudadanos, se calcula que un 18 por ciento son los (Pasa a la página siguiente)